Repasamos con Joe Mamea de Andemen Tatami Rugby, Ricky Andrew del CAU Rugby Valencia, Paco Martínez del CR La Vila, Antonio Sánchez del Rugby Club Valencia y Alberto Socías de Les Abelles el grupo B de la DHB que ya se nos echa encima, concretamente desde este mismo fin de semana.

¿Cómo ven el nuevo curso desde un punto de vista competitivo? ¿De qué forma ha influido en los proyectos deportivos, y en sus ambiciones competitivas para esta misma temporada, el apoyo económico con miles de euros que ha ofrecido la Fundación Trinidad Alfonso? ¿Estamos más cerca de volver a tener en Valencia, o en la Comunitat, rugby de la máxima categoría? Nosotros preguntamos, y ellos responden.

PODCAST: Arranca la segunda temporada con el rugby siempre de protagonista

El Andemen Tatami Rugby Club se aferra a la cantera

El samoano Joe Mamea llegó el pasado curso para aportar su experiencia al más alto nivel en el desarrollo del proyecto, tanto primer equipo como cantera. Entrenador y figura de referencia en el club, no olvida ni quiere desviar la atención del verdadero objetivo del Tatami por encima de resultados o de ambiciones basadas en mayores recursos económicos: la consolidación de la cantera.

Han cambiado cosas respecto al curso pasado pero nuestro objetivo es seguir creciendo como club, y para ello trabajamos mucho con la cantera. Tenemos un equipo muy joven y tenemos que trabajar bien con ellos para ser competitivos este año, y disfrutar así del rugby».

Cuidar a los jugadores de casa es el gran objetivo para la presente temporada que ya arranca en División de Honor B, con un conjunto Senior del Andemen Tatami RC que de antemano, y así lo asegura Joe, no se pone retos clasificatorios. «Conforme avance la competición a lo mejor nos volvemos a evaluar y nos toca pensar diferente, pero ahora trabajamos con los jóvenes para mejorar y ser competitivos en este grupo B», asegura el samoano.

De momento no hay fichajes de relevancia en un equipo que ha subido a 4 chicos de su escuela, reforzando así su modelo de apostar por el talento local en una base que desea crecer gracias también al apoyo económico de la Fundación Trinidad Alfonso. «Estamos con mucha ilusión por ver cómo los jóvenes mejoran, estoy motivado por ellos y para seguir mejorando en esta gran competición».

Una División de Honor B que presenta en esta temporada 2019/20 proyectos de mucho nivel, tanto dentro como fuera de la Comunitat, y así lo considera también un Joe Mamea que de esta forma espera que su equipo se contagie de esta competitividad, para en el futuro presentar batalla a cualquier rival. «Es el camino del rugby en Valencia, que va a ser mejor, y espero que nosotros a nivel particular también mejoremos y crezcamos».

El desafío del CAU Rugby Valencia

El irlandés Ricky Andrew afronta su tercer proyecto en el club rojinegro, frescos todavía los playoffs de ascenso de la última temporada. Y al igual que ha hecho Joe Mamea, antes de hablar de mayores recursos económicos o de fichajes, deja clara cuál es la filosofía e identidad que el CAU sigue mimando a diario.

«Necesitamos sostenibilidad, y si llegamos a un nivel más alto queremos que también sea con jugadores de nuestra escuela y de Valencia jugando, no queremos dependencia de extranjeros. Queremos que sea con nuestra identidad y cantera, que es algo importante para el rugby valenciano y español. Necesitamos sobre todo jugadores españoles jugando para aumentar el nivel», remarca el técnico del CAU.

Aún así ha sido un verano de refuerzos de nivel, y extranjeros, para el equipo Senior de DHB, aunque como Ricky cuenta, llegan con el chip de integrarse y ayudar a crecer a las nuevas generaciones que se forman en la casa. «Llegan aquí con una cultura diferente de rugby, con cualidades que pueden ser ejemplo para los jóvenes de nuestro club. Eso es bueno para la cantera, y por supuesto para aumentar el rendimiento del equipo Senior».

La ayuda económica de la Fundación Trinidad Alfonso, como también ha destacado Joe Mamea de Tatami, ofrece un nuevo e ilusionante escenario para que los clubes de la Comunitat sigan desarrollando sus proyectos. Una alianza que además de potenciar las canteras permite «traer fichajes que nos hagan crecer. Con dinero, ahora los clubes valencianos pueden marcar diferencias».

«Hemos profesionalizado el CAU en la medida de lo posible, tenemos más recursos que nunca y podemos ofrecer un poco más a los chicos, que de esta forma pueden tener una vida más larga en el rugby. Estamos aquí para formar y también para competir como hemos hecho los dos últimos años, no queremos bajar el ritmo y sabemos que esta temporada tiene más competencia que nunca con Fénix, Abelles, Sant Cugat, L’Hospitalet…», añade el irlandés.

El paso adelante que desea dar el CAU es tal que incluso se plantean, así nos lo cuenta Ricky, el sacar un tercer equipo Senior dada la enorme cantidad de jugadores que ya manejan en este sentido. La mejor de las noticias posibles para un proyecto al que el resto de conjuntos ven peleando por lo máximo esta temporada que ya arranca. El curso de la ilusión para todos en la entidad.

«Me motiva esta temporada. Aún somos un club amateur, pero dentro de eso queremos disfrutar del rugby sin olvidar la pasión que todos debemos mostrar por este deporte. Estamos en un período ilusionante y tenemos que disfrutar el estar juntos en los entrenamientos y partidos. Bajo presión y en una gran competición es como podemos crecer todos», concluye.

Cambio de rumbo en el CR La Vila

Más cambios ha habido en el Club de Rugby La Vila, el equipo que durante los dos últimos años fue el máximo exponente de la Comunitat Valenciana en la máxima categoría del rugby español. Liderado por veteranos de la casa como Paco Martínez, el descenso fue un enorme disgusto pero corren nuevos tiempos por la localidad alicantina.

De momento, y así nos lo cuenta Paco Martínez, capitán y ahora también mánager del conjunto Senior, no hay obligación de ascender y sí de cuidar la cantera. De convencer a todo el entorno de que el rugby es la mejor marca posible para promocionar la comarca, y conseguir así que en el medio y largo plazo cada vez sean más los talentos de casa los que brillen en un club demasiado acostumbrado a tener que traer demasiados jugadores de fuera.

«No tenemos el objetivo del ascenso a día de hoy. Es un año diferente, de diversión y de ver el rugby de otra manera, de jugar al deporte que nos gusta y tratar de pasárnoslo bien», confiesa Paco, que asume que quizá desde fuera pueda verse esta afirmación como una falsa modestia o estrategia para quitarse presión en el inicio de la DHB. Y es que nadie olvida el excelente pasado reciente y competitivo de un club que subió a la élite hace unos años, pasando además como un ciclón por la segunda categoría nacional.

«No queremos marcarnos un objetivo muy ambicioso porque queremos ir día a día, partido a partido y tratando de sacar lo mejor posible del equipo. Si luego llega la promoción de ascenso bienvenida sea, pero de partida ponemos antes el foco en promocionar la cantera», explica uno de los referentes de la entidad vilera, quien entre risas afirma que no le dejan retirarse tras estar más de media vida volcado con estos colores.

Por ahora los esfuerzos van más centrados en hacer cantera y así no depender, para competir al más alto nivel, de fichajes extranjeros. «Siempre éramos pocos los que habíamos surgido de la casa, no era algo que se dejara sentir en el primer equipo. Por eso ahora buscamos que pequeños sponsors y el pueblo entero se vuelquen con el rugby, involucrando a los colegios para tratar de formar la mayor escuela de jugadores y jugadoras posible».

Paco Martínez es otro de los que augura un año muy bonito en lo que se refiere a rugby de mucho nivel en este grupo B de la DHB, destacando que «nadie quiere ganar por 40 o 50 puntos. Nadie quiere ganar y aburrirse, si hay competencia en la liga eso nos hace crecer como equipo y como jugadores, te exiges más e intentas sacar lo mejor de ti mismo».

No va a ser una competición ‘light’, va a ser exigente. Casi tan exigente como la máxima categoría, por eso hay que plantearse las cosas, desde nuestro punto de vista, de otra manera y partido a partido».

Una nueva esperanza para el Rugby Club Valencia

Con Antonio Sánchez, directivo del club, repasamos lo que ha sido un verano de renacer para la histórica entidad valenciana. Del descenso deportivo a Territorial se pasó en unos meses a la alegría por el ascenso en los despachos, manteniendo la plaza en DHB y además pudiendo sumarse al programa de ayuda económica de la Fundación Trinidad Alfonso. Un nuevo comienzo para una institución que ha renovado su imagen pero que sigue arraigado a sus valores de cantera y de formación por encima de cualquier otra cosa.

«Somos un club grande que tuvo más de 500 fichas el año pasado y con 24 equipos. Ahora queremos mantener la plaza en DHB y reformular el equipo, consolidando y mejorando si cabe lo que ya teníamos. El objetivo es disfrutar del rugby, salir a jugar con la intención de disfrutar y por supuesto de ganar. Deseamos volver a recuperar buenas sensaciones y muy diferentes a las del año pasado», confiesa.

Como ya se ha comentado en este artículo hablando de otros equipos valencianos, el RC Valencia también apuesta por la filosofía de cantera antes que cartera y así aseguran que lo está demostrando la confección del equipo Senior masculino que en breve iniciará la competición. «Un equipo no se hace solo con figuras o fichajes, se hace con un cúmulo de jugadores de diferentes perfiles».

Al respecto de eso, «hemos recuperado a jugadores valencianos que estaban fuera y que han vuelto, además de que han subido hasta 15 jugadores del sub 18. Cuatro de ellos ya han debutado con el primer equipo en un amistoso. Tenemos un equipo más numeroso y con más mimbres que el del año pasado, y ahora mismo se ve mucha ilusión y un muy buen ambiente, complementado por una gran exigencia y mucho trabajo».

Antonio es otro de los que pronostica, visto lo visto en el resto de integrantes de este grupo B de la DHB, una excelente temporada repleta de grandes duelos más allá de los esperados derbis locales y autonómicos. Y eso sí, no se atreve a mojarse sobre si ha empezado una carrera hacia la élite entre los equipos de la Comunitat, deseosos de coger un mayor pellizco económico de parte de una Fundación Trinidad Alfonso que respaldará con más fuerza aquel proyecto que antes logre el ascenso.

Lo que sí te puedo decir es que nosotros no renunciamos a nada, y vamos a ver dónde nos situamos al final de la temporada. Seguro que podremos disfrutar de buen rugby y de rivalidad sana en todos los campos durante todo el año», afirma antes de dejar una última e interesante reflexión sobre lo que puede deparar el futuro para el rugby valenciano.

«Ahora estamos más cerca de consolidar una estructura más sostenible para competir en la élite. Lo que no tiene sentido es que Valencia, con el potencial que tiene y el número de jugadores en cantera, no tenga un proyecto en División de Honor. Por eso creo que lo lógico y normal es que haya varios clubes valencianos compitiendo ahí en el futuro más cercano». ¿Será el RC Valencia uno de ellos? El tiempo dirá…

Alberto Socías llega a Les Abelles

Nombre de referencia en el rugby valenciano y español, salió del RC Valencia y aterriza por primera vez en la entidad abejorra, cuyo Senior jugó playoffs de ascenso hace dos cursos y lo volvió a rozar la última temporada. Ahora, con mayor potencial económico, es de esperar otro paso adelante de un club que se pone en manos de la sabiduría y experiencia del que fuera mundialista con los Leones XV hace dos décadas.

«Trabajamos todos con una ilusión especial, todos los equipos nos hemos armado bien y estamos con ganas de que empiece la temporada», indica, abrazando de forma positiva la presión extra que puede suponer el contar con mayores recursos económicos casi que por primera vez en la historia del rugby valenciano.

«Lo veo como una presión positiva, y aquí me he encontrado un grupo con muchas ganas de trabajar e intentarlo con más fuerza que nunca. Vamos a intentar mejorar los números de la temporada pasada, sabiendo al mismo tiempo que este finde recibimos a Sant Cugat y a lo mejor nos pone en nuestro sitio real a las primeras de cambio», advierte.

Socías abraza este momento de cambios en el rugby valenciano, que bajo su punto de vista estaba algo estancado. «Con este respaldo económico que nos dan desde la Fundación Trinidad Alfonso noto que está todo el mundo con ganas de cambiar, e intentar asaltar la élite».

«Si hay un equipo que consigue subir a la máxima categoría de eso se van a beneficiar todos los demás clubes. Llegará a la ciudad de Valencia el mejor rugby que se puede ver como espectáculo, y eso de forma directa o indirecta nos va a beneficiar a todos», añade sobre esta teórica carrera por aprovechar el momento, y ser así el primero de los clubes de la Comunitat en lograr el próximo ascenso a la División de Honor.

Sobre su equipo desvela el particular y exigente reto que les ha marcado, que «consigan llegar a su mejor versión personal en lo físico, técnico y táctico, además de conseguir que colectivamente como equipo juguemos al máximo de nuestras posibilidades. Quiero tener la sensación de que como equipo jugamos lo mejor que se puede, y luego la competición ya te pone en tu sitio».

Arranca ya la temporada de la ilusión para el rugby de la Comunitat Valenciana, donde se incluye un Senior masculino de Les Abelles al que ahora dirige Alberto Socías. «Aquí tengo la responsabilidad de no poder fallar cada fin de semana, y eso es un reto que nos ha gustado aceptar e intentar sacar adelante».

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies