Pero su caso, y así lo aseguran ellos, es todavía más sangrante al ser el único club de la ciudad de València que compite en División de Honor B, la segunda categoría nacional, sin tener un campo propio o instalación con el espacio suficiente como para poder atraer a más jugadores y jugadoras.

PODCAST Yosoynoticia.es: Rugby a tres con Andrea Ollero, el Akra Bárbara desde dentro y la clásica DHB

Hacerlo sería contraproducente y restaría calidad al trabajo sobre el campo, así que mientras las instituciones políticas de la ciudad hallan una solución para la enorme cantera del rugby valenciano, al Decano de la ciudad de València como es el Tatami RC no le queda otra que seguir luchando con los recursos de los que dispone.

Mucho más que rugby de competición

La presentación de la camiseta del Tatami RC para esta temporada 2019/20 que ha albergado la Fundación Trinidad Alfonso, socio capital en este curso para este club y para los otros cuatro (Abelles, CAU, La Vila y RC Valencia) que también están en DHB, ha servido además para lucir la buena salud de una entidad que trabaja con sus valores tanto dentro como fuera del terreno de juego.

Los casi 300 jugadores/as que componen la estructura del club se distribuyen desde los Veteranos y Seniors (masculino y femenino) hasta los más pequeños del S6 en la Escuela de la entidad. Pero hace tiempo que no pueden ir a más en cuanto a fichas y captación, pues ya son dos años sin organizar jornadas de este tipo ante la falta de espacio propio.

De hecho, es el único club de la capital del Turia que debe partirse en dos sedes. Los Seniors y Veteranos trabajan en Quatre Carreres, mientras que la cantera lo hace en el campo del Río. Una situación que como le confiesan a Yosoynoticia.es desde el Decano del rugby en la ciudad, fundado en 1964, dista mucho de ser la ideal o la que necesitan para seguir ofreciendo calidad en todo lo que hacen.

Y lo que llevan a cabo es mucho más que rugby de competición, teniendo una responsabilidad social corporativa que les hace estar muy comprometidos con diferentes asociaciones como Cruz Roja, Espurna o la Colonia San Vicente Ferrer, que acoge a jóvenes con problemas de integración en la sociedad.

La entidad presidida por Miguel Pérez lidera la organización del Torneo Capaz para integrar a personas con diversidad funcional en torno al balón ovalado, además del Torneo Femenino AEDAS HOMES en época de Fallas y por supuesto el ya clásico Torneo Seven Tiburón en la playa.

Un nuevo campo

De ahí el clamor de la gente que hace cada día más grande al Tatami Rugby Club, y también la esperanza de que patrocinadores y entidades como la Fundación Trinidad Alfonso ayuden a elevar sus reclamaciones a una clase política que ya no debe vivir más tiempo de espaldas al problema.

El rugby de València necesita más espacio y su numerosísima cantera, que aún podría crecer en caso de tenerlo, merece más y mejores instalaciones en los que seguir sembrando la semilla de un balón ovalado que no quiere tener techo.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies