La Final de la Copa del Rey podría marcar un antes y un después en la historia reciente del rugby valenciano. Al menos esa es la ilusión que poseen las partes implicadas, la de que la Copa sea el espaldarazo final.

En el ‘desayuno informativo’ que se celebró el miércoles 25 de abril en el Complejo Deportivo Cultural La Petxina se pusieron sobre la mesa tanto los problemas que son necesarios subsanar como el potencial que hay que terminar de explotar.

Final Copa Rey Rugby: entradas vendidas, finalistas, transporte y fan zone

Impulsar el rugby valenciano: cantera y élite

Ya lo dice el eslogan: #UnaFinalDeTodos. Y los cuatro clubes valencianos referentes (Abelles, CAU, Rugby Club Valencia y Tatami) han puesto todo de su parte para que así sea contribuyendo al 70% de las más de 15.000 localidades ya vendidas.

La Comunidad Valenciana conforma la tercera Comunidad Autónoma con mayor número de licencias, hasta un total de 5.000. Unas cifras que sustentan el crecimiento exponencial que está experimentando el balón ovalado y que de seguro aumentará paulatinamente.

Todos coinciden en que tras la celebración de la Copa del Rey el número de licencias en la Comunidad Valenciana volverá a dispararse, lo cual acentuará todavía más si cabe uno de los principales problemas con el que han de lidiar día tras día los clubes: faltan infraestructuras.

“El crecimiento a veces es muy rápido y no tenemos los recursos necesarios para gestionarlo como toca”, señala Fran Baixauli, presidente del Rugby Club Valencia.

Un exceso de demanda que sufren los diferentes clubes en sus campos respectivos, concentrando a decenas de chavales de diferentes categorías que apenas “tienen un metro cuadrado de espacio”, como nos comenta César Sempere, internacional y olímpico con la Selección Española y organizador de la Final.

“El Río no da más de sí, hay que pensar en el futuro. Hay suelo y posibilidades para crear más campos, lo que falta tener es crédito. Trabajaremos para responder las necesidades de los clubes lo antes posible”, subraya Maite Girau, concejala de Deportes del Ayuntamiento.

Pero más allá de trabajar y fomentar la cantera, se está trabajando a las mil maravillas en este sentido con los diferentes programas tanto de la Fundación Deportiva Municipal de Valencia como los intrínsecos de los clubes, se busca también colocar a equipos valencianos en la élite.

En estos momentos en la División de Honor, élite del rugby español, tan sólo milita el CR La Vila. Los alicantinos han padecido de lo lindo para mantener la categoría en la presente temporada. El deseo es que les acompañe pronto un conjunto valenciano, que llegue para quedarse.

Les Abelles, capitaneadas por el técnico Manolo Nadal, disputarán el mismo próximo 29 de abril la vuelta de semifinales del play off de ascenso a División de Honor ante Cajasol en Sevilla. Por ello el rugby valenciano la atención repartida entre el Ciutat de València y Sevilla.

“Si Abelles asciende todos los jugadores valencianos con ambición deberían jugar un año allí. Es la única manera de crear un proyecto sostenible y seguir en División de Honor año tras año porque no podemos competir con los presupuestos de otros clubes”, aconseja César Sempere.

Papel difusor y captador de los medios de comunicación

César Sempere ha sacado a relucir otro de los grandes problemas del rugby valenciano. El crecimiento es irrefutable, ahí están las cifras, sin embargo la economía imposibilita que se pueda competir de tú a tú con aquellos equipos asentados históricamente en la élite. Una élite en la que el rugby valenciano desea formar parte.

El apoyo ofertado por los patrocinadores a los clubes valencianos es irrisorio en comparación con por ejemplo El Salvador o VRAC, cuyos presupuestos superan el millón de euros. Para los clubes valencianos, el papel de los medios de comunicación erige fundamental para ayudar en esta dirección.

“Es muy importante la ventana que pueden abrir los medios, es la hora que se vuelquen con el rugby. Si la gente sabe del rugby es por ellos. Cuanto más hablen de nosotros llegaremos a más gente y más querrán invertir”, subraya Miguel Pérez, presidente Tatami.

Maite Girau refuerza ese pensamiento pidiendo más apoyo a los medios de comunicación: “Han de ayudarles a proyectar esa imagen fuerte para que llegue a patrocinadores potenciales y que les ayuden a crecer”.

Profesionalización 

En la búsqueda de atraer más patrocinadores el presidente de Les Abelles, Ricardo Brege, apuesta por la profesionalización de los clubes. “La estructura del club ha de ir teniendo ejecutivos importantes y serios para que los patrocinadores cada vez inviertan más”, propone.

Ley Mecenazgo

Amparo Segura, tesorera del CAU, se decanta por emplear la Ley de Mecenazgo como solución a todos los males presupuestarios que poseen los clubes valencianos de rugby. ¿El problema? Que en estos momentos no es posible, por eso hace un llamamiento a que la situación varíe.

“Hay que forzar a quien corresponda para que saquen la Ley de Mecenazgo y que los clubes podamos acogernos a ella. Sería una deducción y por tanto una ayuda muy importante para nosotros”, sentencia Segura.

 

 

 

 

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies