Son CR La Vila, CAU Rugby Valencia, Les Abelles y Tatami RC los beneficiarios de esta generosa ayuda, un impulso que supone un punto de inflexión para estos clubes en particular y para el deporte del oval en general.

Así lo reconocen los protagonistas (también la FRCV), con los que hemos charlado acerca de una “nueva ilusión” para todos ellos, deseosos de trabajar para responder a las expectativas y devolver a la Comunitat a la élite del rugby español.

“Ahora vamos a competir contra mejores equipos”

El CAU Rugby Valencia fue el último equipo de la ciudad de Valencia en militar en División de Honor. Fue hace casi una década, y desde entonces la capital del Turia ha estado huérfana de élite en lo relativo al rugby. Pero los rojinegros han seguido su camino cuidando al máximo la cantera, y los dos últimos cursos han disputado playoffs de ascenso.

Hace unas semanas fue el Bathco Santander el que les apeó a las primeras de cambio del sueño del ascenso, pero ahora, con el respaldo de la Fundación Trinidad Alfonso, son los valencianos los que pueden vestirse de ‘cocos’ para el resto de rivales y pensar en las cotas más altas.

Todo gracias a un Juan Roig que ha desatado la “ilusión” en los clubes. “Que se acuerden del rugby es importante y muy ilusionante”, apunta Toni Gimeno, director técnico del CAU y un hombre que, tras muchas décadas de vinculación al oval, siente que ahora se abre un panorama nuevo e inexplorado para su deporte.

Es importante la cantidad a recibir pero es más importante quien está detrás de ello, una entidad fuerte que seguro que llamará la atención de más gente y entidades que también querrán estar cerca del rugby”.

“Estoy seguro de que esta Fundación Trinidad Alfonso va a dar más pasos para ayudar, porque cuando entra en un deporte lo hace con un apoyo consistente y siempre es fiable”, añade.

La Fundación Trinidad Alfonso da un impulso al rugby valenciano

La nueva dotación económica (200.000 euros a repartir entre los 4 clubes, a razón de 50.000 euros por proyecto que casi viene a ser un 15 o 20% del presupuesto total) debe aumentar el techo competitivo, permitiendo que el oval de la Comunitat pueda creer con firmeza en tener más de un representante en División de Honor dentro de no tanto tiempo. Pero aunque ahora “vamos a competir contra equipos mejores, y eso también nos hará mejores a nosotros”, los pies deben estar siempre en el suelo.

“Es importante ver cómo somos capaces de organizarnos ahora en cada club, y que veamos cómo podemos generar los recursos humanos necesarios para poder mejorar. Nosotros vamos a intentar otra vez el ascenso, pero la competición del año que viene va a ser muy difícil con La Vila, Fénix, Abelles, Tatami o Sant Cugat… Este grupo de DHB va a ser durísimo y eso va a hacer crecer a los jugadores”, advierte Toni Gimeno.

Finalmente apela a la ‘Cultura del Esfuerzo’, un lema que va ligado a la Fundación Trinidad Alfonso y a la filosofía vital que siempre transmite a los suyos Juan Roig, el mecenas que tras encumbrar al baloncesto y al running de Valencia ahora quiere hacer lo propio con un rugby al que lleva tiempo apoyando (Escola de Rugby, final de la Copa del Rey 2018, la Tecnificación o el Seven mediante el Proyecto FER), pero al que además ahora ha aportado un capital que puede marcar diferencias.

En el rugby hemos estado años y años sin tener lo que nos corresponde, y la gente tiene que estar contenta porque por fin empecemos a tener un poco de contrapartida. Además, la ‘Cultura del Esfuerzo se identifica plenamente con el rugby valenciano”.

“El día uno de una nueva realidad en el rugby valenciano”

Matías Tudela fue olímpico en Río 2016, ha competido en este deporte en varios países y desde hace unos años es miembro del grupo ‘ReFERentes’ del Proyecto FER para guiar a los jóvenes deportistas que aspiran a vivir la experiencia olímpica que él conoció con el Seven.

Es entrenador-jugador en el Tatami RC, el club de su corazón en Valencia y cuyo crecimiento estructural ha vigilado de cerca en las últimas temporadas de regreso a División de Honor B. Ahora cae del cielo esta ayuda económica, y el horizonte que se abre ante Tatami es motivador pero también está repleto de desafíos.

“Me alegro muchísimo por todo el rugby valenciano porque esto va a ser un impulso espectacular. Las estructuras en los clubes iban sacando frutos y necesitaban un impulso así, por lo que esto va a ser como romper el techo de crecimiento que teníamos”, destaca de inicio.

Conoce como pocos la labor de la Fundación Trinidad Alfonso siendo uno de sus embajadores y parte del Proyecto FER, pero eso no debe restar valor a sus palabras cuando elogia con sinceridad y gratitud infinita “una inyección espectacular para el rugby valenciano”.

Los clubes trabajaban pero con limitaciones, y ahora con este dinero puedes potenciar las estructuras, mejorarlo todo y hacer que esto motive a la gente para trabajar más si cabe. Es algo que va a dar frutos sí o sí”, añade.

Aunque Matías prefiere mirar hacia el crecimiento generalizado de todo el rugby valenciano y no personalizarlo todo en tal o cual club, lo cierto es que mirando de puertas para adentro ahora su Tatami va a poder mejorar sin tantas estrecheces gracias a esta gran noticia. Pero sobre todo, y aquí es ‘pesado’ el bueno de Matías Tudela, lo ideal es que “se refuerce el trabajo que ya se hace en cada club y que el que crezca sea el rugby valenciano en general”.

“Espero y quiero que esto sirva para remar y aunarnos todos a una, más que para marcar más distancia entre clubes. Este apoyo de fuera, que va a ser una bocanada de oxígeno para seguir prendiendo los motores de cada club, debe ser fundamental para que vayamos todos en la misma dirección y no nos equivoquemos”.

La ayuda económica, que va destinada a los 4 clubes de la Comunitat en División de Honor B que además gozan de buenas aunque amateurs estructuras deportivas, está en boca de todos y despierta en la mente de jugadores y aficionados el deseo de pisar cuanto antes la élite del rugby español. Lo sabe Matías Tudela, que ha jugado allí muchos años, y que además confía en que este mayor potencial de los equipos de la tierra evite una fuga de talentos que ha sido sangrante desde hace muchos años.

“Este dinero va a potenciar a la gente que trabaja en el rugby, es una grandísima ayuda para un deporte muy amateur, donde los clubes viven del tiempo libre e ilusión que la gente saca después de sus trabajos para fomentar todo esto. Ahora, si consigues profesionalizar la estructura del club, vas a hacer que todo esto vaya más rápido y mejor, pudiendo prevenir además que siga la fuga de talentos”.

También podremos tener mejores entrenadores y formadores en cada club, y eso repercute a la larga en el rugby valenciano, que con este dinero ahora va a pensar en crecer a corto plazo. Ya no hablamos de medio o largo plazo, así que mensaje recibido y muchas gracias Fundación Trinidad Alfonso. Ahora todos a currar”, insiste.

Y concluye con palabras de esperanza en un futuro mucho mejor para su amado deporte. Estamos ante una nueva era, con un compañero de viaje para el rugby valenciano que además de apoyo moral, ofrece un capital financiero que abre puertas que hasta la fecha siempre se le cerraban al oval de la Comunitat. “No tardaremos en tener más campos, niños y niñas además de grandes resultados que van a llegar muy pronto”.

“Las estructuras estaban preparadas pero es un deporte que hasta ahora no ha tenido capital, y encima espero que esto anime a que haya más y no únicamente por parte de la Fundación Trinidad Alfonso y Juan Roig. Que vean las empresas que esto funciona y vamos a más, que en el rugby hacemos cosas bonitas. Estamos en el día uno de una nueva realidad para el rugby valenciano, ahora es cuestión de ponerse manos a la obra”, remarca.

“Momento histórico para el rugby”

Les Abelles acaba una temporada para enmarcar, con su primer equipo masculino rozando unos segundos playoffs de ascenso a DH y el Senior Femenino quedándose muy cerca de un histórico premio en forma de aterrizaje en la élite femenina. Hitos que recordar, y con los que motivarse para un futuro inmediato donde la ilusión es lo que predomina en el entorno de todo el rugby valenciano. Cortesía de Juan Roig y su Fundación Trinidad Alfonso.

“Es fundamental esa aportación económica de la parte privada, por lo que esto va a ser un antes y un después. Significa tener apoyo económico para el corto, medio y largo plazo, y que si llegas a la élite hay alguien que nos va a arropar y vamos a poder afrontar el proyecto con todas las garantías”, apunta Antonio Márquez, presidente de la entidad abejorra.

Y es que este directivo sabe lo que es sufrir pensando en cómo gestionar un ascenso y un nuevo proyecto en una categoría superior. Y sabe lo que es acudir a trabajar cada día al club con las estrecheces económicas como inagotables compañeras. Ahora no se trata de hablar de nuevos ricos en el rugby valenciano, pero sí de una realidad radicalmente distinta para proyectos como el de Les Abelles, que por supuesto no quieren dejar pasar la oportunidad.

“Ahora ese miedo queda aparcado porque si llegamos arriba hay un flotador, alguien que nos apoya. No va a ser el 100% del presupuesto, por lo que los clubes tenemos que seguir trabajando si queremos hacer las cosas bien y no podemos conformarnos. Nos da muchas garantías y ha sido una inyección de ilusión en el rugby valenciano, y los dos próximos años vamos a tener proyectos que estén en disposición de poder ascender a la máxima categoría del rugby español”, reconoce.

La “ilusión” está en la calle, en boca de la gente del rugby ya sean aficionados, directivos, jugadores o árbitros, y la mano tendida por parte de la Fundación Trinidad Alfonso exige al mismo tiempo una responsabilidad de parte de los clubes para que todo esto no caiga en saco roto. “Para nosotros es un reto el responder a las expectativas, y tenemos que ser lo suficientemente profesionales para gestionarlo bien y estar a la altura de las circunstancias y de las expectativas”.

“La Fundación Trinidad Alfonso y Juan Roig han puesto el ojo en el rugby, y eso para nosotros va a ser un antes y un después”, afirma plenamente convencido de que su deporte vive días históricos. Y ojalá, como también reconocían antes sus compañeros de CAU o Tatami, esto sea solo el inicio de algo mucho más grande.

Que sirva de catalizador para que otras empresas por lo menos lo tengan en cuenta, que sepan que hay un deporte como el rugby con el que también se puede colaborar y que además tiene mucho recorrido”.

“La Fundación nos va a apoyar más en el futuro”

José Luis López es el presidente de la Federación de Rugby de la Comunitat Valenciana, presente en las conversaciones para atar esta ayuda y hombre feliz por ver el crecimiento de su deporte, cada vez más popular en toda España y por descontado en la región que nos ocupa.

“Esto es un punto de inflexión que nos va a catapultar más y sobre todo a conseguir tener un equipo, o varios, en División de Honor”, afirma con rotundidad. Y eso alimentaría aún más a un deporte que tiene hambre, y sobre todo un potencial humano tremendo que esperaba una noticia así desde hace mucho tiempo.

Y también incentivaría más si cabe a un mecenas como Juan Roig, a quien no solo atrae el balón naranja del basket o las zapatillas de ‘running’. “Nos comentaron que Juan Roig se toma el rugby como una cosa importante a desarrollar, lo ve con muy buenos ojos y eso claro que nos alegra a todos”.

Dentro de las claves de este acuerdo destaca los valores del rugby, la buena prensa y la proyección que atesora como elementos que ha valorado la Fundación Trinidad Alfonso para llegar a este punto, y ahora es tiempo de aprovechar la oportunidad dada. “Los clubes deben seguir trabajando en la misma línea, reforzarse con un orden y seguir apostando por la gente valenciana para intentar evitar que los jugadores con talento se vayan fuera”.

“Debemos trabajar para que sigamos creciendo. Hemos de tener los pies en el suelo tras este impulso y gestionarlo con cabeza”, añade.

Sobre si esto es el inicio de algo más grande, José Luis López no tiene la respuesta definitiva pero sí la confianza, visto el cada vez mayor interés que ya desde hace años viene mostrando la Fundación Trinidad Alfonso por el rugby, de que las buenas noticias de hoy pueden ser el preludio de muchas otras el día de mañana.

“Van a seguir ampliando sus intervenciones y aportaciones para que el rugby crezca, porque a Juan Roig el rugby le gusta mucho. Nosotros como deporte estamos encantado, ilusionados y con unas perspectivas muy grandes. Por eso me reafirmo en que si los clubes trabajan con cabeza y se lo planifican bien, podemos tener uno o varios equipos en DH en poco tiempo”, advierte.

Y cierra su aportación con toda una declaración de intenciones para que el nuevo compañero de viaje se sienta todavía más orgulloso de la apuesta que ha hecho por el oval. “El rugby le puede devolver también mucho a estas inversiones, ya sea en valores o en formar a la gente para el deporte y la vida, porque en el rugby cabemos todos. La ‘Cultura del Esfuerzo’ de Juan Roig es lo que aplicamos a diario en cada club nuestro, donde todos se esfuerzan por sacar adelante importantes canteras”.

Precisamente por eso necesitamos equipos en DH, para que los chavales se vean reflejados y se motiven por llegar arriba a algo bonito”, concluye.

“Es muy importante también el tema de la mujer”

Con el CR La Vila, el último club valenciano en disputar División de Honor hasta la pasada temporada y además el último club de la Comunitat en ser campeón de liga en la máxima categoría, descubrimos alguna que otra interioridad de la relación con la Fundación Trinidad Alfonso.

Entidad que apuesta de muchas maneras y que al mismo tiempo confía en ver de cerca el crecimiento de algunas parcelas en los clubes, como por ejemplo lo relativo a la mujer. “Uno de los requisitos que nos piden es el de reforzar también las estructuras deportivas para la integración de la mujer en los clubes de rugby».

El poner de nuestra parte implica el tener o potenciar más si cabe el rugby femenino, que además nos está dando muchas alegrías como hemos visto recientemente con Les Abelles”, señala Ramón Pascual, vicepresidente del club alicantino.

El club está todavía asimilando el descenso, sufrido hace pocas fechas, y con noticias como esta ayuda económica las penas se llevan algo mejor. Sobre todo por la ilusión, esperanza y motivación que ha despertado en el entorno. “Ese dolor del descenso viene a ser un poco paliado por este apoyo de la Fundación, y con su ayuda queremos reforzar la estructura deportiva, organizativa y de administración del club para que sin prisa, pero sin pausa, tratar de subir a DH”.

Es una idea que no será flor de un día, sino un proyecto a medio y largo plazo y así nos lo han planteado. Desde La Vila lógicamente estamos muy contentos de que los valores de este deporte gusten a la Fundación Trinidad Alfonso”, añade Ramón Pascual.

La figura de Juan Roig les merece todo el respeto y la gratitud infinita, porque “si revitalizó el Maratón y el basket valenciano, que el paso siguiente sea el rugby nos da muchas esperanzas de cara al futuro. Necesitamos seguir creciendo en la Comunitat Valenciana, y esperemos que esta sea la inyección definitiva para que los clubes valencianos puedan volver a la DH, que es donde deberían estar”.

Desde La Vila todavía alaban más esta noticia ya que ellos son los únicos que entran dentro de estos parámetros de la ayuda y no son de Valencia, un aspecto que desean destacar y poner en valor. “Podemos aportar un plus en lo que es la vertebración del rugby en la Comunitat Valenciana, eso puede servir para expandir el rugby en la provincia de Alicante y esperemos que el día de mañana siga hacia el norte por Castellón”.

“También queremos que esto sirva de espejo para los jugadores valencianos, para que no se vean obligados a marcharse a otros equipos. Ojalá que con esta ayuda los clubes valencianos puedan ser referentes, y los chavales jóvenes opten por quedarse aquí si quieren despuntar”.

Por último hacen mención al efecto llamada que esta alianza económica puede tener, sirviendo “el esfuerzo de Juan Roig y la Fundación Trinidad Alfonso con el lema de la Comunitat de l’Esport como locomotora para tirar de muchos otros patrocinadores e instituciones. Que vean que si Juan Roig y la Fundación creen en el rugby y en los clubes que estamos metidos en este deporte, pues que ese ejemplo lo sigan otros”.

Solo nos salía decir a todos los que estábamos en la reunión que gracias por la confianza que depositaban en nuestro deporte. Estamos super ilusionados y encantados con que hayan pensado en nosotros, y ahora nos vamos a dejar la piel en corresponderles y estar a la altura de esta confianza que han depositado”, remarcan.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies