Con ellos charlamos para analizar el pasado pero sobre todo presente y futuro del Circuito de la Dipu, el más antiguo de España y referente para veteranos y noveles gracias a la labor que ayuntamientos y clubes, de la mano de la Diputación de Valencia, realizan cada año.

De las diferentes categorías premiadas en la gala celebrada el pasado viernes hay que destacar el papel de clubes de running como el de la Universidad Politécnica de Valencia (19 corredores y 4 corredoras), tercero en una lista donde el segundo lugar fue para la Colla de Córrer El Parotet de Massanassa (20 chicos y 4 chicas) y el primero por contar con más participantes en el circuito (habiendo completado al menos 8 de las pruebas) fue el Never Stop Running (22 corredores y 6 corredoras).

Galería de fotos en la gran noche del Circuito de la Dipu

«Es una motivación para seguir entrenando»

En su categoría de Veteranos Miguel Ángel Plaza, campeón del mundo de atletismo, es un clásico cuando del Circuito de la Dipu se trata y sobre todo de aparecer en los primeros puestos. Este 2018 ha vuelto a ser el mejor de un circuito que «llevo corriéndolo casi una década. Cuando vamos a las carreras nos conocemos todos, siempre somos los mismos pero un año más viejos como me gusta decir a mí», explica entre risas.

La dureza del calendario de este 2018 no ha pasado desapercibida para los que más entienden y para aquellos que han visto su evolución de los últimos años. «Ha sido un poco más duro de lo normal, ya que se le ha quitado carreras más planas y se ha apostado por recorridos con más desnivel y terrenos dificultosos».

Ello no es óbice para valorar muy positivamente la influencia que el Circuito de la Dipu puede tener en la preparación de otras grandes citas que un atleta tenga en su planificación anual. «Para el que quiera preparar una gran prueba y adquirir una buena condición física es ideal el circuito, aunque a mí se me hace un poquito duro porque prefiero las superficies más llanas antes que subir y bajar constantemente», reconoce el valenciano, todo un referente para las nuevas generaciones del atletismo popular.

En su casa ya cuenta con infinidad de premios de este circuito decano del atletismo popular español, y todos los guarda con cariño a la espera de los que puedan venir en el futuro. Porque aún tiene cuerda para rato el incombustible Miguel Ángel Plaza.

El año que viene no sé si lo acabaré pero lo voy a empezar seguro, porque también es una motivación para seguir entrenando y estar todo el año pendiente del circuito, pendiente de las carreras y de cara a mi preparación del Maratón de Valencia», concluye el atleta del Cárnicas Serrano.

El incentivo económico

En el apartado femenino la campeona absoluta del Circuito de Carreras Populares de la Diputación de Valencia, que además repite título como ya consiguiera en otras dos ocasiones en el pasado, fue Raquel Landín. Referente del atletismo popular por sus marcas pero también por su faceta de entrenadora en el club que ella fundó en 2013, el Kenyan Urban Way, además de escritora, habla con mucha sinceridad de todos los aspectos que envuelven el Circuito de la Dipu.

«El ambiente popular que hay en las carreras me gusta mucho, pero estas carreras de la Diputación de Valencia son muy duras, muy largas y son muchas. Son citas muy exigentes, que dependiendo de la época del año y de la preparación u otros objetivos que tú tengas, te vienen mejor o te vienen peor este tipo de pruebas», apunta Raquel.

La preparación es intensa en la vida de un corredor popular, y el sufrimiento el compañero de viaje para conseguir superar los límites y marcar grandes tiempos en el crono. Por ello la recompensa debe ser un incentivo que puede ir desde la satisfacción de subir a lo más alto del podio, a recibir una cantidad económica por el éxito alcanzado.

En este caso Raquel Landín lo tiene claro, y como ella serán miles los que piensen de la misma forma y con toda la naturalidad del mundo. «Es el único circuito, por así decirlo, que tiene premios económicos a nivel individual equiparados a la dureza del mismo. Es el gran incentivo de casi todos los que estamos aquí, y tampoco hay que olvidarse de ello».

El corredor pasa muchas horas entrenando y hay que sufrir mucho cada día para conseguir llegar a unos límites y a unos tiempos determinados. Y si hay un circuito que nos premia de esa manera económica, como deberían hacer otros que no lo hacen, pues venimos a por ello», añade.

A diferencia de Miguel Ángel Plaza ella no considera este circuito una excelente preparación para una cita como un Maratón pero no por la falta de calidad de su calendario, sino por la especial idiosincrasia que atesoran sus carreras.

«Todos los trazados, menos uno o dos, tienen mucho desnivel, muchas cuestas, y eso no deja que el corredor alcance unos ritmos porque hacia arriba no se puede. No es lo mismo hacer 10 km en llano que 10 km en la subida de Benaguasil, por ejemplo, que te deja muscularmente roto y con la necesidad de más días de recuperación», señala.

Es un circuito para el que le guste correr en carreras de desniveles, para gente que le gusta correr por la montaña y prefieren alejarse del centro de las ciudades. Los ambientes de los pueblos son diferentes, más en contacto con la naturaleza y con menos gente que en otros eventos, que eso a veces se agradece», concluye.

«Habría que pensar en hacer un circuito de las tres provincias»

Luis Félix Martínez es leyenda del atletismo popular valenciano y especialmente un Circuito de la Dipu que ha visto crecer desde sus inicios. Porque si éste cuenta con 21 ediciones a sus espaldas, el atleta valenciano lleva en contacto con él la friolera de 18 años. De ahí la tremenda ovación y simbólico reconocimiento que de esta forma le entregó el repleto auditorio que se congregó para asistir a la gala.

Es el circuito rey porque es el que empezó primero, y de ahí han salido muchos otros circuitos», afirma un sonriente y siempre optimista Luis Félix, uno de los clásicos emblemas del equipo Cárnicas Serrano.

La dureza del calendario 2018 y el poco margen de descanso que en ocasiones ofrece para encarar una nueva carrera tras terminar la anterior salen a relucir en la conversación tras la gala, pero en su caso lo pone sobre la mesa para darle valor a los primeros clasificados y a todos aquellos que, como es su caso, aprecian el atletismo por encima de cualquier cosa.

Lo que más me gusta del circuito es que es una especie de liga, es largo y eso no me cansa, con el atractivo de que coges fechas cálidas y otras de más frío», señala.

Bajo su punto de vista son circuitos de carreras populares como el de la Diputación de Valencia los que contribuyen a la gran fama en el atletismo que atesora la capital del Turia. «El atletismo popular es el que hace que Valencia sea grande. Es el que hace que el volumen de gente en cada carrera sea importante, aunque se ha masificado y eso provoca que la gente tenga que repartirse entre más pruebas», añade.

Concluye con una invitación a la reflexión para los responsables políticos que dan forma al circuito. Porque la apuesta de Luis Félix Martínez es por seguir creciendo, pero ya no tanto dentro de la provincia sino que abarcando también Alicante y Castellón. ¿Se atreverán?

«Sería un circuito que podría poner en el mapa toda la riqueza deportiva y de naturaleza de la Comunitat Valenciana. Se podría hacer algo atractivo, elegante y bonito, sería a lo grande», concluye un hombre que ha vuelto a estar en el podio absoluto y que avisa: «Mientras el cuerpo aguante voy a estar aquí. Mi mente está enfocada a correr, he nacido para hacerlo y quiero morir corriendo».

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies