Marcos Pastor: el triatleta valenciano que resurgió como el Ave Fénix
Running

Marcos Pastor: el triatleta valenciano que resurgió como el Ave Fénix

Nacido en Silla hace 38 años, aunque desde hace tres reside en Benifaió, Marcos está inmerso en el mundo del deporte a nivel amateur desde hace diez años. Primero descubrió la bicicleta de montaña que le apasionaba, para años después abrazar al triatlón motivado por amigos suyos.

Precisamente ha sido el triatlón el que ha desembocado que Marcos protagonice estas líneas. Un deporte que ha sido poco generoso con él pero que paradójicamente ha sacado lo mejor de sí mismo para superar uno a uno los grandes obstáculos con los que ha tenido que toparse.

86_m-100779706-DIGITAL_HIGHRES-1896_005764-10666777

Orígenes

Antes de incrustarnos de lleno en su historia, estriba fundamental mencionar brevemente sus inicios. A los 28 años se inició con la bicicleta de montaña BTT formando parte del club Polar Team, con ellos ha realizado pruebas entre las que destaca la durísima Titan Desert.

En el 2013 se produciría el gran cambio. Marcos sustituiría la bicicleta por el triatlón. Entró en el Club Tricarlet, al que perteneció un par de años, y después pasó a su club actual: Sportphysiology.

106_m-100779706-DIGITAL_HIGHRES-1896_014587-10666797

Ha participado en toda índole de triatlones, especialmente de media y larga distancia. Entre ellos nos encontramos el Train Infinity Almazora, triatlones de media distancia de Valencia y Oliva, el Full Ican de Gandía, Half Ican de Gandía… hasta encumbrarse con el Ironman 70.3 de China con el que logró clasificarse para el Mundial.

Pure Triathlon 226 Marina d’Or 2016: grave lesión

Tenemos que remontarnos al pasado 22 de octubre de 2016 para comprender la complejidad de lo que Marcos ha logrado, de cómo ha sido capaz de resurgir como el Ave Fénix. El Pure Triathlon 226 Marina d’Or 2016 conforma la gran sombra en su trayectoria ya no sólo como triatleta, sino como deportista.

Una prueba que suponía para Marcos un reto importantísimo: “demostrar que una persona vegana puede competir en larga distancia al igual que el resto y romper estoicismos”. Así pues, emprendió el proyecto de colaboración con diversas empresas.

20170917_072035

“Hice un cambio de alimentación brusco, fue difícil. Sobre todo psicológicamente, tuve que soportar la broma fácil de que no tendría fuerzas para correr… pero en los tests de los entrenamientos comprobamos que incluso se incrementaba la fuerza en batios”, explica.

Llegó el gran día. Marcos se encontraba fantástico en el inicio de la prueba hasta que llegó el kilómetro 40, punto en el que sufrió un accidente y cuyo impacto con el suelo así como los alaridos de dolor presagiaban una auténtica tragedia.

“Alguien tiró un gen en la calzada. No lo vi, y un cúmulo de casualidades me hizo salir despedido”, narra.

operacion-de-codo

Marcos estuvo aproximadamente una hora tendiendo en el suelo esperando a ser atendido. Una ambulancia fue a socorrerlo con enfermeras voluntarias. “Me infiltraron para los dolores y me llevaron al hospital Jaume I donde me hicieron radiografías y me dieron la noticia”.

Tras realizar las pruebas pertinentes, el pronóstico no permitía margen de error alguno. El codo, que había recibido todo el impacto de la caída, estaba roto y era urgente operarlo. La operación tuvo lugar en el Nou d’Octubre de Valencia, donde Marcos fue trasladado de inmediato.

Recuperación

“Mentalmente tuve muchos altibajos que nadie ve. La cabeza me mataba. Son muchas horas de rehabilitación donde sientes muchísimo dolor, pero que si no lo haces así te puedes quedar lisiado de por vida. Mi fisioterapeuta fue el que me sacó a flote”, revela.

Marcos se vio obligado a tener que renunciar al Ironman 70.3 China 2016 que se celebraba sólo dos meses después de que fuese sometido a la primera operación. Tras el lógico bajón inicial, se prometió a sí mismo salir más fuerte que nunca para lograr su sueño: clasificarse para un mundial.

109_m-100779706-DIGITAL_HIGHRES-1896_016757-10666800

Sacó fuerzas de donde no las tenía para continuar con un proceso de recuperación en el que los doctores le pedían constantemente cautela. “Calma, esto no es ninguna broma. Es una lesión grave”, recuerda Marcos.

Siete meses después de la lesión, en mayo de 2017, Marcos fue operado por segunda vez con el fin de extraerle todos los hierros. Se adelantaban así los plazos, en un primer momento la intervención estaba programada para septiembre, que alentaban al valenciano en la lucha por cumplir su sueño.

“La fortaleza que tuve de no venirme abajo hizo que adelantase mi recuperación y por eso el cirujano apostó por quitarme las cosas en mayo. En cuanto me quitaron los hierros el dolor desapareció por completo”, apunta.

IMG-20170828-WA0002

Y tanto que el dolor desapareció. Marcos recibió el alta médica el pasado 16 de junio para dos días después, el 18 de junio, emprender de nuevo las competiciones. En este caso fue el Medio Ironman de Almazora.

“El deporte me ayuda a superarme día a día y tener más fuerza en todos los ámbitos. Me ayuda a gestionar mi mente y afrontar cada día como si fuese un Ironman para superar todos los problemas, seguir adelante y no venirme abajo”, subraya.

Una filosofía de vida que ha interiorizado y que aboga por transmitir en la medida de lo posible a los demás: “No nos quejemos tanto y disfrutemos de la vida”.

IMG-20170827-WA0068

Ironman 70.3 China 2017 y clasificación Mundial Ironman de Hawai 2018

La cita verdaderamente importante Marcos la tenía marcada en rojo en el calendario: el Ironman 70.3 China 2017 del 27 de agosto. El escenario no era el mejor posible, ya que a pesar de haber adelantado plazos en su recuperación se trataba de una lesión relevante.

Pero el motor que proporciona anhelar lograr un sueño es incombustible. El de Silla terminó la prueba en tercera posición de su categoría de edad, un podium que le valió la clasificación directa para el Mundial Ironman de Hawai 2018.

20170829_082932

“Las condiciones eran durísimas. Competimos a 2.000 metros de altitud sin oxígeno, la humedad rozaba el 95% y en el segmento de ciclismo había 1.000 metros de desnivel. Pero es lo que me gusta, si me lo ponen fácil me quedo en el sofá de mi casa”, incide.

Marcos consiguió lo que la mayoría de los mortales nunca creeríamos posible, y tras hacerlo rechazó participar en Hawai para acudir en su lugar al Mundial de Medio Ironman 70.3 Sudáfrica que tendrá lugar en septiembre de 2018. Sus hijos han sido determinantes en esta decisión.

“Yo quería clasificarme simplemente y lo he conseguido. Hawai siempre será Hawai, pero Sudáfrica con sus safaris, sus selvas, sus playas paradisíacas… además mis hijos preferían ver jirafas jejeje”, agrega.

Futuro

El gran evento del futuro más próximo de Marcos es como se ha citado con anterioridad el Mundial Medio Ironman 70.3 Sudáfrica. Un mundial al que va con la predisposición de “disfrutar”.

“Esto es un sueño y voy a prepararlo como toca para darlo todo, pero realmente qué más da hacer el número 20 que 30”, recalca.

IMG-20170826-WA0007

En esa preparación, participará en tres tests importantes los meses previos para llegar en óptimas condiciones a Sudáfrica. Se trata del Infinity de Peñíscola en abril, el Media Distancia de Oliva en mayo, y el Infinity Almazora o el Media Distancia de Valencia en junio.

Esperemos que Marcos continúe cumpliendo cada sueño que se proponga, pero que sobre todo su ejemplo sirva de inspiración para aquellos a los que les flaqueen las fuerzas.

Advertisement

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies