>

 

Desde el 1 de febrero al 23 de febrero, la Facultat de Geografia i Història de València acoge la una exposición “Huellas de Mujeres Geniales”, que recoge el trabajo y trayectoria de 30 mujeres de los ámbitos de política, arte, pensamiento, educación, deporte y ciencia del siglo XX. Asimismo, también aparece la biografía de 5 mujeres valencianas en representación del siglo XXI.

La valenciana María José Martínez Maroto ha sido la elegida para encarnar los valores del deporte. Licenciada en ADE y Directora General de su propia empresa, BeOptimus, es muy conocida por su faceta como triatleta: Finisher de 4 Ironman, Finisher de 9 Medios Ironman y Finisher del Mundial Ironman 70.3. Su historia, que a nadie le pasa desapercibida una vez que la conoce, puede servir de ejemplo para muchísimas personas. Precisamente por ello, María José dio una ponencia en la facultad el pasado jueves 9 de febrero sobre “Cómo ser un “Ironman”: retos, metas y valores” a través de la cual compartió sus experiencias con los asistentes.

P1020239

Huellas de Mujeres Geniales

Como se ha mencionado con anterioridad, “Huellas de Mujeres Geniales” consiste en una exposición itinerante por España que es “muy probable” según la propia protagonista de que traspase fronteras y recale en Sudamérica.

María José ha querido agradecer a la Plataforma Nosotras que “ha hecho posible que tengamos un espacio para contar este sueño y proyecto personal que tuvimos y que luchamos por él”. Los conceptos de ‘proyecto’ y ‘sueño’ así como los de ‘ilusión’ y ‘ perseverancia’ serán una constante en la conferencia, la cual girará en torno a ellos constantemente.

“Tenemos una historia que contar y un motivo para que nos escuchéis. Con ilusión y perseverancia hemos conseguido alcanzar ese sueño que teníamos”, añade.
vsvsv

Vida antes del triatlón

María José combina su dos grandes pasiones: el triatlón y su empresa. Aunque reconoce que su cargo en BeOptimus conlleva “una gran responsabilidad”, asegura que “lo hago gustosamente”. No obstante, antes de introducirse en el mundo del triatlón, se autodefine como el “prototipo de directiva que sólo pensaba en el trabajo y que cuando llegaba a casa seguía con más trabajo, trabajo y trabajo”.

“Aunque mi empresa era mi pasión y quería hacer algo de ejercicio, estaba tan cansada mentalmente que me resultaba imposible. Luego comprobé que era autoengañarme, que si quería podía sacar tiempo para hacer ejercicio que es súper beneficioso no sólo para tu salud sino para también la mente”, apunta.

Rompedora con lo establecido

A medida que el discurso de María José adquiere mayor sustancia, emerge como una mujer aventurera que rompe sin miramientos con lo establecido como ‘normal’ y que deja a sus espaldas cualquier miedo racional.

Siempre estuvo muy arraigada al mundo del motociclismo. Con tan solo 18 años se compró su primera CBR600, hecho no muy ‘normal’ para ser mujer y más si cabe siendo tan jovencita. Pero, ¿quién tipifica lo que es normal y lo que no? ¿Acaso tiene alguien el derecho de tipificar en función de género y edad? Particularmente yo no lo creo, y afortunadamente para María José tampoco.

P1020295

Pero María José no trasgredió “las reglas” adquiriendo su CBR600, sino que además en 2011 se convirtió en Piloto de Ultraligeros puesto que la aviación deportiva conforma otra de sus grandes pasiones. “Creo que fui la primera mujer en toda la Comunidad Valenciana en pilotar un ultraligero”, revela.

Inicios triatlón

Los comienzos de María José en el triatlón son cuanto menos curiosos y sintomáticos tanto de lo que hay que hacerse como lo que no. Lo que sí: luchar para conseguir un sueño, porque es la única manera de alcanzarlo. Lo que no: empezar la casa por el tejado.

Toca remontarse al 23 de noviembre de 2013. María José estaba cenando con unos amigos cuando uno de los temas que surgió en la velada fue precisamente el hacer un Ironman, el de New Jersey para ser exactos. María José no había hecho deporte en su vida, pero tras conocer diferentes experiencias que fueron para ella de lo más reveladoras y una gran fuente de inspiración, la empujaron a cometer la ‘locura’ de inscribirse en el Ironman de New Jersey.

P1020228

“Tuve siete meses para prepararme el Ironman y tras apuntarme comencé a ver muchos vídeos. Me dije a mí misma que sí ellos eran capaces cualquier persona podía conseguirlo si se focalizaba en el objetivo y ponía todo de su parte”, señala.

Una de las historias que conmovió a María José y que le llevaron al convencimiento que después se ha convertido en su filosofía de vida de que “quien no arriesga no gana y quien no lo intenta no lo consigue”, fue la de la monja Madonna Buder. Esta monja, que tiene 86 años, comenzó a hacer triatlones a los 47 años.

Primera carrera: 10K enero 2014

Esta prueba fue la primera experiencia de “colgarme un dorsal y correr” para María José, quien cuenta divertida lo dura que se le hizo.

“Sólo veía arcos y más arcos. Mi único objetivo era ser finisher, cruzar una meta y saber qué se siente y disfrutar el momento. Esa era mi filosofía y la acabé en un poco menos de una hora”, relata.

P1020236

Primer triatlón: Abu Dhabi

Tras inscribirse en el Ironman de New Jersey, María José hizo lo propio con el Triatlón de Abu Dhabi que serviría de preparación para el Ironman.

“Muchos me decían que no lo lograría ya que no había corrido nunca antes. Pero decidí no hacer caso a esas voces exteriores porque era mi proyecto, mi ilusión y mi sueño”, incide.

Primer Medio Ironman: Salou, 11 de mayo 2014

Sólo siete días después, María José correría su segundo Medio Ironman. En esta ocasión en Barcelona capital el 18 de mayo de 2014.

Primer Ironman: New Jersey, 26 de junio 2014

Por fin había llegado el día para el cual María José había estado entrenando algo más de medio año, el día que simbolizaba el por qué de su inmersión en el mundo del triatlón. Nuestra protagonista reconoce lo dura que fue la carrera y cómo tuvo que aprovechar la fortaleza mental que su trabajo le garantizaba.

Trasladé mi estrategia del ámbito empresarial al deporte, en basarlo todo en micro objetivos para que no se me hiciera la carrera un mundo. Primero conseguía uno y después pasaba al siguiente”, subraya.

“Cuando crucé la meta después de tanto tiempo entrenando y lo mal que lo pasé en la carrera… las sensaciones son indescriptibles. Es como guau lo he conseguido, he sido fiel a mi proyecto y lo he conseguido. Ese fue mi triunfo y pensé que si era capaz de acabar uno, podría hacer más”, recalca.

P1020257

Desde el Ironman de New Jersey, el triatlón se ha convertido para María José en una profesión a la que le dedica muchísimas horas, disciplina, compromiso, sacrificio e ilusión. Por este motivo, tras New Jersey se han ido sucediendo muchísimas carreras. Tal y como se ha explicado al principio del presente reportaje, el palmarés de la valenciana en estos casi cuatro años es abultado: Palmarés de estos años: Finisher de 4 Ironman, Finisher de 9 Ironman 70.3 y Finisher del Mundial Ironman 70.3.

 

mariajose

 

De ser finisher a clasificarse para un mundial

En los primeros años, 2014 y 2015, el único objetivo de María José era ser finisher. Tras lograrlo se marcó un pasito más allá: clasificarse para un mundial, y también lo consiguió. Su primer trofeo, que consiguió quedar primera de su rango de edad en el Pure Triatlon 113 Marina D’Or que tuvo lugar el 24 de octubre de 2015, fue el que le hizo cambiar de ambición.

“Tras esta carrera cambié el chip, quería clasificarme para un mundial, así que me puse en contacto con un entrenador y empecé a entrenar muy duro. El 20 de marzo de 2016 fue uno de los días más felices de mi vida porque en el Ironman 70.3 de Puerto Rico conseguí clasificarme para el Mundial Ironman 70.3 de Australia”, indica.

P1020251

Sin embargo no todo lo que reluce es oro. Aunque el triatlón ha proporcionado mucha satisfacción personal y felicidad a María José, también han habido momentos duros, terriblemente duros.

“Fue duro para mi gente asimilar que he aceptado a renunciar a ciertos aspectos de la vida social. Que un entrenamiento es sagrado y que no me lo puedo saltar para quedar. Pero sobre todo ha sido difícil que entiendan que esto no es una obsesión, sino una pasión, un proyecto, un sueño que tienen que respetar”, explica.

“Es un deporte que cohesiona mucho y haces fraternidad, conoces a gente maravillosa, pero también entrenas mucho solo, es un deporte solidario que mentalmente es duro”, añade.

La importancia de la motivación

“Cuando quieres algo que te nace de dentro le pones tanta ilusión que no existen límites ni fronteras que te hagan cambiar de idea. Si entrenas el ser positivo, el luchar por lo que deseas… desarrollas una habilidad que se fortalece con el tiempo y acaba siendo tu esencia”, comenta.

“Lo más importante es ser fiel a lo que uno quiere y piensa sin hacer caso de lo que te digan los demás. No has de convertir los miedos de los demás en los tuyos. Has de pelear por lo que deseas, si te sientes capaz de hacer algo, házlo. La vida me sonríe porque yo le sonrío a ella”, concluye.

Mª-José-Maroto

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies