Ahora es cuando quiero ver lo que habéis aprendido de los cuerpos técnicos que os formaron desde vuestra entrada en la Academia del Valencia CF. O como a mi me gusta seguir diciendo, en la Cantera del Valencia CF.

Lo que pasó el martes en Manchester, el 4-0 encajado en contra para sumar la segunda derrota consecutiva en la presente edición de la Champions League Juvenil, es solo un accidente. Lo creo de veras, y por eso insisto en que ahora es cuando quiero ver a esos capitanes saliendo a entrenar con solo una misión: salvar el honor de la mejor cantera del mundo.

Esto es fácil, aunque ahora no lo creáis. Se trata de mirar ese escudo y esa camiseta que muchos de vosotros habéis lucido antes que el traje de comunión, y saber que no hay obstáculo que impida que vosotros cumpláis vuestro sueño y esos colores estén muy bien representados.

Sé que es difícil para muchos de vosotros anteponer el escudo y el equipo a vuestros deseos y ambiciones individuales, pero al final del camino se trata de estar orgulloso de lo que uno hace para que el grupo mejore. Algún día podréis decir que vosotros contribuisteis a que la cantera fuera grande. La historia seguro que os lo recordará.

Por eso, capitanes, es hora de tirar del equipo y levantar la cabeza con confianza plena en vuestras posibilidades. Sé que es más fácil de decir que de hacer, pero todavía estáis a tiempo de luchar por vuestro sueño y ser el orgullo de la afición del Valencia CF.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies