El fútbol profesional es un deporte que exige dedicación completa y exclusiva. Son muchos entrenamientos, partidos, viajes y concentraciones que quitan mucho tiempo a cualquier futbolista y marcan su calendario. La capitana del Villarreal Femenino, Lara Mata, ha conseguido sacar tiempo y meter en su calendario con calzador el estudio ¡para el MIR!

Toda una hazaña tratándose de una deportista profesional. “La preparación para el MIR requiere de una jornada a tiempo completo de estudio y yo he conseguido compaginarla con mi vida como futbolista profesional. Estoy muy contenta porque es lo que quería hacer y aunque ha sido muy duro porque no tenía vida social”, comenta Lara Mata.

La defensa realizó el examen hace diez días pero hasta febrero no sabrá la nota y hasta abril no podría elegir especialidad en la que formarse y trabajar como residente de primer año. En caso de aprobar el examen, claro. “Hace dos años ya aprobé y renuncié a la plaza porque no es compatible laboralmente pero ahora es otro momento vital, lo que tenga que pasar, pasará, estaré contenta de todas formas”, explica la número 22.

 Si finalmente dejo el fútbol, voy a tener que vivir un duelo porque llevo quince años jugando a nivel profesional y es mi forma de vida

Lara es una luchadora dentro y fuera del campo. Durante toda esta temporada se levantaba a las seis de la mañana, estudiaba unas horas y se iba a entrenar. Al volver, después de comer, seguía estudiando hasta las diez y media de la noche que cenaba y se iba a dormir. “Ha sido una rutina dura que he tenido que ir adaptando al calendario del fútbol”, asegura.

Al final tengo que pensar en mí y en un futuro más allá del fútbol. Podría haber estirado mi carrera unos años más pero cuanto antes empiece a estudiar como doctora mejor por la juventud. Va a ser muy difícil para mí si finalmente dejo el fútbol, voy a tener que vivir un duelo porque llevo quince años jugando a nivel profesional y es mi forma de vida”, señala.

No son pocos los deportistas que al terminar su carrera tienen que pasar por el psicólogo y tratarse el ‘duelo’ de un mundo profesional que absorbe rutinas y marca calendarios. Sin embargo, la temporada es larga (acaba en mayo) y queda muchos meses para tomar esa decisión. Lara se encuentra tranquila al respecto pero sabe que tendrá que decidir.

Al ser residente tienes exclusividad laboral. No se puede compatibilizar a nivel laboral ni a nivel práctico de horarios. Si apruebo, tendría que ver con qué nota apruebo y en qué posición me quedo para decidir si me gusta lo que puedo elegir o me quedo con el fútbol. Por ahora, estoy disfrutando de la temporada y de jugar a fútbol sin estudiar”, bromea la futbolista de casi 30 años.

Si apruebo, tendría que ver con qué nota apruebo y en qué posición me quedo para decidir si me gusta lo que puedo elegir o me quedo con el fútbol

Lara no sabe qué especialidad cogerá o si el año que viene podrá seguir luciendo el brazalete de capitana del Villarreal CF, lo que sí que sabe es que estos meses los va a disfrutar como si fueran los últimos y que el futuro le pondrá donde deba estar. “Sé que voy a tener el apoyo de mi familia y mi pareja pase lo que pase como hasta ahora, que me han ayudado en momentos complicados”, resalta.

El fútbol, pilar y desconexión

Otro de sus pilares estos meses ha sido el vestuario del Villarreal Femenino. “Me han ayudado mucho este año en momentos en los que llegaba con menos ánimos. Somos como una familia. Es un club que no sientes lo familiar y lo grande que es hasta que no estás dentro y es una maravilla estar aquí”, cuenta la aragonesa.

Lara Mata empezó en la cantera del Zaragoza femenino con 15 años y a los 16 ya debutó en Primera División. Una de sus compañeras en el club maño, Sara Monforte, se retiró, fichó por el Villarreal Femenino como entrenadora y no dudó en reclutarla para el Submarino y desde entonces ambas siguen en el conjunto groguet. Será que trabajan bien.

Nos programamos la vida según los partidos. El resto, lo adaptas todo y el cambio, cuando lo deje, sé que será duro

“Tuve la suerte de que Sara me trajo junto a otras muchas jugadoras porque ella conoce muy bien el fútbol femenino después de más de veinte años como profesional. Es mi quinta temporada en el Villarreal y este año ha sido mi salvación porque el fútbol era mi desconexión porque me encanta”, expresa la número 22 del Villarreal CF.

La jugadora se siente como en casa en el Villarreal CF, ha adaptado su vida y su ritmo vital al fútbol profesional por pasión y cambiarlo va a ser un proceso complejo. “A veces no sabemos ni en qué día estamos. Nos programamos la vida según los partidos. El resto, lo adaptas todo y el cambio, cuando lo deje, sé que será duro”, dice Mata.

Lara Mata en su etapa en el Zaragoza Femenino.

Primera victoria en el Mini Estadi para salir del descenso

Por el momento, Lara prosigue la temporada con el Villarreal Femenino y disfrutando de no tener que estudiar a la vez que juega al fútbol. El pasado fin de semana el equipo consiguió ante el Alavés femenino una victoria clave (1-0) en la temporada para salir de los puestos de descenso y porque fue la primera en el Mini Estadi.

La victoria fue muy importante para cortar la mala racha y quitar la barrera invisible que teníamos en casa

“La victoria fue muy importante para cortar la mala racha y quitar la barrera invisible que teníamos en casa. Las sensaciones que tenemos después de este partido son buenas porque por fin se ve sobre el campo lo que trabajamos en entrenamientos. Cada partido que nos queda es muy importante y vamos a luchar por seguir con esta imagen”, recapitula.

Lara, que ya ha jugado 13 partidos esta temporada, va a seguir ejerciendo de capitana hasta el final del año pendiente de las noticias que le lleguen del examen del MIR que realizó. “Voy a disfrutar de lo que me queda al máximo y ayudar en todo lo que pueda al equipo. Estoy para todo lo que necesiten”, finaliza.