La historia de Tita Rodríguez: de usar la bici para ir al trabajo a convertirse en la mayor pasión de su vida | Yo soy noticia


El programa Women in Bike, de la Real Federación Española de Ciclismo, vive días de vino y gloria, puesto que después de varios meses ya marchando sin prisa pero sin pausa, va a tener su primer gran momento de exposición con su primera marcha oficial cubriendo algunos de los kilómetros que los ciclistas de la Vuelta a España cubrirán en la última etapa, por el centro de Madrid.

El grupo de Tita Rodríguez

Dicho movimiento, creado para que las mujeres se animen con el deporte de la bici, no ha parado de crecer por toda la geografía nacional. Lo ha hecho gracias a que el ciclismo se ha convertido en uno de los deportes más practicados de España y mucha culpa de ello lo han tenido mujeres como Tita Rodríguez, que han puesto su pasión por este deporte al servicio de los demás para, así, ir creando una comunidad y una familia que cada vez es más grande.

«Para mí es una gran satisfacción ver lo que ha avanzado el grupo que hemos montado. Compartir estas experiencias me ha ayudado mucho»

Sus compañeras de grupo se han convertido en una especie de segunda familia, algo de lo que presume y de lo que se siente tremendamente orgullosa. «Bendito virus», dice de forma irónica, ya que su reencuentro con la pasión de la bicicleta se produjo justo después del confinamiento masivo tras unos años en los que la tenía aparcada en su casa.

«Yo empecé a montar en bici con doce años y estuve mucho tiempo con las que iba heredando de mis hermanos», va recordando sobre sus inicios en esto de la bicicleta. «A los 20, más o menos, es cuando pude comprar mi primera bicicleta e iba al trabajo en ella. Pero después te vas haciendo mayor, tienes coche, familia… Y la fui dejando de lado», sigue explicando.

Los inicios tras el confinamiento

Fue tras ese mencionado confinamiento a gran escala cuando se reencontró con su afición por la bicicleta. «Fue en ese 2020 cuando empecé a salir de nuevo«, cuenta la protagonista. «Empecé yendo a los pueblos de alrededor, con mucho sacrificio sobre todo al principio e incluso pasaba algo de miedo al ir yo sola por muchos caminos…»

«Siempre que llegaba a un pueblo me hacía un selfie en la señal de ese pueblo y me la ponía en el estado de Whatsapp. Un día una amiga que no había salido nunca la vio y me dijo que se animaba a acompañarme»

«¿Has llegado hasta allí?» fue lo primero que me preguntó. «Yo no sé si llegaré, pero te voy a acompañar. Y claro que llegó» cuenta sobre como se fue forjando el nacimiento de este grupo. «Ya al siguiente fin de semana, a nosotras dos se nos unieron otras dos».

«Fue unos meses después cuando descubrí el proyecto Women in Bike y decidí hacer el curso de líder para poder organizar quedadas por la zona que mejor conocía, para dar visibilidad a este deporte y, sobre todo, para fomentar el uso de la bicicleta en las mujeres de mi entorno», continúa explicando.

A partir de ahí, todo lo demás vino solo. Ella ha tenido una gran implicación, nunca ha dejado de trabajar para que el grupo saliera adelante y para que cada día más mujeres se unieran a él. «Cada vez somos más y salimos de ruta todos los sábados y domingos», dice antes de explicar un poco el funcionamiento, especialmente en el caso de que haya caras nuevas un día determinado.

Momentos insuperables

«En ese caso salimos todas juntas, pero nos organizamos la ruta de forma que haya dos metas, una más cercana para ellas y otra más lejana para el resto del grupo, así ellas van más tranquilas y saben que si en esa primera meta se quieren volver, pueden hacerlo y si se ven con fuerzas pueden seguir adelante», cuenta Tita Rodríguez. «El momento de seguir a por la segunda meta cuando inicialmente pensabas volver en la primera es de una gran felicidad».

Termina contando anécdotas, aunque sí incide en esos momentos en los que van por primera vez a un sitio, lo ven lleno de cuestas, hablan de no volver nunca y tiempo más tarde pueden hacerlo con mucho menos esfuerzo. «Cuando pasa eso siempre nos reímos«, y esa sonrisa es lo que hace que este proyecto no deje de crecer y ahora vaya a vivir uno de sus mejores momentos.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies