A sus 49 años, Marina Calvo es feliz y mucha culpa de ello la tiene la bicicleta. «Pase de detestarla a enamorarme de ella y ahora es una parte muy importante de mi vida», confiesa abiertamente una mujer que ha podido dejar atrás una crisis personal y una grave lesión gracias a empezar a practicar el ciclismo.

Una pregunta que le cambió la vida

Aunque no hay que quitarle protagonismo a su pareja, que también tiene mucha culpa de este amor tardío que ha experimentado por el ciclismo Marina Calvo. «¿Montas en bicicleta?» fue una de las primeras preguntas que le hizo y aunque ella reaccionó negándose en banda a la primera de cambio, poco a poco eso se fue reconduciendo.

«Nunca había tenido contacto con el mundo del ciclismo, ni familia, ni amigos ni nada. Solamente cuando veía por la tele alguna vez el Tour o la Vuelta»

Todo cambió después de aquella pregunta. «A ver, yo aprendí a montar en bici de pequeña, pero nada más», recuerda la protagonista, que reconoce sentir curiosidad poco a poco.

Se juntó un poco todo, porque sus inicios están marcados por una crisis personal, una grave lesión y el amor de su pareja por el ciclismo. Así es como empezó a descubrir este deporte que le iba a cambiar la vida. «Él sí montaba mucho y yo empecé a acompañarle de vez en cuando y a empaparme del buen ambiente que había en ese mundillo», cuenta.

Por eso, un día algo hizo click en su cabeza y además de ir a verlo competir, decidió probar con los miedos y las dudas de cualquier inicio. «Salíamos un pro y una principiante y al principio fue complicado para mí, porque lo que me suponía un gran esfuerzo para él era como si nada», cuenta ahora entre risas al pensar en aquellos días.

«Las primeras veces hubo caídas, lágrimas, amagos de ahogo, insuficiencias respiratorias, discusiones sobre técnicas y dificultad de las rutas, dolores varios… pero al final siempre quedaba el regusto de haberlo conseguido»

Pero todo empezó a funcionar a mejor poco a poco. «Empecé con el ciclismo de montaña en junio de 2018 y en agosto ya estaba haciendo mis rutas por las montañas gallegas de O Ferrol y subiendo cuestas que unos meses atrás ni me lo hubiera planteado».

Poco a poco fue creciendo su interés y también su nivel, ya que empezó a ser capaz, no sin dificultades, de ir superando grandes puertos de montaña y de sobrevivir a esas marchas cicloturistas de cuatro y cinco horas sobre la bicicleta.

«Creo que en pocos meses alcancé un buen nivel para una novata como yo. Y hay algo que está claro, si he podido yo, cualquier chica puede hacerlo»

El ciclismo, «un deporte agradecido»

Otra de las mejores cosas que tiene para ella el ciclismo es que es «un deporte agradecido» porque «muy pronto empiezas a ver avances«. Eso es fundamental para seguir aumentando la motivación. «En este sentido creo que me ha ayudado bastante salir con alguien que era mejor que yo y que siempre me exigía dar un poco más», algo que ha reconocido a la RFEC.

Además, hay otro aspecto que para ella ha resultado clave y es que se encuentra mucho mejor desde que ha descubierto su amor por este deporte. «Mi cuerpo se ha desoxidado y he dejado de tener dolores óseo-musculares, que me venían acompañando desde hace tiempo».

Ahora se dedica a ejercer de líder en las quedadas de Women in Bike en Toledo, algo que considera muy importante para que las mujeres se animen a descubrir el ciclismo. «Tenemos un grupo fijo de unas 12 chicas y otras diez que vienen puntualmente. Somos una gran comunidad y animo a todas las chicas a que vengan a conocernos».

Así que apenas dos años después de haber empezado en el mundo de la bicicleta ya no concibe su día a día sin ella. «Le debo mucho a mi pareja en este aspecto, él ha sido una gran inspiración para mí».

Ya lo saben, den siempre una oportunidad al deporte. Es algo que merece la pena.

Fotos: RFEC.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies