Llegó el temido septiembre, se acabaron las ansiadas y queridas vacaciones y es turno de volver a la rutina. Las alarmas de los teléfonos móviles nos despiertan para volver al trabajo, a no tener tiempo libre. Pero lo que realmente tememos es vernos con esos kilos de más del verano cuando nos ponemos elegantes para trabajar. ¡Nos hemos pasado!

Otro año más, otro verano menos y los kilos de más de siempre. No falla. Las cervezas acompañadas de sus tapas, las paellas, la ausencia de horarios, el picoteo convertido en deporte nacional… Sin duda, la báscula te ha estado esperado con una sonrisa maléfica sabiendo que la cifra iba a subir un poco más desde la última vez que os visteis. Esos malditos kilos de más del verano…

Pero que no cunda el pánico. Como ya sabéis de sobra, en YoSoyNoticia.es tenemos la solución a todos los problemas. Por eso, hoy queremos contarlos y ofreceros las claves para perder esos kilos de más del verano.

Comer fruta y verdura

Uno de los primeros pasos que debemos dar para poder empezar a perder esos kilos de más del verano es cambiar nuestra alimentación de manera rápida. Por eso, tenemos que darle importancia a las frutas y a las verduras. Una dieta rica en frutas y verduras, además, es el comienzo de una vida mucho más saludable.

Dando importancia a estos dos alimentos, nuestro organismo recibirá la cantidad necesaria de nutrientes, de fibra, de vitaminas, de minerales y de agua y, sobre todo, no tendrá apenas una ingesta de grasa ya que las frutas y verduras tienen sus niveles grasos muy bajos.

Evitar ultraprocesados

Precisamente, este deber ser el segundo paso a seguir para eliminar esos kilos de más del verano. Añadir frutas y verduras a la dieta debe ir seguido de la desaparición de todo tipo de alimentos ultraprocesados. ¿El motivo? Sus altos niveles de grasas saturadas, azúcares y sal. Además, muchos alimentos ultraprocesados solo suelen llevar un porcentaje de los ingredientes sin llegar a ser completos.

Todos estos alimentos, además, son perjudiciales para nuestra salud más allá de hacernos engordar. Sin ir más lejos, un estudio de la Universidad de la Sorbona de París fue capaz de demostrar que esta categoría de productos pueden generar un cáncer.

Según el estudio, un aumento del 10% en el consumo de estos alimentos está relacionado con un 12% de cánceres de todo tipo. Todo ello utilizando una muestra que llegó a superar a las 100.000 personas y que se alargó en cinco años.

Evitar remedios mágicos y pastillas o batidos depurativos

La magia es producto de nuestra imaginación. O al menos eso nos dicen los magos, que utilizan sus trucos para hacernos dudar. Y para ellos debe ser la magia, para los magos. Si te ofrecen el remedio definitivo, el mágico, el que te va a hacer perder peso como si de un chasquido se tratara, sal corriendo.

Todos esos tipos de productos, además de no hacer nada, pueden traernos mayores problemas en nuestro cuerpo al ingerir algo que no es natural. Por eso, todo tipo de pastillas, batidos o remedios mágicos deben ser eliminados, rechazados. El cuerpo y la naturaleza son sabias y con una alimentación correcta y un ejercicio constante a la semana, esos kilos de más del verano empezarán a irse por su propio interés.

Tomar más proteína y reducir la ingesta de carbohidratos y grasa

Después de haber añadido frutas y verduras a nuestra dieta, tenemos que seguir trabajando en nuestra alimentación. Ahora debemos añadir más proteína y reducir la ingesta de carbohidratos y de grasa. El equilibrio es posible si conseguimos seguir estos pasos. Y es que hay muchísimos alimentos ricos en proteínas saludables que nos ayudarán a tener un cuerpo y una vida sanas.

Frutos secos como las almendras o los cacahuetes, el yogur griego, la leche, las pechugas de pavo y también de pollo, el requesón, la avena o el atún son algunos de los alimentos que podemos añadir a nuestra dieta y que son ricos en proteínas. Además, muchos de ellos nos ayudarán a tener la sensación de estar llenos.

Las pesas son un mejor quemagrasas que el cardio

Y llegamos a la última clave y no por ello menos importante para decirle ‘adiós’ a esos kilos de más del verano. Tenemos que hacer ejercicio. Si seguimos estos pasos en lo que alimentación se refiere pero no ponemos en marcha a nuestro cuerpo, no habremos hecho prácticamente nada. Pero ojo, que ahora viene lo más importante.

Uno de los mitos más consolidados es que para perder peso solo vale el cardio: correr, salir con la bicicleta, andar… Pero no. Hay que priorizar los ejercicios de fuerza, que además de mantener el músculo quema más grasa que el cardio. Y, sobre todo, intentar hacer ejercicio todos los días de la semana y si no, un mínimo de tres veces por semana.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies