Si hay un deporte que se ha consolidado en los últimos años es el running. Salir a correr ha pasado de ser una moda de unos pocos a ser un deporte muy a tener en cuenta. Y ese crecimiento nos ha llevado tener muy en cuenta nuestra equipación. Auriculares cómodos, ropa que nos abriga si hace frío y, sobre todo, zapatillas. Saber comprar zapatillas es vital, pero también debemos conocer los momentos clave para saber cuándo cambiar tus zapatillas de correr para avanzar en el running.

El calzado correcto no solo nos ayudará a conquistar nuestras marcas, sino a prevenir lesiones en nuestro cuerpo. Pero como todo en esta vida, las zapatillas tienen una fecha de caducidad y tenemos que saber cuándo cambiar tus zapatillas de correr. Por eso, en YoSoyNoticia.es te vamos a dar los diferentes momentos clave para saber cuándo cambiar tus zapatillas de correr.

Como buenos amantes del deporte, nos gusta motivar a los y las lectoras para que cumplan sus metas deportivas. La motivación es el primer paso hacia el éxito. Pero también queremos que vuestro equipo sea el mejor. Así pues, nos ponemos en marcha. Estos son los momentos clave para saber cuándo cambiar tus zapatillas de correr.

1. Si utilizamos las zapatillas a diario

Uno de los momentos clave para saber cuándo cambiar las zapatillas de correr es si las utilizamos a diario. El calzado del mundo del running es extremadamente cómodo (si no lo es, te has equivocado con la compra). Sus suelas están preparadas para tiradas largas y eso puede hacernos caer en el error de gastarlas prácticamente las 24 horas del día durante toda la semana.

Esto puede ser el principio del fin. Las zapatillas de correr también necesitan un tiempo de descanso. Al igual que nuestras piernas, las zapatillas preparadas para el running agradecen unas 48 horas de descanso para mantener sus condiciones iniciales.

2. Deja la prisa para los últimos kilómetros

Que levante la mano quien no se haya puesto unas zapatillas con los cordones abrochados… Sí, todos y todas hemos tenido prisa alguna vez. Pero hacer eso es otro de los momento clave que puede llevarnos a cambiar nuestras zapatillas de correr. Y es que el calzado sufre al tener que meterse en nuestros pies con los cordones abrochados y bien atados.

Si esto se lo hacemos a nuestras zapatillas de correr empezaremos a desgastar todo el producto. Además, no nos asegurará estar totalmente bien atados a nuestros pies. Por eso, no quieras correr antes de salir de casa. Tómate un par de minutos para dejarlo todo bien atado.

3. ¿Asfalto o tierra?

Si para comprar las zapatillas tenemos en cuenta por dónde salimos a correr, también tenemos que hacerlo al saber que elegir asfalto o tierra puede ser un momento clave a la hora de hacernos cambiar de calzado para el running. Y es que el asfalto puede desgastar más que la tierra.

Si tenemos una única ruta para correr tendremos que elegir la zapatilla correcta. Pero si empezamos a combinar el asfalto con la tierra, lo más recomendable es tener un par de zapatillas diferentes para evitar que las suelas se vayan consumiendo el doble de rápido.

4. ¿Y tú, cómo corres?

Todos y todas tenemos una forma de correr, eso está claro. Y si somos de los que salimos cada semana, el tiempo se convertirá en un momento clave para cambiar nuestras zapatillas. ¿El motivo? El desgaste de diferentes partes de nuestro calzado.

Si corres apoyando primero el talón, por razones evidentes, acabarás desgastando antes la zona trasera de la zapatilla. En cambio, si eres de aquellas personas que utilizan la técnica del antepié, desgastarás la zona delantera. Por eso es importante conocer la manera en la que pisamos y estar pendientes de la evolución de nuestro calzado.

5. ¡No pises mal!

Conocer nuestras pisadas no solo ayudará a saber por dónde se desgastan nuestras zapatillas, sino para evitar que se desgasten por completo. Y es que, además de la comodidad para correr, saber cómo pisamos es un factor a tener en cuenta a la hora de evitar que el calzado pierda su efectividad.

Estos son algunos de los momentos clave para saber cuándo cambiar las zapatillas de correr. Sé igual de rápido y ambicioso que cuando sales a la calle a disfrutar del running y evita que tus zapatillas y sobre todo tu cuerpo sufra los estragos del tiempo.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies