Todo aficionado quiere la camiseta de su equipo, y mejor si es a un precio asequible. Por ello no es de extrañar que al buscar en Google “camisetas de fútbol baratas” se encuentren más de 3.400.000 resultados. Evidentemente esto es imposible. Encontrar una camiseta, de cualquier equipo de reconocimiento mundial o nacional, a un precio asequible es algo utópico. A no ser que no sea original.

Camisetasclubes.com es un ejemplo de ello. Desde la autodenominada empresa se afirma que los productos que venden “son réplicas idénticas a las originales” y que su fabricación se realiza con los mismos materiales. Además intenta ofrecer apariencia de total garantía y legalidad, con información detallada respecto envíos, gastos y problemas que puedan surgir en la aduana. Esta fiabilidad se da al traste cuando se indaga un poco más.

En su propia web disponen de un apartado titulado “Sobre nosotros” donde explican las características de su tienda y los productos que pueden encontrar en ella, curiosamente con las mismas palabras textuales que una tienda legal. Esta descripción es una copia exacta a la de Fútbol Factory. Además indican que su sede está en Madrid, pero no hay ni rastro de una dirección exacta, y si se busca su “Whois” (información del dominio) a través de la plataforma de CDmon se descubre que está registrado desde Fujian, provincia de China.

En la mayoría de los casos, estas camisetas son provenientes de China y Tailandia, y son vendidas a través de internet, ya sea contactando con un vendedor en el país de origen o algún intermediario en España. Es común que se realice mediante páginas web, en las que se expone el catálogo, pero el auge de las redes sociales hace que esto a veces sea incluso innecesario, ofreciendo los productos a través de cuentas de Twitter, Facebook o Instagram.

Un precio mucho más barato

Las camisetas salen a la venta por un precio bastante más reducido que el de la camiseta original. Por ejemplo, la equipación oficial de Real Madrid tiene un precio mínimo en la tienda del club de 90 euros, llegando a superar en algunos modelos 140 euros, mientras que la réplica del portal web anteriormente mencionado cuesta 21 euros.

La gran diferencia de precio respecto a la original, hace de ella la principal causa por la cual el comprador se decide a adquirirla. Es el caso de Alberto, un joven valenciano a quien le parece “insensato” gastarse tales cantidades de dinero por el simple hecho de llevar un escudo y una marca. “Por el precio de una original tienes 6 o 7 réplicas, y si te gusta coleccionar sale rentable recurrir a este mercado”, añade Alberto.

Catálogo de réplicas de camisetas de La Liga | camisetasclubes.com

También recalca la importancia de encontrar un vendedor fiable que ofrezca réplicas de buena calidad. Lo mismo comenta Enrique, quien lleva alrededor de 5 años comprando réplicas y nunca ha tenido ningún problema con el vendedor, poniendo rápida solución en el caso de que alguna prenda estuviera en mal estado.

Eso sí, con quien sí ha tenido algún incidente es con la compañía de envío, como Correos. “Al ser un material de importación, a veces inspeccionan el paquete por si hubiera que pagar aranceles y me he encontrado paquetes abiertos en los que faltaban cosas” comenta indignado Enrique, aunque reconoce que son riesgos que se asume al acudir a este mercado.

En cuanto a las diferencias con el producto original, estas son mínimas, haciendo de esto otra razón de peso para que compradores como Alberto o Enrique acaben por recurrir a estos productos, aunque como ambos explican, depende mucho del vendedor al que se recurra. Para Enrique la principal diferencia se encuentra en la serigrafía, siendo esta de peor calidad, mientras que Alberto destaca que en algunos casos los escudos y los colores no son 100% ajustados a la realidad, y al comparar se encuentran algunos contrastes, sobre todo si corresponde a equipos de prestigio y repercusión media, en los que no se produce tanta demanda.

Serias consecuencias

Esta venta ilegal supone un gran daño para la economía del país. Según datos del informe de 2019 de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea, se pierden en España más de 53.000 empleos por culpa de la falsificación de productos. Además, tan solo en la industria textil, esta práctica supone una pérdida de 3.808 millones de euros.

Pero la piratería en el fútbol no queda ahí, pues el estudio presentado por La Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos saca la conclusión que el 17% de la población ha visto fútbol ilícitamente, a través de canales ilegales. “Durante 2018 se visualizaron de forma ilegal un total de 107 millones de partidos de fútbol, por un valor de 398 millones de euros” concluye el informe.

Este tipo de actividades de carácter pirata suponen un delito contra la propiedad industrial o intelectual, entiéndase esto como la usurpación, fabricación o comercialización de una patente o modelo de utilidad de cierto producto o marca, llegando ambas a poder suponer una pena de hasta 4 años de prisión.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies