El balonmano valenciano está viviendo uno de sus veranos más extraños, pero a la vez más ambiciosos de los últimos años. Tras el parón por el coronavirus COVID-19, los proyectos importantes se han ido consolidando después de haber navegado en un mar de dudas. Club Balonmano Elche estará en Europa y Balonmano Morvedre le acompañará en la Liga Guerreras Iberdrola. Además, el Club Balonmano Benidorm también competirá en el viejo continente y Fertiberia Puerto de Sagunto seguirá un año más en Asobal.

Los clubes buscan un apoyo económico que les asegure la tranquilidad, sobre todo CBM Elche y BM Morvedre, a la hora de competir. Apoyos que, por otro lado, empiezan a llegar. Y por si fuera poco, el deporte de la Comunitat Valenciana puede afirmar orgulloso que tendrá a otro representante valenciano en la División de Honor Plata. El protagonista es el Horneo Sporting Alicante, que consiguió los billetes para la segunda competición del balonmano español tras un intercambio de plazas con Palma del Río.

Hoy, en YoSoyNoticia.es, viajamos al sur de la Comunitat Valenciana para conocer de la mano del presidente, Pepe Sánchez, el proyecto del Horneo Sporting Alicante. Una mezcla de ilusión, ambición y sueños hace de este un equipo a tener en cuenta en la División de Honor Plata.

Somos como un niño con un juguete nuevo

Los primeros días de junio sirvieron para confirmar que el Horneo Sporting Alicante estaba en la División de Honor Plata. Esta misma semana ha conocido su calendario. Y así, la ilusión se ha instalado en el seno del club: «Estamos como un niño con un juguete nuevo. Tenemos una ilusión espectacular. Algunos jugadores sí que han jugado en Plata y han vivido ascensos, pero para nosotros es como la primera vez. El club es joven aunque haya surgido de otro proyecto más antiguo y apenas tiene tres años. Es un sueño haber llegado y teníamos claro que teníamos que llegar».

Y todo, después de haber superado una tensión fuera de lo común. Las dudas y el parón por el coronavirus COVID-19 lo pusieron todo patas arriba: «La situación fue un poco extraña. Estábamos segundos de grupo y en la semana del parón jugábamos contra el primero. Teníamos claro que íbamos a ganar. Lo notábamos. Teníamos mucha confianza y el calendario que nos quedaba nos beneficiaba. Con el parón, hubo cierta incertidumbre por si se iba a reanudar y luego, con el parón definitivo, teníamos muchas dudas por saber qué decisiones se iban a tomar».

Las decisiones llegaron y dejaron fuera al Horneo Sporting Alicante, pero el destino quiso que esta vez fuera la buena: «Fueron saliendo muchas hipótesis y cuando se supo que subían los primeros clasificados sufrimos un golpe duro. Pero nos llegó que el Palma del Río tenía muchas dudas y no sabía si podría seguir en Plata. Nos pusimos en contacto con ellos y decidimos intercambiar las plazas porque era lo mejor para ambas partes. Nosotros conseguimos ascender y ellos, no quedarse fuera de las competiciones».

Trabajamos en Alicante y trabajamos para la ciudad

Con el ascenso asegurado, el Horneo Sporting Alicante sigue confirmando un proyecto nacido en la ciudad de Alicante y que trabaja para ella: «Tenemos una idea muy clara. Trabajamos en Alicante y para la ciudad. Hay mucho balonmano en la ciudad y desde club trabajamos para que haya más. Cuando nos hicimos un equipo independiente decidimos ser un club para Alicante. La gente que entra a jugar conoce el proyecto y está viviendo gente que estaba jugando fuera. Les encanta la idea del proyecto. Somos un club muy familiar y muy cercano. Todo eso nos lleva hacia arriba».

Y como todo buen club, el Horneo Sporting Alicante goza de una salud espectacular si hablamos de su escuela. Unos 250 futuros jugadores de balonmano llenan la cantera del club: «En la base trabajamos con colegios públicos y hacemos cursos con ellos. Si podemos montar un equipo, lo hacemos. Si no, mezclamos con otros colegios. Tenemos diferentes acuerdos con varios colegios para tener una base fuerte y que la ciudad tenga un equipo donde jugar. La gente se siente parte del club pese a ser de otros colegios. Hemos cambiado el concepto».

Somos humildes, pero sabemos que no tenemos techo

El presidente del club transmite ilusión, ambición y ganas en cada explicación del proyecto. Por eso, no le tiembla el pulso a la hora de hablar de cotas más altas: «Somos humildes, pero sabemos que no tenemos techo. La idea después de haber llegado a Plata es la misma que cuando estuvimos en Primera Nacional: mantenernos y trabajar para tener un equipo más potente. Y cuando tenga que llegar el paso definitivo, llegará. Alicante tiene mucho potencial y nosotros, también. Si llegamos a Asobal el día de mañana no nos va a dar miedo, pero siempre con los pies en el suelo».

Y por supuesto, las instituciones y el apoyo de un sponsor convierten al Horneo Sporting Alicante en un proyecto ganador: «El apoyo de la Diputación y del Ayuntamiento es fundamental. Pero el patrocinio de Horneo es el motor desde el inicio del proyecto. Se ha comprometido y se comprometió desde el principio a apoyarnos. Además, al haber ascendido, podemos encontrar diferentes vías de ingresos y nosotros estamos buscando mayor visibilidad en la ciudad».

Pepe Sánchez es la voz de un club que sueña en grande consciente de su trabajo bien hecho. Paso a paso, el Horneo Sporting Alicante continúa dando pasos hacia adelante y ya está en la División de Honor Plata. Sin techo, sin límites y con los pies en suelo. La mezcla perfecta.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies