¿Pero qué efecto real tiene todo esto en las federaciones autonómicas, como la valenciana, y quiénes son los talentos de la Comunitat que sueñan con seguir sus pasos?

El curling, ese gran desconocido al que Carmen Pérez le pone ilusión, talento y voz

Preguntas que le realizamos a Jorge Ferrer, el Director Técnico de una Federación de Deportes de Invierno de la Comunitat Valenciana que todavía es una gran desconocida para mucha gente. Población que quizá no sepa que dividimos las modalidades entre nieve (esquí y snowboard, por ejemplo) y hielo (patinaje o hockey) pero que estas semanas, coincidiendo con la celebración de los Mundiales de deportes de invierno, ha escuchado hablar de todo esto con más asiduidad.

El papel de los patrocinadores

Y es que Lucas Eguibar, el donostiarra, ha hecho historia para el deporte español con su medalla de oro en snowboard cross, reclamando un hueco mediático para su modalidad y en definitiva para el profundo ámbito de los deportes de invierno, donde el patinador artístico Javier Fernández es leyenda y la ‘freestyler’ Queralt Castellet otro de esos nombres que cada cierto tiempo amplían el palmarés del país.

“En lo relativo a conseguir nuevos federados no tienen tanto impacto como parece, sí que a nivel ocio porque a la gente le entra ganas de ir a la nieve a pasarlo bien, pero no a dedicarse a esto. No te llega mucha gente nueva para hacer cursos y demás en estos deportes de invierno”, explica Jorge Ferrer, para que pongamos en el contexto adecuado lo que puede llegar a influir o no que deportistas españoles de invierno rasquen minutos del fútbol, tenis o baloncesto en los grandes medios de comunicación nacionales.

“No he visto un movimiento causado por estos éxitos que haga que de repente vengan familias a apuntarse a cursos y luego a federarse, ha sido más bien el impulso de ocio por la nieve y el tema del snowboard”, añade, poniendo el foco en algo que consideran muy importante: los patrocinadores. Aquí sí que hay una consecuencia tangible. “Gracias a estos resultados los patrocinadores de las competiciones estatales cogen fuerza, se estabilizan”.

Y pone de ejemplo la Copa Movistar de ski cross (disciplina del esquí acrobático) y snowboard cross, surgida gracias a éxitos en la montaña como los que tuvo hace unos años el ya mencionado Lucas Eguibar. Un circuito nacional con varias pruebas (Baqueira, Sierra Nevada y Formigal) que antes no existía, y ahora es un escaparate y promotor de este deporte que aprecian sobremanera todos los implicados en los deportes de invierno.

O también está la firma automovilística Audi, que respalda las pruebas nacionales de alpino (gigante, slalom…), y sin estas marcas “todo costaría mucho más y no habría tantas citas importantes para el deporte de invierno español”.

Por ahora, con metales como el de Eguibar, su apoyo e implicación parecen garantizadas en el corto y medio plazo.

Nuestros referentes

Por nuestro clima y orografía la Comunitat Valenciana no atesora la tradición de otras zonas como Cataluña, Madrid, Aragón o Andalucía, pero eso no impide que tanto en nieve como hielo la Federación de Deportes de Invierno de la Comunitat Valenciana atesore talento joven que ya hace ruido en importantes eventos nacionales.

Es el caso de Adrián Maza, que ha sido el mejor en la primera fase de la Copa de España de ski cross, el juvenil Daniel Vives, un Rafael Bolinches que ya apunta grandes maneras en infantiles o Gerard Forner, que fue top 10 en la primera fase de snowboard cross. Hay otros como Lucas Muñoz, que aunque no pertenece a ningún club federado ha logrado clasificarse por tercer año consecutivo para la final de la Copa del Mundo junior de freeride, en la modalidad de snowboard.

Y desde la FDICV confían en que irán saliendo más chicos y chicas con talento (todavía son mayoría ellos, pero el deseo es que ellas cada vez tengan más presencia autonómica y nacional) ahora que han puesto el foco en el ski y snowboard cross, con un cambio de rumbo desde un pasado donde no llegaban los resultados en las carreras estatales de esquí alpino. Es en los últimos años cuando han ido llegando los podiums y la presencia de deportistas valencianos entre los primeros clasificados de competiciones de nieve, y el plan está claro.

“Desde hace unos años lanzamos el programa de ‘Esquí Escolar’”, relata Jorge, que lamenta que en este último año de pandemia todo ha costado más, y la cercana estación de Teruel, baluarte de la FDICV, ha estado cerrada sin poder acoger la actividad federativa que aquí se ha venido organizando. Aun así esperan poder seguir impulsando este programa de esquí escolar “que está subvencionado por la Diputación de Valencia, y donde ofrecemos clases de esquí a niños y niñas de edades comprendidas entre los 5 y los 8 años”.

Queremos que los padres se den cuenta de que, a una hora y media de Valencia, tenemos una estación de esquí que da de sobra para iniciarse en este deporte”

“Se apuntan a cursos por primera vez y obtienen unas clases de esquí en Valdelinares a un precio muy bajo, para que conozcan la estación y el club Sierra de Gúdar, que es el único que participa a nivel activo con la federación autonómica. Queremos que los padres se den cuenta de que, a una hora y media de Valencia, tenemos una estación de esquí que da de sobra para iniciarse en este deporte”, confiesan. Destacan el moderado aumento de socios que han experimentado en este club gracias a la implementación de este programa, pero haría falta mucha más difusión.

Además del Club Sierra de Gúdar, con sede en Teruel (la Comunitat Valenciana no posee estación de esquí) para ser motor de la FDICV en lo relativo a la nieve y de donde salen la mayoría de jóvenes deportistas federados, también está el Club Cota 2000 en Valdelinares, aunque ponen el foco más en el aspecto social del deporte que en lo relativo a organizar competiciones. El club de Alboraya también es otro punto de interés social, y en el pasado la provincia de Castellón también contó con clubes aliados, pero sobre todo ahora son Valencia, Alicante y la vecina Teruel (con los clubes de Gúdar y Cota 2000) las provincias que dan visibilidad a estas áreas de alpino en la FDICV.

Ander Mirambell, embajador del hielo español: «Quiero dejar una herencia a las nuevas generaciones»

Un palacio de hielo

En lo referente al ámbito del hielo en la FDICV falta una gran instalación -«sería un auténtico acelerador de nuestros deportes”-, como tiene Madrid o tenía Granada (lamentablemente esto ya no es así, pues su icónico reciento de hielo ha sido desmantelado para tristeza de todos los amantes de este deporte en España), pero mientras tanto van haciendo milagros con lugares como la pista de hielo de Quart de Poblet, con el Club de Hielo Valencia y el Club Fun On Ice liderado por Julio Pla, presidente de la FDICV.

Las pistas de hielo en España están en situación de emergencia

También existe la pista de hielo de Elche, precisamente una localidad que es conocida en el sector por su activo club de mushing, las carreras de trineos con perros y otra de esas disciplinas que se engloban en esta polifacética federación. Son el Club de Hielo Valencia y el Club Dama de Elche los punteros, pero no los únicos que trabajan para captar nuevos practicantes y hacer que del ocio se pase a la actividad federada. Así nos lo cuenta Sandra Pla, responsable del patinaje artístico en la Federación de Deportes de Invierno de la Comunitat Valenciana.

«Tenemos calendario nacional y en el mismo participan clubes de todas las regiones, pero ahora se puede decir que estamos en crisis absoluta por la pandemia, las pistas de hielo en España están en situación de emergencia. Lo único positivo es que las municipales van aguantando pero las privadas viven un drama ya que no hay negocio desde hace casi un año». Que se lo digan a la pista de Elche, cerrada desde que comenzó la pandemia y cuyos deportistas federados se han tenido que trasladar hasta Valencia para seguir con sus entrenamientos de cara a la competición nacional.

Precisamente Valencia organiza la Liga Nacional Plata, cuyo cuarto año debe arrancar este mes de marzo pero quién sabe si se podrá. Estamos en manos de la COVID-19. De hecho, el mediático Javier Fernández, que ahora se dedica a promover el patinaje artístico con cursos y actividades por todo el país, debía habernos visitado este año pero de momento no hay fecha concreta. Otro duro golpe para el presente del patinaje artístico sobre hielo individual, el imperante en la Comunitat donde falta la danza y el patinaje por parejas. «Tampoco tenemos hockey hielo porque las instalaciones no tienen las condiciones que lo permitan».

«Hubo intento atrayendo a clubes de hockey patines, pero no acabo saliendo. Queríamos sembrar en Valencia pero no pudo ser por temas económicos también, y aunque lo tenemos a futuro por ahora nos centramos en el patinaje artístico individual tanto masculino como femenino», confiesa Sandra Pla.

La aspiración no es la de ser campeones de España a corto plazo, son realistas, pero los patinadores de la Comunitat Valenciana que van pasando las distintas sesiones de medallas (similar a los cinturones en el judo) que se convocan durante todo el año ya hacen algo de ruido a nivel nacional, y cuando se pueda volver a la normalidad todos confían en que la cosa vaya a más.

Tanto en los adultos como en la Escuela de Patinaje que posee la pista de hielo Fun On Ice de Valencia, donde la promoción y visibilidad para llegar a las familias es una labor muy sacrificada y por la que apuestan mucho. Así es como han ido saliendo con el paso de los años nombres como los de Adrián Rico, ya retirado del patinaje y que fue el primero de los nuestros en participar en campeonatos nacionales.

Su hermana Elena Rico también patina y luego Alicia Monleón, Rubén Andrés, Sarah Belmonte y Clara Pérez también son otros de los nombres a vigilar en los próximos años.

Talento y voluntad

Mientras los buenos deseos cristalizan, no saben cuándo, las iniciativas no dejan de brotar de sus mentes federativas como ocasión para fidelizar a más jóvenes en la nieve y el hielo.

Ahí están los viajes de pretemporada a los Alpes franceses para realizar un ‘stage’ de entrenamiento y diferentes actividades más, algo que este año todavía se espera con más ganas después del largo parón e impedimento de ponerse los esquís que ha provocado la pandemia de COVID-19. “Es para deportistas de alto nivel en la adolescencia y también para los que se inician”, aclaran.

Viajes, clínics y demás eventos son herramientas captadoras para fidelizar y hacer crecer dentro de los deportes de invierno a los interesados, contando con la repercusión que aportan ahora los éxitos de Lucas Eguibar , cuya visibilidad con el ski cross y la Copa Movistar pueden animar a muchos otros a querer seguir sus pasos, o Queralt Castellet, además de lo alcanzado por la leyenda Javier Fernández.

Tanto Jorge como Sandra, y todos los técnicos implicados, luchan por mantener la motivación en unos jóvenes y sus familias que saben que asumir los gastos de estos deportes, especialmente en la nieve, no es barato, pero si muestran nivel y mejora continua la Federación Española les costeará los gastos que acarrea competir fuera de España. Vivir de esto es un sueño que casi nadie cumple en nuestro país, aunque siempre hay casos de compaginar alto nivel con los estudios sin tener que dejar de lado la practica en la nieve o hielo que tanto apasiona. Con talento y voluntad, todo es posible.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies