No fue fácil para el ciclista valenciano Alejandro Martínez tomar la decisión de cambiar su vida, abandonar su casa y marcharse a Cottbus (Alemania) en busca de ser cada día un mejor deportista. Y no lo fue por todo esto y porque se fue apenas unos días antes de que se decretase el Estado de Alarma y en un momento muy convulso para todo el mundo, pero sus ganas por seguir mejorando y aprendiendo pesaron más que cualquier otra cosa.

«Mucha gente me dijo que la situación se iba a complicar y que era mejor que me quedase, pero yo al final decidí venirme a Alemania y ha sido la mejor decisión posible», cuenta ahora, casi tres meses después de aquello y tras pasar una cuarentena «voluntaria» en un país que ha controlado bastante bien la expansión del coronavirus y donde nunca ha habido un confinamiento total como el español.

Entrenamientos normales

«Aquí la gente ha hecho una vida más o menos normal, siempre respetando las medidas de seguridad y teniendo claro el problema», explica a Yo Soy Noticia el protagonista, que nunca ha dejado de salir a entrenar a la calle, aunque sí reconoce que solamente salía para eso, algo que sigue haciendo a día de hoy.

«Yo he hecho los mismos entrenamientos de siempre, como si no hubiera pasado nada, con la única salvedad de que se han suspendido competiciones y hemos tenido que adaptar el planning»

Eso sí, para Alejandro Martínez la clave de toda esta situación estuvo en que Alemania detectó el problema pronto, a tiempo de tomar medidas y además la gente también fue consciente del problema desde el primer momento. «La gran mayoría de sitios han estado cerrados, solamente podíamos salir en grupos pequeños, pero nunca ha habido una cuarentena como tal y creo que ha sido positivo. «Mi vida ha sido exactamente la misma que si no hubiese pasado nada, solo que el trabajo de gimnasio lo he hecho en casa en lugar de en el Centro de Alto Rendimiento«.

Desde su punto de vista, la situación en España es mucho más complicada. «La verdad es que no entiendo muy bien todo lo que está pasando ahora mismo, me llega algo de lo que leo o escucho. Ahora sé que se está desescalando por fases, creo que la cosa ya está mucho más tranquila y poco a poco se saldrá adelante. No tengo muy claro que el confinamiento haya sido lo mejor. Aquí se ha hecho de otra forma, ha ido todo bastante bien y la economía se ha resentido mucho menos», cuenta.

Para el el ciclista valenciano, uno de los grandes futuros del sector de la pista en España, estos meses han sido muy importantes porque ha podido hacer mucho trabajo de base mientras otros compañeros o rivales estaban confinados. «Creo que es más una ventaja por el hecho de haber podido trabajar de cara al futuro que más pensando en esta temporada, en la que hay mucha incertidumbre», explica.

«Tengo claro que me he venido aquí a aprender el oficio, a ser mejor deportista y a sacrificarme durante cuatro años con el objetivo de estar en los Juegos de París. Es algo que tengo clarísimo»

Ese objetivo a largo plazo es la gran obsesión de un Alejandro Martínez que también tiene echado el ojo al Europeo sub-23 de este 2020. «Lo han aplazado, pero estamos a la espera de que haya una nueva fecha. En cuanto sepamos algo, ese también será un objetivo, hemos estado entrenando fuerte todo este tiempo pensando en llegar lo mejor preparados posible a ese primer gran reto que tengamos en el calendario».

París 2024, gran objetivo

Y esa cree que puede ser otra de las claves y otra de las grandes ayudas que ha encontrado en Alemania. «Creo que en general el confinamiento ha hecho que la gente pierda algo la motivación, a mí me pasó también al principio pero supe cambiar el chip a tiempo, asumir que si quiero estar en los Juegos de París no tengo tiempo que perder aunque no haya competiciones próximas. He visto las cosas de otra manera y he seguido trabajando con la misma intensidad de siempre».

A lo que ya sí ha renunciado pese al aplazamiento es a los Juegos de Tokio, que finalmente se disputará el próximo verano de 2021. «Al haber disputado nuestro Mundial en febrero, ahí se cerró el cupo y estamos fuera, pero no pasa nada, porque mi objetivo está claro que es París, para eso me he venido aquí», vuelve a incidir en ello.

«Estoy aprendiendo de verdad el oficio, que es algo que no hacía en España. Allí buscaba ser más rápido pero no se me enseñaba cómo y aquí estamos tratando muy bien esa parte técnica»

Explica todo esto con un ejemplo que para él es esencial ahora mismo. «En mi especialidad, que es la velocidad, la arrancada es un momento clave, decisivo. Además es una parte muy compleja y muy técnica. En España estaba buscando salir más rápido pero no sabía cómo. Eso es algo que estoy aprendiendo aquí y que será fundamental», concluye, feliz de su nueva vida y más centrado que nunca en sus entrenamientos.

Se fue a Alemania un gran ciclista para convertirse en uno de los mejores. Y está peleando por conseguirlo.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies