Candela García y el sófbol, ese gran desconocido: «No hay infraestructura suficiente para que el deporte crezca más rápido» | Yo soy noticia

No es fácil hacerse un hueco en la élite nacional de un deporte como el sófbol, uno de los grandes desconocidos que hay en nuestro país y por extensión, en Europa. Sin embargo, a base de trabajo, esfuerzo y pasión lo ha logrado la valenciana Candela García, ya convertida en un auténtico referente.

Es consciente de que su deporte es «muy minoritario«, pero no pierde la fe en que poco a poco se vaya abriendo un camino y más gente lo descubra y decida apostar por él. «La realidad es que ahora mismo mucha gente no sabe ni como se llama o como se escribe», cuenta a Yo Soy Noticia la protagonista de esta historia.

«Estamos creciendo, pero queremos más. Dentro de España se va creciendo pero muy despacio, poco a poco confío en que vayan aumentando el número de licencias y clubes»

Un deporte que necesita crecer

La situación, ahora mismo, no es sencilla. Esa es una realidad evidente y de la que todo el mundo es consciente. «El año que viene seremos once clubes en división honor», dice la jugadora del Club Antorcha, uno de los dos equipos que hay en Valencia. «Luego es verdad que hay más clubes pequeños, pero estos se tienen que reforzar por otros lados para poder costearse todos los gastos. Necesitan mucha difusión y darse a conocer. No es sencillo».

Y es que el día a día no es fácil a nivel económico porque la liga la disputan equipos de toda España. «La gran potencia es Cataluña, de allí hay cuatro o cinco equipos, pero también hay dos en Madrid, otro en Galicia, en el País Vasco e incluso uno en Canarias, cuyo desplazamiento todavía es más complicado».

Sí es positiva respecto a la situación en la que se encuentra la selección nacional, un equipo en el que ella milita. «Empezamos a estar un poco más arriba. Hemos sido quintas en los dos últimos Campeonatos de Europa y además la selección inferior, la sub-18, también ha mejorado bastante y es una generación que viene pisando fuerte».

Aún así, queda acercarse a la élite internacional absoluta, algo que hubiera sido fundamental conseguir para ganarse un puesto para estos Juegos de Tokio.

«Éramos muy conscientes que ir a los Juegos era muy complicado. Nuestro gran objetivo era estar en el Preolímpico y lo conseguimos. Llegamos hasta ahí, pero solamente había un billete y lo ganó Italia que era la mayor potencia en ese momento»

Reconoce que ahora, viendo por la televisión esa competición olímpica da «un poco de rabia», pero no deja de saber que ese era un objetivo demasiado ambicioso tal y como están las cosas en España. Eso sí, ve una clara evolución que se refleja en la competición propiamente dicha. «Ya no hay tanta diferencia entre nosotras y los mejores equipos de Europa. Ahora jugamos contra Holanda o la República Checa y ya son partidos más igualados y ya se nota que nos respetan mucho más que antes».

Eso está en el lado bueno de la balanza, en el malo está el hecho de que el sófbol no está plenamente asentado en el programa olímpico. Ahora ha entrado en Tokio por la gran tradición que el deporte tiene en Japón, sin embargo, en París no estará y falta por ver que ocurrirá en Los Ángeles en el año 2028. «Es duro pensar que no estará en París, pero no podemos hacer nada. Es algo que nos baja un poco los ánimos, la verdad».

Lo más importante ahora mismo es intentar que el sófbol crezca en España y Candela García da algunas claves para conseguirlo. «Es verdad que la difusión es importante para captar gente. Eso es algo que hay que hacer», explica.

«El principal problema es que no hay infraestructuras. En Valencia tenemos un solo campo y ya no tiene más horas libres. Está siempre lleno y no da más de sí. Tener más infraestructuras sería lo primero para poder crecer»

Pero añade más cosas. «A nivel nacional sería también muy interesante atraer a jugadoras de fuera que pudieran venir y subir el nivel de la liga, que vengan también entrenadores que pudieran traer cosas nuevas y que ayudaran a formar a más entrenadores. Todo esto haría subir el nivel de la liga, los partidos serían más atractivos y también se conseguiría que fuera más gente a verlos».

El caso particular de Candela García

Aunque también cuenta que con el tema del covid todo se ha complicado exponencialmente. «Hemos tenido muchas restricciones, ha sido más difícil entrenar que nunca, con el campo cerrado en algunos momentos. Ha sido bastante complicado, pero estoy bastante contenta porque se ha podido jugar la liga, hemos hecho un buen papel y con todo lo que ha sucedido creo que es para estar contenta».

En cuanto a como se metió ella de lleno en el sófbol, reconoce que es una historia «un poco rara», aunque en realidad es la de una chica apasionada del deporte y que encontró el suyo en el sófbol. «Yo vivía en La Serranía y conocía el complejo de especialización deportiva de Cheste, me gustaba mucho y tenía claro que quería ir allí. Conocía gente que estaba allí, así que tenía que buscar algún deporte de los que estaban allí. Un día probé en el béisbol y me encantó, me hicieron las pruebas y fue como entré».

Ahora está en un gran momento, creciendo como deportista y también destaca la importancia que el Proyecto FER tiene en este punto. «Es muy importante por muchas cosas, sobre todo porque estás junto a otros deportistas de otras especialidades con los que compartes objetivos, se crean sinergias entre nosotros. Ves lo que van consiguiendo y eso te motiva y te ayuda. Es algo que anima. Y luego está la parte económica, claro, que también es clave para el tema de tener mejor material, los viajes y todo lo necesario».

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies