El heptatlón español está de enhorabuena. Viene una cosecha de deportistas fantástica, con María Vicente a la cabeza, pero con unas secundarias de gran nivel. Una de ellas es la castellonense Claudia Conte (14/11/1999, Benicàssim), que está refugiada en ese paraíso que es Benicàssim pasando este duro confinamiento que ella afronta con cierta calma. «Tengo una casa más o menos grande, con un poco de jardín y una recta de unos veinte metros que acaba en rampa. Puedo hacer algunas cosas».

Muestra su versión más optimista, sin embargo, la incertidumbre sobre el futuro cercano la agota mentalmente, «es más duro psicológica que físicamente», reconoce la heptatleta española. «Soy una persona acostumbrada a estar poco tiempo en casa y ahora se me está haciendo duro, pero es un momento en el que toca ser responsables y pensar en lo que es mejor para todos», cuenta a Yo Soy Noticia.

«Estamos entrenando duro en nuestra casa, haciendo un poco de todo y no sabemos si ese esfuerzo va a valer para algo porque igual se cancelan todas las competiciones»

Claudia Conte no ha parado desde que empezó la cuarentena. «Hago un poco de todo, tengo bici estática y elíptica y vamos haciendo cosas dentro de lo posible, pero no tiene nada que ver con lo que hacíamos antes», explica durante la charla.

Foto: Sportmedia

Una dura cuarentena

Además del aspecto deportivo, su vida ha dado un giro de 180 grados porque ella ‘vivía’ fuera de casa debido a los «largos entrenamientos» que requiere una modalidad atlética tan compleja como el heptatlón y a que se encuentra cursando el Grado en Ingeniería de Diseño Industrial y Desarrollo de Productos.

Y por otro lado, está preocupada por si este parón corta su progresión. «Mira, había empezado con muchas ganas a entrenar al aire libre, pero de repente nos han cortado el grifo. Es una lástima porque a nivel físico me encuentro muy bien«, va describiendo la deportista, que reconoce que ha tenido un invierno «complicado» por molestias y pequeñas lesiones. «No he podido entrenar lo que me hubiera gustado y ahora había activado el chip de recuperar ese tiempo perdido. Tenía muchas esperanzas en esta temporada, pero no podemos hacer nada contra todo esto».

A pesar de todo, no pone un reproche en nada Claudia Conte, que sigue preparándose con un objetivo claro para esta temporada, si es que la normalidad se recupera en algún momento.

«Mi gran reto de esta temporada es el Europeo de París, pero no sabemos qué pasará, cada país se recuperará a un ritmo y no sabemos si se podrá hacer»

Mucha incertidumbre para 2020

Esta es la maldita incertidumbre a la que refiere ella y muchos otros deportistas, que ya ‘descansan’ desde la oficialización del aplazamiento de los Juegos de Tokio, algo que abre la puerta mínimamente a nuestra protagonista. «En 2020 tenía claro que era algo imposible, para 2021 pues es muy muy muy complicado, pero no se, nunca se sabe lo que puedo mejorar en un año. No quiero decir que no antes de que empiece 2021«. Lo dice con la boca pequeña, pero se le intuye una pequeña sonrisa de solo imaginarlo. Los Juegos son los Juegos.

Lo que sí cree que se disputará es el Nacional de este verano, programado en Getafe. «Soy optimista, una vez que el coronavirus se pueda controlar en España, creo que es posible que lo podamos hacer porque solamente participamos deportistas de aquí, pero habrá que ver cómo evoluciona todo».

Sobre la expansión del coronavirus, Conte asume que es probable que lo acabe pasando un porcentaje muy alto de la población. «No quiero cogerlo, claro, pero me preocuparía más por familiares cercanos y que tienen las defensas bajas que por mí, que soy una persona joven. Me daría mucho más miedo por ellos».

Con apenas 20 años, se ha convertido en una de las caras visibles de un heptatlon femenino que crece vertiginosamente, y eso que ella misma reconoce que tiene mucho que mejorar. «Tengo que coger fuerza porque las vallas y el 200 son pruebas que me cuestan más. Y el peso también. He mejorando bastante en los últimos tiempos, pero me queda mucho camino por recorrer. Las iremos sacando poco a poco».

Foto: Sportmedia

La importancia de María Vicente

No se pone techo ni le gusta dar las cosas por imposibles. Ese es el espíritu del nuevo atletismo español, que ha ido desarrollándose con mucha fuerza en pruebas que históricamente no han sido las mejores para los nuestros. «En el heptatlon somos chicas jóvenes las que estamos en mejores marcas. Creo que eso es importante, hemos llegado a un buen nivel y todas tenemos margen para seguir mejorando», explica.

«La figura de María Vicente, que es muy mediática, es muy importante para nosotras, hace que cada día más niñas quieren imitarla, conozcan nuestra prueba, se fomenta la competitividad y todas nos vamos ayudando a ser mejores cada día»

Y en tiempos de coronavirus, Claudia Conte reconoce la importancia sideral que tiene tener tras de sí a un programa como el Proyecto FER. «Si es importante de normal, imagínate ahora. Muchos deportistas que dependen de las becas están a la espera de ver qué pasa si se cancelan todas las competiciones. Yo los tengo a ellos detrás de mí y es fundamental. Se vuelcan en nosotros y nos valoran más allá de nuestros resultados. Es un programa más cercano y humano y una ayuda que va más allá de lo económico», finaliza la deportista del Playas de Castellón.

Fotos: Sportmedia

 

 

 

 

 

 

 

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies