El Club Karate Kenkyo llegó en 2013 de las manos de un apasionado de este deporte como es Rubén Rubio, actual entrenador y presidente. Se encontraba en otro club pero su maestro Miquel Muñoz durante más de 20 años falleció, así tuvo que emprender un nuevo camino en busca de continuar impulsando este deporte.

Desde entonces cuentan con más de 150 karatecas que deciden aventurarse en el karate desde los tres años en adelante. Tiene varios lugares de entrenamiento ubicados en los municipios de Godella, Burjassot, Benisanó, l’Eliana y Ribarroja, también Valencia, donde disfrutan de lo lindo entrenando en familia. El ambiente es formidable y eso es lo que está provocando que deportistas de otros pueblos quieran formar parte del Kenkyo.

Estoy muy orgulloso del ambiente que he conseguido generar en el club”, cuenta Rubén Rubio a YSN. En su faceta como entrenador nunca le ha gustado mantener mucha distancia entre sus alumnos. Él prefiere fijar esas directrices para poder entrenar de una manera más acorde a su estilo y forma de entender el karate. “Están saliendo las cosas bien y la gente tiene inquietudes de venir con nosotros. La idea que tengo es formar gente para que sean buenos mañana. Ser campeón junior o cadete es una maravilla pero, como competidor, la aspiración tiene que ser llegar a arriba en absoluto”.

La idea que tengo es formar gente para que sean buenos mañana».

Lleva 14 temporadas preparando a karatecas y aportando su granito de arena para que los jóvenes puedan luchar por sus sueños practicando un deporte que será olímpico en Tokio 2020, una cita que debe impulsar el crecimiento de esta disciplina. La selección tiene una serie de candidatos para representar a España en el gran evento deportivo y para el próximo ciclo olímpico esperan que algún componente del Kenkyo pueda estar ahí.

Único club con karatecas FER

Los resultados están llegando a base de esfuerzo y entrenamiento como refleja que el Club Karate Kenkyo sea el único club de esta disciplina que aporta karatecas al Proyecto FER, una iniciativa de capital privado llevada a cabo por Juan Roig a través de la Fundación Trinidad Alfonso. Entre ellos se encuentran los hermanos Pablo (17-01-1997) y Sonia Pereira Villalobos (21-12-2001) y Jorge García Vernetta (24-01-2001).

Pablo acumula un gran número de medallas a nivel nacional que le hacen situarse como todo un referente del karate, destacando especialmente su Campeonato de España Sub21 que ganó en 2016 en la modalidad de kumite. Actualmente también ayuda a los más pequeños con la formación, algo habitual para el crecimiento y la mejora del buen ambiente dentro del club.

Sonia es una de las karatecas más prometedoras del panorama nacional debido a su implicación que le ha llevado a firmar un fabuloso quinto puesto en el Campeonato del Mundo cadete, modalidad kumite individual, en Tenerife en 2017. Además, en su primer año en la categoría junior ya ganó la Liga Nacional en la misma modalidad.

Por su parte, Jorge “está dando la talla tanto a nivel internacional como aquí”. Con sus 17 primaveras ya compite en absoluto y su entrenador confía que “será un buen senior”. Ya ha sido campeón de España junior en kumite y espera seguir creciendo en sus salidas al extranjero.

Los deportistas FER entrenan 4 ó 5 días a la semana, en función de las competiciones y los viajes que tengan, especialmente desde la entrada del circuito mundial en las categorías cadete y junior, gracias a que el Karate ya es deporte olímpico. Por ese motivo han querido incorporar a las jóvenes promesas que en octubre disputarán los Juegos Olímpicos de la Juventud, donde Sonia estuvo muy cerquita de conseguir la plaza.

El Circuito mundial es muy entretenido y exigente. Les da la oportunidad, no solo de competir a ese nivel cuando te convoca la selección, sino que si tienes las posibilidades o la ayuda, en este caso del Proyecto FER, de poder estar rondando a nivel internacional que es lo que ellos necesitan”.

Cabe destacar que Marta Ten (2004) no pudo optar a la beca FER porque se modificaron las fechas de competición, debido a que ahora el karate es deporte olímpico y debe tener un calendario acorde a ello. Sin embargo, lo que sí ha podido disputar es el Circuito Mundial en Bulgaria, donde obtuvo el bronce en su primera competición de esta índole. “Tiene una madurez muy distinta a las niñas de su edad. Es una chica que siempre ha tenido muy claro su objetivo y a día de hoy sigue persiguiéndolo. Lleva una progresión muy buena”. Sus medallas en los campeonatos de España, su victoria en la Liga Nacional… son unos logros que hablan por sí solos de su progresión.

Una de las grandes metas a largo plazo es poder preparar a los deportistas para París 2024. “Es una fecha en la que en cuanto a juventud-madurez estarían con ese puntito de entusiasmo, sabiendo lo difícil que es”.

La importancia de la motivación deportiva

Rubén Rubio también es técnico en la federación valenciana y eso le permite tener un mayor campo de visión en cuanto a los karatecas. “Creo que hay mucho talento en la Comunidad Valenciana pero a veces falta ambición. A veces los deportistas se premian a sí mismos con el hecho de representar a la selección autonómica… Quieren llegar a un punto ‘a’ sin hacer el trámite para llegar. Pese a ello, creo que el karate valenciano tiene una buena salud”.

En su club trata de impulsar una filosofía que le ha ido muy bien durante sus 14 años como entrenador. “Con mis deportistas intento que la familia esté apoyando, que el deportista esté centrado en su entrenamiento visible e invisible, su nutrición, su cabeza… porque igual lo que nos falta es saber gestionar el entrenamiento mental. Yo conseguí disfrutar mucho de la competición cuando fui a un psicólogo deportivo. Es algo que te va a ayudar en todos los aspectos de tu vida porque el deporte se ve reflejado en ella. Por ahí igual podríamos sacar más rendimiento de los deportistas”, propone.

La gestión mental poco a poco se va implantando en los clubes profesionales pero todavía falta un mayor impulso para que termine de explotar y que la gente sea consciente de su importancia. “Lo que hago es intentar, de lo que he aprendido de la psicología deportiva, transmitir hasta dónde llego y cuando ya no llego les aconsejo que vayan a una persona de confianza. A todos les ha dado buen resultado cuando han probado”.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies