Sobre el agua y sobre el cuadrilátero. Éstas son las dos superficies en las que han brillado sendos componentes del Proyecto FER durante este último fin de semana. La pareja de ases la han compuesto Lidón Muñoz del Campo y José Quiles. Dos deportistas que, en mayor o menor medida, abrigan esperanzas de clasificarse para los Juegos Olímpicos de Tokio.

Por su estado de forma, pletórico y exultante, las primeras líneas de este relato corresponden a Lidón, que se ha exhibido en el Campeonato de España de natación en piscina corta disputado en Gijón. La nadadora castellonense afrontaba cinco pruebas individuales. El balance ha resultado brillante: tres oros (en los 100m estilos, 100m libre y 50m libre) y dos platas (50m mariposa y 200m libre).

Además, establecía cuatro récords de España. La nadadora FER se hizo amiga de la campana de la piscina asturiana, un ritual que simboliza la llegada de un nuevo tope nacional. Especialmente relevante resultó la marca alcanzada en los 50m libre (24,16, un registro colosal). Además, los récords en los 100m libre y 50m mariposa suponen derribar registros vigentes desde hace 10 años, la época de los bañadores de poliuretano, posteriormente prohibidos.

Por tanto, a pesar de la tremenda dureza de las mínimas exigidas para viajar a Tokio, Lidón ha de ser optimista. La castellonense se supera cada año. Sigue sin atisbar su techo. Continúa arañando décimas al crono. En definitiva, la deportista castellonense ha hecho acopio de moral y confianza a apenas un mes de afrontar su primera oportunidad de lograr el pasaporte olímpico.

Será en Ámsterdam, el fin de semana del 14 y 15 de diciembre. Si no logra su objetivo en la capital holandesa, todavía dispondrá de dos opciones más: el Campeonato de España Open de Primavera, evento que se disputará en Sabadell a principios de abril; o el Campeonato de Europa, certamen previsto en Budapest en el mes de mayo.

Mientras Lidón se dispone, en breve, a afrontar un evento crucial para intentar sellar su presencia en los Juegos Olímpicos, José Quiles vuelve a soñar con la capital nipona. El púgil eldense alcanzó la cumbre en 2017. Con tan sólo 20 años, logró la medalla de bronce en el Campeonato de Europa absoluto disputado en Ucrania. Después de ese gran éxito, Quiles se adentró en una especie de travesía por el desierto. Solo halló un oasis: otro bronce en el Europeo sub-22 en 2018.

Felizmente, las dudas y tribulaciones han llegado a su fin. Hace tres semanas, el boxeador FER alcanzaba el oro en un Torneo Internacional desarrollado en Polonia. El pasado sábado, repetía título. En este caso, en un Encuentro Internacional celebrado en Bielorrusia. Quiles endereza el rumbo. El deportista eldense recupera sensaciones y se reencuentra con su mejor versión. Buenas expectativas de cara al Campeonato de Europa, evento previsto para marzo en Londres y clasificatorio para Tokio 2020.

El fin de semana también dejó otras dos buenas noticias. En judo, el Valencia Club de judo (en el que se integra la deportista FER Ana Pérez Box, y los ReFERentes Sugoi Uriarte y Laura Gómez) era uno de los 8 combinados que participaban en la Golden League femenina (la principal competición por clubes a nivel continental). Finalmente, el equipo valenciano obtenía una meritoria medalla de plata.

Por último, en tenis de mesa, el joven palista alicantino Marc Gutiérrez (18 años) era uno de los 4 jugadores convocados por la Federación Española para disputar el Torneo Internacional juvenil de Portugal. Sin suerte en el cuadro individual, sí fue partícipe de la medalla de bronce lograda por la selección española en el torneo por equipos.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies