Descubriendo a Jesús Gasca, el único luchador profesional de grecorromana en España
#yotengoFer

Descubriendo a Jesús Gasca, el único luchador profesional de grecorromana en España

Jesús Gasca (27/01/1994), nuevo componente FER 2017, practica la lucha olímpica desde los 14 años. Desde hace cinco, está en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid, ciudad donde nació aunque desde pequeño se ha criado en el Puerto de Sagunto.

Hace dos semanas, el valenciano debutó en el Campeonato de Europa absoluto, todo un reto que no pudo afrontar como él había soñado debido a una lesión de rodilla. Bajo este contratiempo, Gasca no pudo “soportar la intensidad de la competición” y fue eliminado en la primera ronda.

“La lucha es como el ajedrez, siempre hay una jugada nueva. Nunca dejas de aprender. Es un deporte de estrategia, siempre hacemos un estudio del rival porque cada uno tiene su jugada, nosotros la analizamos para tener un plan A,B y C”

Proyección internacional

Pese a no estar al 100% físicamente, Jesús Gasca no se plantea renunciar esta temporada a ningún compromiso. El próximo mes de junio viajará a Italia y Francia para participar en los dos últimos torneos antes del Gran Premio de España que se celebrará en julio.

“Yo creo que llegaré bien. Me lesioné hace tres semanas pero no es importante, solo es un esguince en el ligamento. Esta semana he estado parado, voy a empezar a correr y con la rehabilitación con el fisioterapeuta. En dos semanas estaré bien”, explica el luchador, optimista con los plazos de recuperación.

No obstante, el punto de mira lo tiene puesto sobre otra gran cita: el Mundial absoluto que tendrá lugar en París la última semana de agosto. En noviembre, el Campeonato del Mundo sub – 23 es otro de los certámenes internacionales que el deportista FER tiene apuntado en su agenda. Habrá que esperar hasta noviembre aunque su objetivo, a falta de seis meses, es conseguir medalla.

“En España, soy el único profesional de lucha grecorromana gracias a las becas del Proyecto FER. Somos siete categorías de peso así que, de todos los que somos, solo cobro yo”

gasca campeon españa grecorromana

El tamaño no importa… tanto

Deportistas con un físico envidiable. Grandes, corpulentos y muy musculosos. Esta es la imagen que el cine ha vendido al público acerca de los luchadores, representados miles de veces por personajes bélicos como los gladiadores o los mercenarios.

Lejos de la gran pantalla, en la lucha olímpica la fuerza no es lo más relevante. “Es importante tener cabeza sobre todo. Lo ideal es que también te acompañe el físico pero en el combate si te equivocas en la posición o en el agarre, por ejemplo, ya estás fuera. Comienzas subiendo la montaña y en cada fallo será un desgaste físico que tendrás de más”, comenta.

Llegar y besar el Santo

Gasca siempre ha sido un apasionado del deporte y tras probar varias disciplinas terminó decantándose por la lucha olímpica, en parte, por culpa de su hermana mayor.

“Vi que ella viajaba mucho y a mí me gusta mucho viajar. Con 14 años me dio por probar y me di cuenta que se me daba bastante bien. A los tres meses ya saqué una medalla en el Campeonato de España”, relata con cierto orgullo.

Jesús Gasca: “A los 3 meses de empezar en la Lucha me llevé el Bronce en el Campeonato de España”

 

Pero el éxito no cae del cielo. Jesús Gasca es, como él mismo se define, un “tío muy físico” y resistente que no tiene miedo, no duda ante su rival y sabe actuar en cada momento aunque no todo iba a ser bueno. “Mi principal punto débil es el nerviosismo antes del combate. Salgo demasiado nervioso, hiperactivo. Aunque una vez dentro se suele olvidar por instinto de supervivencia”, reconoce.

“Es muy difícil vivir de esto. Solo puedes vivir si consigues entrar en la liga alemana – considerada la mejor del mundo –  o tener una medalla internacional y conseguir que te paguen de entrenador en algún sitio”

campeon españa absoluto gasca

El talento, sin trabajo, no sirve de nada

Es un hecho que Gasca goza de unas cualidades físicas y un don innato para practicar este deporte pero como para todo joven talento, el trabajo es la base del éxito. Hasta cuatro horas de entrenamiento al día, corriendo, remando, levantando pesas, nadando y sobre el tapiz mejorando la técnica.

Esta es la rutina de entrenamiento de todo un luchador que busca siempre aprender porque “la lucha es como el ajedrez, siempre hay una jugada nueva”. De hecho, el valenciano admite que en este deporte el mejor momento de sus carreras deportivas llega sobre los 28 años, edad con la que “ya estás a punto de retirarte”.

Aunque las comparativas son odiosas, al igual que hacen los equipos de fútbol, los luchadores pueden pasarse horas visualizando vídeos de sus rivales o de ellos mismos para identificar los fallos cometidos.”Es un deporte de estrategia, siempre hacemos un estudio del rival porque cada uno tiene su jugada, nosotros la analizamos para tener un plan A,B y C. Invertimos mucho tiempo en corregir errores. Hay entrenamientos destinados exclusivamente a corregir un error de los diez que has podido cometer en un combate.”, comenta.

entrenamiento GascaLa grecorromana, un futuro por conquistar

En España, organizaciones, clubes y algunas federaciones siguen trabajando por fomentar los deportes menos mediáticos. En el caso de la lucha, aunque los últimos años ha ganado adeptos junto a las artes marciales, todavía es una utopía la profesionalización de la práctica de esta disciplina.

“Es muy difícil vivir de esto. Solo puedes vivir si consigues entrar en la liga alemana – considerada la mejor del mundo –  o tener una medalla internacional y conseguir que te paguen de entrenador en algún sitio. Hay luchadores en otros países que por tener una medalla olímpica tienen la vida solucionada. En Italia, por ejemplo, por ser luchador o boxeador tienen una plaza asegurada en la Policía”, relata Gasca con indignación.

Aún con todo, el joven deportista FER consiguió el pasado año un meritorio quinto puesto en el Europeo, un premio que reconocía su ambición y coraje ante el hancicap de los españoles que salen “tres veces contadas” en un deporte donde es muy importante tocar a gente diferente.

El Proyecto FER, profesionalidad y motivación

Por encima de las adversidades y los resultados hay una realidad que supera al propio Jesús y que afecta a todos los luchadores. “En España, soy el único profesional de lucha grecorromana gracias a las becas del Proyecto FER y Podium. Somos siete categorías de peso así que, de todos los que somos, solo cobro yo. En lucha libre olímpica, hay un chico y una chica que cobran. Somos tres en todo el país”, desvela. 

Tres jóvenes promesas que se han convertido en referente para quienes vienen por detrás pero también para aquellos que se quedaron en el camino y que han tenido que dejar de hacer lo que más les gusta por falta de recursos económicos. “Para mí supone una motivación que el Proyecto FER haya vuelto a confiar en mí. Ya estuve hace un par de años. Me sacaron porque me rompí el cruzado y no pude obtener resultados. Ahora se han vuelto a fijar en mí”, concluye.

 

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies