La Selección Española de ciclismo adaptado para sordos, ha vuelto de Alanya, Turquia con el bronce en el Campeonato de Europa en el que el alicantino Pablo Ivars ha sido pieza fundamental para que el combinado nacional volviese con un metal del criterium internacional.

Este europeo consiste en 4 pruebas, la primera de ellas los 1.000 metros sprint, en la que se disputa una ronda de eliminatorias de uno contra uno y va avanzando rondas el que gana cada tanda hasta llegar a la final. En esta prueba, Ivars se tuvo que enfrentar «a un ruso que ha sido varias veces campeón de Europa y del Mundo en diferentes pruebas, siendo imposible pasar de ronda», nos contaba el ciclista alicantino.

La siguiente de ellas, la crono individual sobre una distancia de 30 kilómetros en la que logró una meritoria 14ª posición en un recorrido exigente que puso contra las cuerdas a todos los participantes. En la prueba sobre la distancia de 50 kilómetros en la que se completaban 28 vueltas a un circuito, en la que los 4 primeros en cruzar la meta sumaban puntos, Ivars tuvo que abandonar por una avería mecánica.

Pablo Ivars: «Por las circunstancias actuales derivadas del Covid no hemos podido apenas realizar carreras para ir cogiendo forma».

Pero sin duda alguna, el alicantino sacó su máximo rendimiento en la prueba en ruta. Una carrera de 110 kilómetros en la que logró meterse en el grupo perseguidor de los escapados, algo que le valió para cruzar la meta en décima posición. El resultado de los españoles, sirvió para que España se llevase el bronce, sólo por detrás de Rusia y Eslovaquia «pero claro, sus ciclistas son todos profesionales y participan en equipos UCI Pro Team, es decir, se dedican exclusivamente a ello», matiza Pablo.

Balance positivo de la prueba

Los resultados «han sido más que positivos e incluso por encima de las expectativas dado el gran nivel que había en el Europeo, teniendo en cuenta que por las circunstancias actuales derivadas del Covid no hemos podido apenas realizar carreras para ir cogiendo forma, por lo que realizamos varias concentraciones de tecnificación, alguna de ellas en el CAR de Sierra Nevada», explica el internacional español, consciente de que la falta de ritmo de carrera, siempre acaba marcando la distancia en pruebas como esta.

El balance final es bueno a nivel individual y de grupo, ya que el objetivo era que los cliclistas que formaban el combinado nacional lograsen entrar en el Top-10 en al menos una de las pruebas.

Pablo Ivars: «Toca analizar esta competición, asimilar lo conseguido, corregir errores y pulir detalles que me permitirán estar más adelante en futuros campeonatos».

Ahora «toca analizar esta competición, asimilar lo conseguido, corregir errores y pulir detalles que me permitirán estar más adelante en futuros campeonatos, como el de España en el que habrá una prueba de contrarreloj individual y una de ruta, luego ya será el momento de preparar el Mundial de MTB que se celebrará en noviembre», explica el alicantino.

Deporte sin barreras

Como cualquier niño, Pablo empezó pronto a andar en bicicleta «aunque fue en 2015 cuando empecé a participar en carreras de MTB donde me entraron en vena las competiciones en MTB y posteriormente en Carretera», nos explica el alicantino.

Al tener discapacidad auditiva, circular por carretera sin poder escuchar los sonidos que le envuelven pero resultar peligroso pero «normalmente en las carreras, al ser circuitos cerrados y cortados al tráfico no hay problema pero sigue habiendo señales acústicas como avisos de otros corredores, como en MTB que te piden paso para adelantar, de las que tienes que estar pendiente», detalla Ivars.

En carreras de carretera al no usan pinganillos con el equipo «lo que hace que no puedas estar pendiente de las estrategias de otros corredores o cuánto tiempo hay de diferencia respecto a los fugados/pelotón por lo que es complicado gestionar una carrera con estrategias sin referencias y avisos del director de carrera», nos cuenta Pablo.

Sin embargo en su caso «la sordera es leve y llevo audífonos por lo que me puedo defender ante las señales acústicas que ocurren en la carretera como escuchar que viene un coche por detrás o que te pitan. Los ciclistas con sorderas profundas pueden defenderse dentro del campo visual delantero pero siempre tienen dificultades por lo que pueda venir por detrás al no tener señales tanto acústicas como visuales, hay quien utiliza retrovisores aunque no es lo común», nos comenta el ciclista alicantino.

Pablo Ivars: «Al final acabas girándote cada dos por tres para estar al tanto de lo que ocurre por detrás».

De hecho muchas veces pueden darse problemas de comunicación si se circula en grupo «ya que si te quieren adelantar avisando o decirte algo es complicado ya que no escuchas cuando te avisan, al final acabas girándote cada dos por tres para estar al tanto de lo que ocurre por detrás», concluye Pablo.

Sus objetivos ahora son dos y son innegociables. El Campeonato de España y el Mundial de MTB que se celebrará en Noviembre cuando la temporada en carretera ponga el punto y final, y ahí Pablo, será de nuevo uno de los ciclistas a tener en cuenta, poniendo de nuevo en valor que el deporte es sin duda el mejor aliado para hacer frente a la adversidad.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies