Llega a este impresionante proyecto de capital totalmente privado, impulsado por Juan Roig a través de la Fundación Trinidad Alfonso, con la motivación y la certeza del enorme respaldo que supone entrar en él. «No solo te dan una ayuda económica sino que te tratan como que formas parte de un equipo: se interesan por tus logros, intentan que conozcas a más deportistas… es algo más familiar y todo eso me ha llamado mucho la atención«, cuenta a YSN.

Ella lleva bastantes años en la selección y con la absoluta ya ha disputado dos campeonatos, cosechando una excelente séptima plaza en el Campeonato de Europa de Italia en 2017. Fue un resultado que le abrió las puertas para ingresar en el citado proyecto.

Hay tantos deportes que a veces piensan que juego a rugby, otras a vóley, otras a hockey, no se aclaran. Incluso a waterpolo«

El sofboll es un deporte muy parecido al béisbol pero con mayor ritmo, jugadas más dinámicas, algo que llamó especialmente la atención de Meritxell. Pese a ello son dos disciplinas que en España trabajan de la mano al compartir federación. Aquí es tradición llevar a los niños al béisbol y a las niñas al softbol.

En otros países las federaciones están separadas, de tal manera que si en España se hiciera lo mismo el softbol podría crecer más porque «como hay más chicos que practican béisbol crece más que el softball». «El deporte masculino se practica más, se promociona más y al final nos quedamos un poco en la sombra siempre«, manifiesta. A ella le encantaría que más hombres practicaran su deporte.

El sueño olímpico aguarda

El regreso del softbol a los Juegos Olímpicos tras su ausencia en Londres 2012 y Río de Janeiro 2016 supone un plus de motivación para todos los deportistas de esta gran disciplina, un tanto olvidada. «Muchos lugares de Europa ya están entrenando, los equipos van a tope con la vista puesta en 2020 y en España seguimos sin recibir dinero por parte del estado. Yo estoy intentando entrenar individualmente todo lo que puedo y la verdad es que el Proyecto FER me está ayudando mucho«.

Esta temporada está entrenado como si fuera olímpica, es algo que puede afirmar porque una compañera de entrenamiento que es checa tiene una serie de entrenamientos que la valenciana está siguiendo. Se está preparando para Tokio 2020, aunque la percepción es que a nivel nacional no se le está dando el impacto que merece, por ello no se trabaja con la mente puesta en los Juegos Olímpicos.

Mientras tanto, continúa disfrutando de este deporte en el Fénix de Valencia, donde el año pasado ganó la liga Nacional de División de Honor de España, además de quedar segunda en la Copa, la cual le abrió las puertas a jugar el Europeo con su club. «Nuestro objetivo sería conseguir medalla en el europeo«.

Precisamente en el club tienen una escuela bilingüe. «Intentamos que además de aprender deporte también puedan aprender inglés«, afirma. Es una buena forma de amortizar el tiempo, algo que también hace genial con los estudios de Fisioterapia, priorizando sus entrenamientos y adaptando como puede sus estudios que se encuentran muy cerca de su conclusión.

En el futuro le gustaría continuar con su carrera deportiva en Australia porque allí tienen la liga que se lleva a cabo en diferentes meses del año. «Aquí en España nos pasamos seis meses de pretemporada solo entrenando y lo que necesitamos son más partidos y más juego. Por eso me gustaría fichar por un equipo de allí y pasar nuestra pretemporada entrenando y jugando que es, al fin y al cabo, lo que más te hace mejorar», avisa.

Fotos: Jose Royo

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies