El nombre del valenciano Kike Alhambra empieza a sonar con fuerza a nivel nacional, más si cabe después de lograr proclamarse Campeón de España Juvenil en Valedemoro en las distancias de 100 espalda (1:03.24), 50 mariposa (27.13 segundos), 100 mariposa (1:01.04) y 50 espalda (29.34), batiendo además el récord nacional en piscina corta de las tres últimas en clase S13 (discapacidad visual).

Enrique Alhambra

El nadador valenciano, sigue entrenando en su club de toda la vida, el Club Valenciano de Natación dónde además entrena con normalidad con el resto de nadadores. Desde el primer día «entreno como uno más sin ningún tipo de problemas. Es cierto que me cuesta un poco más ajustar os virajes por el tema visual, pero al final te lo aprendes y los tiempos se ajustan», nos cuenta el Campeón de España.

Kike Alhambra: «Desde el primer día entreno como uno más sin ningún tipo de problemas».

Para ser la primera competición del 2021 «la verdad es que estoy muy contento con el resultado, no obstante creo que todavía puedo ir más rápido y tengo mucho margen de mejora. Este campeonato me ha venido genial para coger un poco de energía de cara a lo que viene por delante», comenta Alhambra, que además reconoce haber esperado el momento «con muchas ganas por poder volver a competir, pero sobre todo por poder ver de nuevo a mis compañeros/as».

Se lanzó al agua con poco más de seis meses, como muchos de sus compañeros del club, que vives desde muy pequeños metidos en el agua. A los seis años le diagnosticaron un problema macular, que sin embargo no ha sido problema para convertirse en una de las promesas más incipientes de la natación nacional.

Enrique Alhambra con sus últimas medallas internacionales logradas en Berlín.

En Sierra Nevada a la caza de la mínima olímpica

Ahora se entrena en el Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada a 2.320 metros de altura, para preparar el Trofeo Ciudad de Barcelona y el Campeonato de España Absoluto de Castellón que se celebran en este mes de Febrero y marzo respectivamente. Estas serán las dos pruebas de fuego para alcanzar la mínima olímpica y convertirse en uno de los deportistas más jóvenes en ir a unos juegos paralímpicos.

Kike Alhambra: «Trabajo con mucha confianza en mis posibilidades, ya que depende de mi rebajar esas décimas para lograrlo».

Todo el esfuerzo que lleva realizando en las últimas fechas se encaminan a lograr la marca que le permita llegar a Tokio «y trabajo con mucha confianza en mis posibilidades, ya que depende de mi rebajar esas décimas para lograrlo. Es cierto que la situación es un poco extraña, y los juegos no serán lo mismo, pero sin duda sería algo increíble poder llegar a estar allí», explica Kike.

Enrique Alhambra

De momento toca trabajar «y mucho, durante los días que estemos aquí, ya que aunque nos cueste adaptarnos a la altura, seguro que estas condiciones nos ayudan a lograr el objetivo. Por esfuerzo y ganas no va a ser», nos cuenta el valenciano, que además suele competir tanto en competiciones adaptadas como en competiciones para deportistas sin limitaciones.

En ellas compite en igualdad de condiciones «con todos los compañeros, aunque es verdad que hay algunos que van muy rápido y es imposible pillarlos, pero es cierto que en la zona media, suelo tener buenos resultados», sentencia el nadador del Club Valenciano de Natación, que tiene por delante el ambicioso reto de disputar sus primeras paralimpiadas sin haber cumplido la mayoría de edad.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies