El Proyecto FER y la suerte de los deportistas valencianos | Yo soy noticia

El Proyecto FER presentó recientemente su nueva temporada bajo el lema de ‘Revolución Valenciana’ con la mirada puesta en los próximos Juegos Olímpicos y Paralímpicos de París 2024. Se trata de la décima edición que presenta la Fundación Trinidad Alfonso presidida por Juan Roig, con la que impulsa y da apoyo a 140 deportistas valencianos para acercarlos y acompañarles en sus objetivos.

Para hablar de esa década de historia y de este nuevo año de Proyecto FER, su director Iván Colmenarejo visitó el programa de radio y televisión de YoSoyNoticia.es.

Los deportistas valencianos son unos afortunados de tener detrás un apoyo como este, como nos confirma el propio Colmenarejo en la entrevista mantenida. «Ojalá haya más gente y empresarios que apuesten por el deporte en otras comunidades», desea, hablando del deporte como «el arte más sano», y expresando que es una inversión que merece la pena.

El Proyecto FER lo lleva demostrando durante los últimos 10 años, y los resultados demuestran que no cae a saco roto. Colmenarejo echa la mirada atrás, y se queda con el orgullo de ver a deportistas crecer siguiendo el proceso dentro del proyecto. «Una de las cosas que más me gusta es cómo entran muchos deportistas en vivero, van pasando por todas la categorías y llegan a los juegos», comenta.

Medallistas olímpicos, que él mismo tuvo que entrevistar en su momento siendo muy jóvenes. «Verlos cómo entran en esa primera entrevista, tímidos y atemorizados con 13-14 años y verles 8 años más tarde así, pasando por todos los ciclos y acompañarles», explica. Todo ese proceso hace que se quede, como dice, una especie de familia. «Compartes éxitos y fracasos, y es muy bonito de vivir», añade.

Ambición y exigencia

Año tras año, el Proyecto FER crece. «Cada vez cuesta más», expresa, teniendo en cuenta la exigencia de las bases. «Es la forma de encontrar el nivel en la Comunitat Valenciana. Intentamos subir un peldaño más porque creemos que ahí es donde está el valor añadido», comenta.

También incide en el «compromiso por parte de los deportistas» y la importancia de encontrarlo, para que «esta revolución en un ciclo olímpico más corto se convierta en nuevas generaciones de deportistas en París, para los que el proyecto intenta ayudar de una manera lo más sana posible para acelerar ese proceso y puedan vivir aunque sea como nóveles sus primeros juegos».

Para esta edición, cuentan con 53 caras nuevas entre los seleccionados. «Una gran noticia», como declara Colmenarejo, pues recalca también la importancia que entre «savia nueva». Ya no solo en deportistas, sino también en disciplinas: «Ya nos quedan poquitas. Este año tenemos tiro olímpico y waterpolo como novedades. Es una maravilla ver que hay todavía disciplinas a la que no habíamos llegado».

Entre las modalidades que están incluidas para los Juegos Olímpicos debe jugar el Proyecto FER. Algo que cada ciclo va variando debido a los cambios del COI. «Nosotros tenemos que ceñirnos a esto por desgracia, porque hemos visto algunos casos que desde nuestra opinión no tocaba que saliesen», lamenta.

Desde la entidad, esa es la primera exigencia. El baremo de disciplinas que pone el COI. En ese sentido se le ha preguntado a Colmenarejo por el talento que se queda fuera de las ayudas al no ser considerado deporte olímpico, y la posibilidad de que algún día entraran dentro del proyecto. «Lo que pasa es que entonces dónde pondríamos el tope. Nos ayuda a cribar. No os imagináis lo difícil que es hacer una selección de candidatos», expone al respecto.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies