Lydia Valentín en la halterofilia es un poco lo mismo que Rafa Nadal en el tenis, Carolina Marín en el bádminton o Mireia Belmonte en la natación. Son estrellas mundiales, deportistas que ocupan portadas y seducen a los focos a cada paso que dan, pero su importancia es vital para animar a muchos niños y niñas a seguir su ejemplo.

Y eso está ocurriendo en la mencionada halterofilia, donde por detrás de la berciana vienen otras chicas, más jóvenes, que están intentando labrarse una trayectoria profesional tan impresionante como la de Valentín, aunque sin querer entrar en comparaciones que no llevan a ningún lado.

En esas anda la valenciana Melanie Carrasco, quien valora de forma muy positiva todo lo que ha hecho y hace Lydia por su deporte.

«Creo que nuestro deporte se conoce ahora más en España gracias a ella. Es un claro ejemplo de que la paciencia y el sacrificio son los principales factores para lograr el éxito»

Más de un año con problemas en el hombro

Mira al futuro con optimismo, aunque en este momento reconoce que no está en su mejor momento. «Llevo un año y pico arrastrando una lesión en el hombro, con la cual he estado viviendo y entrenando medio bien hasta ahora. Tuve un parón breve de un mes más o menos por la pandemia, como todos y donde estuve en casa sin poder entrenar más que con mi peso corporal o con garrafas», explica la valenciana recordando esa cuarentena que nos agudizó el ingenio a todos.

Aunque ahora ya hace meses de aquello, agradece al Proyecto FER todo lo que hicieron por ella. «Pude hacer una compra de material y empecé a entrenar en casa antes de que abrieran los gimnasios».

Y como está la situación como está y la incertidumbre envuelve no solo a la halterofilia sino a muchos otros deportes, Melanie Carrasco está aprovechando para tratarse «más seriamente» el hombro. «Estoy tomándome todo con un poco más de calma, que es lo que debería haber hecho antes y ahora estoy pendiente de resultados y seguir haciendo más pruebas».

Pese a todo esto, no deja de seguir entrenando y está haciendo cinco o seis sesiones a la semana. «Estoy preparando el Campeonato de España júnior, que es mi objetivo a corto plazo. Si miro un poco más allá, estoy centrada en recuperarme del todo bien y así poder meter más kilos en la barra».

Respecto a cómo ha cambiado la pandemia su deporte, no dista de haber expuesto a la halterofilia del mismo modo que a otros minoritarios. «Nos ha hecho mucho daño, pero seguramente como a la mayoría de deportes». Una explicación que da argumentando que, pese a ser un deporte individual, «no es fácil entrenarlo en casa, solo y con espacio limitado».

«Ahora mismo, la mayoría de nosotros tenemos acceso a una semi normalidad en los espacios acondicionados para entrenar halterofilia»

«Casi imposible vivir de la halterofilia»

Además, también está aprovechando para ir sacando adelante sus estudios, algo que considera fundamental. «Siempre he combinado ambas cosas y lo sigo haciendo. Me parece importante en cualquier deporte, independientemente de que se pueda o no vivir de él. La vida de un deportista normalmente es corta y me parece interesante hacer otras cosas. Hacen falta otros objetivos».

Es consciente de que, ahora mismo, es muy complicado vivir de ellos.

«Es casi imposible vivir de la halterofilia en España a no ser que estés en un CAR o seas deportista internacional como Lydia. Para llegar ahí hay que ser muy paciente»

Antes de acabar, ha querido dejar claro lo importante que es, para ella, estar dentro de un programa como el Proyecto FER. «Me considero muy afortunada por estar en este proyecto; creo que entrar justo en este año tan duro es lo mejor que me ha podido pasar, ya que gracias a ellos he podido adquirir material y vivir algo más desahogada la cuarentena y el confinamiento».

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies