Hugo Arillo es uno de los referentes del taekwondo valenciano. Aunque tiene tan solo 18 años, lo suyo es tan presente como futuro, algo que viene demostrando en los últimos tiempos con grandes resultados en la categoría júnior y apuntando a esas mismas cotas dentro de los sub-21.

Eso sí, al igual que todos los deportistas, este 2020 no está siendo el año más fácil de carrera. «Ha sido una temporada muy difícil para todos», reconoce el ilicitano. «Por suerte, me la he tomado con mucha paciencia, con ganas y con la ilusión de mejorar cosas de las que no tienes tiempo de mejorar cuando se está en un periodo de competiciones», reflexiona a Yo Soy Noticia el deportista.

«He hecho, literalmente, una competición en lo que va de temporada, que fue el Campeonato de España sénior, saqué una medalla de bronce y me dejó mal sabor de boca»

Que un chico de 18 años reconozca que una medalla de bronce en un absoluto le deje con mal sabor de boca habla a la perfección de qué tipo de deportista hablamos, de su ambición y de la pasión con la que entrena diariamente.

Un calendario sin competiciones

Sin embargo, dada la situación actual, es complicado mostrarse optimista, como él mismo explica. «El calendario de competiciones de taekwondo ahora mismo está nulo, tanto a nivel nacional como internacional, ya que es un deporte de contacto», cuenta resignado y algo apesadumbrado.

«Es que estamos viendo competir a deportes como el boxeo, el kárate y nos extraña un poco esta situación. No nos queda más remedio que seguir con la misma paciencia que hasta ahora»

Así que, dadas las circunstancias, arrancará el 2021 con el objetivo de seguir subiendo «muchos puestos en el ránking olímpico sénior», además de que como gran competición internacional, siempre en función del calendario, será o bien el Europeo o bien el mundial absoluto.

Pero más allá de lo que pueda venir por delante, lo más importante es que se puedan retomar las competiciones cuanto antes después de todos estos meses tan complicados. «Creo que este 2020 se han paralizado un poco todos los deportes. Espero que dentro de poco, los que somos profesionales del taekwondo podamos estar llevando un ritmo de competiciones normal y poder seguir adelante», explica sobre esta situación tan anómala provocada por la expansión del coronavirus.

Compaginar el deporte con los estudios

Y si antes ya tenía claro que había vida más allá del deporte, todo esto le ha abierto todavía más los ojos, a pesar de lo que complicado que resulta compatibilizar el taekwondo con los estudios. «Es muy difícil poderlo compaginar», confiesa.

«Tenemos que tener un planning con unos horarios muy marcados. Hay que hacer un esfuerzo extra para llevar un ritmo alto de entrenamientos y a la vez tener energía para poder estar horas estudiando»

Para todo eso seguirá contando con el apoyo del Proyecto FER, que se ha volcado con los deportistas más que nunca en esta tesitura y este contexto tan complicado para ellos, especialmente para estos chicos que están inmersos en deportes minoritarios como es el caso del taekwondo.

«El Proyecto FER es un gran apoyo para mí. Me ayuda a poder cumplir mis objetivos de manera más fácil», cuenta antes de añadir que para él «es un enorme orgullo poder compartir equipo con algunos de los mejores deportistas a nivel mundial.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies