Con cinco medallas como lanzador en cinco Juegos Paralímpicos distintos llegaba el momento de dar un cambio; tocaba reinventarse y probar otro deporte completamente diferente. Escogería el ciclismo en pista como su nueva disciplina para continuar dando guerra con la mente puesta en el gran reto que supone estar en Tokio 2020.

Así fue como David Casinos se aventuró en el tándem, una modalidad en la que se compite junto a un piloto, y teniendo en la prueba del kilómetro su principal estandarte para mostrar su potencia física. Comenzó con un compañero que vivía en Madrid, con lo cual dificultaba los entrenamientos que terminaron en una mala experiencia que le animó a buscar un nuevo tripulante para conducir este vehículo.

Pese a los tropiezos del inicio, Casinos no perdió la esperanza y hace algo más de ocho meses -gracias a su nutricionista- dio con Mikel Montoro (1998), un joven ciclista que también quería reinventarse y vio la gran oportunidad de comandar el tándem que busca -a largo plazo- el billete para los Juegos Paralímpicos.

Vine un día a la pista, estuvimos hablando y me hizo mucha ilusión. A partir de ahí surgió todo”, de esta manera recuerda Montoro el comienzo de esta nueva aventura. En esta ocasión, la pareja deportiva vive en pueblos cercanos al Velódromo Luis Puig como son Moncada y Mislata, lo que facilita muchísimo la planificación llevada a cabo por Eloy Izquierdo, entrenador del bloque paralímpico del Paracycling Hyundai Koryo Car – Dstrel.

El experimentado técnico cuenta también con el mecánico Antonio Montoro, padre de Mikel, que pone el tándem a punto para cada entrenamiento de esta pareja que hará su debut en Manchester la semana que viene. Allí se encontrarán con los mejores pistard del ciclismo adaptado en la Copa de Europa, en la que competirán en las modalidades de kilómetro y 200m. 

«Tenemos ganas de medirnos, de ver el tiempo que podemos hacer y tener una referencia real. A partir de ahí habrá que tomar las bases y seguir trabajando”, cuenta Casinos.

El nuevo deporte para Casinos

El deportista de Moncada llega con una buena base deportiva pero con nuevos retos porque pasar del lanzamiento a la bicicleta es un desafío mayúsculo. “Es un cambio abismal, lo que tienes que hacer es olvidarte, no de quién eres, pero sí de lo que hacías”.

Él es consciente de que los entrenamientos son muy distintos a los que llevaba en su etapa en el atletismo, por tanto necesita adaptarse. “Mi corazón trabajaba a otras pulsaciones, aquí hay que trabajarlas para convertirte en un ciclista. Ha sido un cambio muy importante en mi vida, me ha venido muy bien, incluso a nivel personal y profesional”.

Es un cambio abismal, lo que tienes que hacer es olvidarte, no de quién eres, pero sí de lo que hacías”.

Lleva a sus espaldas un nombre que le ha catapultado hacia la cima del deporte internacional con cuatro oros y un bronce en diferentes Juegos Paralímpicos supone que la gente esté cada vez más pendiente de él. “En atletismo te ponían la medalla sin tenerla y no es así, se te podía escapar en cualquier momento. Esa presión la tengo aprendida. Aun así sé que van a estar esas voces”.

Crecer bajo la sombra de Ricardo Ten

En el Hyundai Koryo Car se ha juntado un elenco de corredores muy a tener en cuenta por todos sus rivales. Entre los integrantes se encuentran los ciclistas FER Maurice Eckhard, con una amplia experiencia en este deporte, y Ricardo Ten, siete títulos mundiales de natación y que en 2018 se proclamó campeón del mundo en la prueba de 3km de persecución individual.

Entrenar con ellos es un auténtico lujo para la nueva pareja que comienza a despegar unida en los velódromos. Poco a poco van haciéndose un hueco en esta especialidad, aunque seguir la estela de Ten no va a ser nada sencillo puesto que él venía de un deporte que se ajusta más a las exigencias de la pista, además de que también salía en bicicleta.

Las pulsaciones a las que está acostumbrado a trabajar Ricardo (Ten) son otra franja diferente, es un dato que le beneficia a la hora de competir en sus pruebas en el velódromo”, cuenta Montoro. Este fenómeno ha condicionado una rápida adaptación que ni él mismo se esperaba, lo que supone todavía mayor admiración por parte de sus compañeros: «Lo que ha hecho es una pasada y muy complicado«.

La oportunidad para Mikel Montoro

El ciclista valenciano viene de una familia que vive con pasión el ciclismo. Su hermano Gerard comienza esta temporada su andadura en la categoría junior de la mano del Castillo de Onda, tras firmar un gran 2018 siendo cadete de segundo año. Por su parte, Mikel ha encontrado en el tándem su nueva motivación para poder reinventarse en este deporte que siempre le ha encantado.

Al comenzar en el campo Sub23 recibió ofertas tentadoras para marcharse a correr a Japón a nivel profesional de carretera pero tras correr el Tour de Corea quedó impactado con el estilo de vida de la zona. Los tanques en las calles, los soldados… de tal manera que regresó a España para probar suerte de nuevo y se animó a estudiar Magisterio, especializado en Educación Física.

La pista te da más tiempo para poder compaginar los estudios». En los últimos Campeonatos de España de Pista está siendo un habitual en el medallero pero necesitaba nuevos retos mayor para poder seguir creciendo en este deporte. Poco a poco va aprendiendo las complejidades de esta disciplina en la que es fundamental la coordinación entre los dos componentes. «Tengo ilusión por volver a hacer lo que me gusta”.

Conoció a David Casinos cuando formaba parte del Proyecto FER pero no fue hasta mediados del año pasado cuando comenzaron a establecer una bonita amistad que les está permitiendo crecer en el ciclismo. “David es uno de los más admirados, de los más grandes”.

Ambos se sienten muy bien arropados por las personas que forman parte de este ilusionante proyecto que empieza a despegar y del que Casinos compagina con sus conferencias. «Sin el apoyo de su familia no estaría aquí. Para mí significa mucho entrenar con Mikel. Sin gente como él no habría deporte paralímpico”.

A ambos les gustaría que se les recordase por su entrega y sacrificio por lograr sus metas. «Siempre trabajamos desde la humildad. Nosotros estamos creciendo y queremos que se nos conozca por cómo somos no como algo desorbitado».

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies