>

Foto principal: Gabi Juan

Al igual que está sucediendo durante todo el año, YoSoyNoticia.es se vuelca con la igualdad de los deportistas y por ello vamos a conocer un poco más a algunas de las grandes referentes del deporte valenciano en la semana marcada por el Día Internacional de la Mujer que tendrá lugar el viernes 8 de marzo. Hoy es el turno de la judoca María Isabel Puche Palao (1987), natural de Yecla, pero vive en la Comunidad Valenciana desde 2005.

Actualmente se encuentra preparando las competiciones clasificatorias para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Para ello tiene que ir sumando puntos que le permitan abrirse camino en su gran sueño de poder medirse a las mejores del mundo en la gran cita deportiva. “Cada vez es más complicado, todas queremos conseguir lo mismo pero hay pocas plazas por peso y todas tenemos el mismo objetivo”, apunta.

Su gran reto es ir sumando en cada Grand Prix y Grand Slam, que son las dos competiciones que más puntos dan de cara a los Juegos. “Mi objetivo es cada competición porque cada una es importante y sacar un medalla siempre es muy bonito. A largo plazo sí que es la olimpiada”.

Recientemente consiguió un total de 100 tantos en el Gran Slam de Düsseldorf tras vencer a la danesa Laerke Olsen con un ippon, aunque en la siguiente eliminatoria cedería con la local Martyna Trajdos, bronce europeo en el pasado 2018.

Con todos estos hitos quiere luchar por su gran sueño que es poder ser olímpica en Tokio 2020. Para ello está trabajando muy fuerte con la intención de llegar en las mejores condiciones posibles a los próximos eventos. No es para menos, puesto que en los últimos años está notando que cada vez son más países los que cuentan con unas infraestructuras mejor preparadas para afrontar los retos internacionales.

Ahora hay muchos más campos de entrenamiento a lo largo del circuito mundial y el nivel va subiendo. Ahora prácticamente todas las chicas hacemos deporte y eso está muy bien

El judo está demostrando que no es solo un deporte, también es un estilo de vida y una forma de poder integrarse mejor en la sociedad. “Es bastante respetuoso. En una competición no verás a ningún competidor tratar mal a su oponente. Cuando acabe el combate, ganes o pierdas, le saludas, agachas la cabeza y te vas. Eso se nota. No es un deporte que menosprecie al rival”.

Además, hay que tener en cuenta que en el judo se necesitan unos a otros para poder entrenar adecuadamente. No importa si eres hombre o mujer porque todos entrenan juntos y solo se separan para las competiciones. “Para los niños es uno de los mejores deportes para poder practicar en la infancia porque te enseña valores que te van a valer para toda tu vida. Estoy muy contenta de haber tenido la oportunidad de practicar judo y no lo cambiaría por nada”.

De pequeña probó suerte en otras disciplinas. “Competía en fútbol. He jugado con chicos y he recibido insultos, en ocasiones, por parte del equipo contrario e incluso del público. Eso nunca me ha pasado en judo”. Las faltas de respeto son un aspecto que se debe trabajar desde la educación que transmiten tanto entrenadores como familiares que acuden a los campos.

Una de las grandes cualidades que tiene el judo, según apunta Puche, es que la gente que se aventura en este bonito deporte es complicado que se lo deje porque es un arte marcial que llama mucho a la gente. El claro ejemplo se puede ver reflejado en los olímpicos Sugoi Uriarte y Laura Gómez.

Luchadora y organizada

Se muestra a sí misma como una mujer constante que trata de sacar tiempo de todas partes para poder llevar adelante los estudios y la competición. No es casualidad que a día de hoy sea diplomada en Magisterio, licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, además de haberse sacado el Máster en Actividad Física Terapéutica y recientemente el Máster de Optimización del Entrenamiento en los Adultos Mayores.

La actividad física es el mejor fármaco que existe para poder paliar enfermedades»

Un hito al alcance de aquellas personas que de verdad son capaces de despejar la mente y centrarse en cada momento, con una organización envidiable. Su gran vocación es poder enseñar y guiar a la población en el mundo del deporte. “Me permite ayudar a personas que lo necesitan, realizándolo a través de la actividad física que es el mejor fármaco que existe para poder paliar enfermedades”.

Todo este sacrificio lo hace con vistas al futuro porque la trayectoria deportiva tiene un punto límite y para ese momento querrá tener la oportunidad de disfrutar de otro tipo de actividades. “Hay que intentar buscar un trabajo que te guste e ir feliz, pero es más fácil ir a competir porque es algo que realmente te gusta”.

Sin lugar a dudas, Isabel Puche es un gran ejemplo en el que muchas personas querrán basarse para poder continuar luchando por su sueños.


Fotos facilitadas por Isabel Puche

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies