La judoca del Proyecto Fer (el programa de apoyo a deportistas que impulsa la Fundación Trinidad Alfonso) deja atrás los largos meses de parón y sin competir, primero por la pandemia y luego por la operación en su hombro izquierdo.

Julia Figueroa, una de las esperanzas del deporte valenciano para acudir a los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 el próximo verano, no hace ni medio año que pasó por el quirófano, pero a tenor de los últimos resultados la recuperación ha ido más que bien.

A sus 29 años ha sido la ciudad israelí de Tel Aviv la que le ha visto volver a subir a un podium internacional, lo que le permitió colgarse hace unos días un brillante metal de bronce al cuello pero además ver un poco más cerca el sueño de las Olimpiadas.

Según nos ha contado el Proyecto FER, Julia Figueroa (menos 48 kg) ganó el primer combate, el de octavos de final, a la rumana Ungureanu. Posteriormente, fue derrotada en la ronda de cuartos de final por la francesa Boukli pero todavía podía ser bronce. Para ello, debía imponerse en los dos combates definitivos. Y lo consiguió. Además, con un doble ippon.

En la repesca, superó a la serbia Nikolic. Y en la contienda definitiva por la medalla, venció a la portuguesa Catarina Costa, la misma rival a la que ganó en el Europeo de 2019 también para ser bronce, y la misma contrincante ante la que perdió, hace un mes, en el combate de repesca del Master de Qatar.

Un éxito de Julia Figueroa en forma de medalla que llega un año después de su anterior metal, precisamente otro bronce pero en aquella ocasión en el Grand Slam de Düsseldorf. Pero además de la alegría que supone volver a estar entre las mejores de una competición internacional de este calibre, la buena noticia para la judoca ‘valenciana’ es que se ha embolsado unos puntos muy valiosos en la carrera olímpica hacia Tokio 2021. Aumenta su ventaja sobre la madrileña Laura Martínez, otra de las serias aspirantes a estar en la gran cita japonesa.

El ejemplo de su entrenador Sugoi Uriarte

Como se puede ver en la foto principal, Julia no estuvo sola en Tel Aviv, sino que muy bien acompañada y aconsejada por Sugoi Uriarte, su entrenador en el Valencia Club de Judo, club referente a nivel nacional e internacional.

La labor de Sugoi, parte de ese programa ‘ReFERente’ del Proyecto FER que engloba a ex deportistas olímpicos que ahora pueden servir de ejemplo e inspiración para las nuevas generaciones, es clave para entender el auge en resultados y seguimiento del judo en la Comunitat Valenciana. Con su apoyo y el talento de deportistas como la reciente medallista Julia Figueroa, el futuro promete y mucho más en una región que se apoya en el espectacular Centro de Tecnificación Nacional de Judo de Valencia para su crecimiento.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies