Los hermanos Luján no han podido emprender 2018 con mejor sabor de boca. Kike y Pablo, de 18 y 17 años respectivamente, se han proclamado Campeones del Mundo Absolutos de Vela Clase 420 en Australia. Un oro mundial que supone el colofón a una trayectoria conjunta que acaba de llegar a su fin.

El futuro próximo depara caminos muy distintos a ambos integrantes del Proyecto FER. Mientras que Pablo continuará al menos un año más en la modalidad 420, Kike se cambia a la olímpica 49er para luchar por formar parte del combinado nacional en Tokio 2020 o París 2024.

Los hermanos Luján se proclaman campeones del mundo de vela clase 420

Los regatistas, recién aterrizados en España, están todavía asimilando lo conseguido. De hecho, el propio Kike reconoce que «no nos lo podíamos creer cuando nos lo dijo nuestro entrenador, al llegar a puerto ya se confirmó. Estamos muy contentos».

«Sabíamos que podía ser nuestro mundial pero no dependes de ti, hay mucha gente de nivel. Entrenamos muy rápidos y supimos que si lo hacíamos bien y estábamos tranquilos podríamos conseguirlo», explica Kike.

Un oro mundial que estuvo reñido de principio a fin. Y es que los javienses sólo fueron líderes en la primera jornada, siendo las regatas finales decisivas para que el oro tuviese sello valenciano. Podría haber sido perfectamente la estrategia estipulada, pero Kike lo niega rotundamente.

«El viento nos favoreció mucho el primer día pero a lo largo competición hubo cambios, pasamos a terceros, cuartos. Y las dos últimas mangas pudimos conseguir el primer puesto. No era para nada una estrategia, querríamos haber ido primeros desde el principio para estar tranquilos», asevera.

dos

Un oro que quedará para la historia y que le ha servido a Kike para despojarse de esa espinita clavada por tres cuartos puestos en diferentes citas mundialistas. El hecho de haberlo logrado al lado de su hermano, como no podía ser de otra manera, posee una connotación especial.

«Al ser tu hermano discutes mucho porque hay demasiada confianza, pero cuando ves que lo has conseguido con él la satisfacción es muy grande», admite.

La vela les corre por las venas. Su padre los introdujo en este mundo en el cual se han alzado Campeones del Mundo. Un legado que no para de extenderse ya que su otro hermano, son tres, también forma parte del mundo de la vela.

uno

 

Como se ha mencionado con anterioridad, Kike va a realizar un cambio. Deja atrás la modalidad 420 y se embarca, nunca mejor dicho, en una nueva aventura: la clase 49er, modalidad olímpica. Y es que el javiense es uno de los beneficiarios del ambicioso proyecto olímpico del Centro de Tecnificación de Vela de Valencia.

La idea es que el mayor número de valencianos posibles confeccionen la Selección Española para los próximos Juegos Olímpicos: Tokio 2020 y París 2024. Una hazaña que Kike Luján intentará materializar junto a su nuevo compañero: Antonio Torrado.

Kike Luján y Antonio Torrado: la pareja júnior valenciana con más proyección del proyecto olímpico de vela

«Vemos Tokio muy cerca, no es imposible pero sí muy difícil, hay que ser realistas. Así que intentaremos estar sí o sí en París en 2024», sentencia.

Hasta entonces, Kike compagina como buenamente puede los duros y exhaustivos entrenamientos con Antonio con sus estudios universitarios. Se encuentra en la Universidad de Valencia cursando Ingeniería Mecánica. Y es que nuestro protagonista es plenamente consciente de la dificultad de poder vivir de la vela.

«He viajado a países como Nueva Zelanda o Australia donde la vela es el deporte nacional y la gente se vuelca. Aquí en España todo se centra en el fútbol, no se explota lo suficiente. Por eso hoy en día no se puede vivir de la vela «, critica.

182e6c2d3d78eef40e5dac7da77a748f_slide_455x720

 

La delicada situación que atraviesa la vela española provoca que Kike no vea con malos ojos acabar migrando fuera de nuestro país para labrarse un futuro de su pasión. Eso sí, quiere intentar agotar todas las opciones posibles aquí antes.

Pero ahora toca hablar del presente, porque en él se construye el futuro. Los JJOO ya están marcados en rojo en el calendario. Dos serán las pruebas que servirán de test, para comprobar el dúo que conforman Kike y Antonio: una regata en Cádiz en febrero y la Sofía de Mallorca.

Ojalá en esta nueva etapa que ambos comienzan separados, Kike y Pablo sean capaces de cosechar tantos éxitos. ¡Mucha suerte chicos!

 

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies