Tanto el deporte español como el valenciano siguen abriéndose camino y descubriendo nuevas modalidades y disciplinas. Es el caso de Sara Cabrera, que es casi una recién llegada al patinaje de velocidad sobre hielo, pero su nombre ya empieza a retumbar como parte de la élite internacional.

Todavía es muy joven y tiene un largo trayecto por delante, algo de lo que es perfectamente consciente. «Tan solo es mi tercer año en este mundo, en este proyecto que consiste en entrenar durante toda la temporada de invierno en una ciudad de Europa con pista de patinaje sobre hielo», empieza explicando a Yo Soy Noticia la protagonista.

«En España, desgraciadamente no tenemos ninguna pista. Todavía se me hace cuesta arriba el hecho de estar tanto tiempo lejos de mi familia y mis amigos»

Sin embargo, tiene claro que está disfrutando de esta experiencia. «Exprimo todo al máximo, cada entrenamiento. Este es un deporte que se práctica exclusivamente en invierno, ya que no es viable mantener una pista de hielo en verano. Así que durante la temporada de verano lo que hago es hacer patinaje de velocidad sobre ruedas».

Y es que ese fue, de hecho, el inicio de todo para ella. «Empecé así y es ahí donde conocí esta modalidad deportiva. Lo practico hasta finales del mes de enero».

Trabajando en mejorar la «técnica» en el hielo

Actualmente, su principal preocupación es mejorar su «técnica» en el hielo. «Sin una buena base es muy difícil conseguir buenos tiempos. Este es año olímpico y aunque para mí es muy temprano ya que apenas llevo tres años con este deporte, me gustaría estar disputando unos Juegos en el futuro».

«Todavía tengo muchas cosas que aprender y mejorar en este deporte», matiza cuando se le incide sobre el tema de los Juegos. Así que por el momento eso se lo toma con calma y sin ningún tipo de presión.

Incide en que empezó haciendo «patinaje de velocidad sobre ruedas» y que lo sigue practicando. «Un día mi entrenador me comentó la idea de probar esta nueva modalidad del patinaje sobre hielo y casi sin pensarlo le dije que sí», reflexiona.

«Ese mismo año probé suerte y no fue nada mal. Me adapté rápido al hielo y los tiempos fueron bajando hasta lograr participar en el Campeonato del Mundo júnior»

Obligada a pasar mucho tiempo fuera de casa

Pero la vida del patinaje de velocidad sobre el hielo no es nada sencilla para una deportista española. «Yo actualmente estoy viviendo en Inzell, en Alemania», dice. «Normalmente hacemos dos sesiones de entrenamiento al día sobre el hielo; una bien temprano por la mañana y otra por la tarde. También lo complementamos con gimnasio para mejorar la fuerza y ciclismo para la capacidad aeróbica. Los días que hacemos algo de esto únicamente realizamos una sesión sobre el hielo».

Lamenta tener que hacer todo esto fuera de España, un país al que todavía le cuesta abrirse a estos deportes de invierno que también están dando grandes alegrías. Hay ejemplos como las de Javier Fernández, Sara Hurtado, Lucas Eguibar o Regino Hernández que están mostrando el camino y sigue apuntándose nombres como el de Sara Cabrera.

«Aquí no tenemos muchas instalaciones para los deportes de invierno. Para el patinaje de velocidad sobre hielo actualmente no hay ninguna. Es muy costoso tener que salir a otro país para practicarlo»

Para la valenciana esto es un problema bastante importante a la hora de que la gente empiece a practicar estos deportes. «Yo creo que es la causa principal de que haya poca gente que lo haga. Además, tampoco tiene mucha visibilidad y la verdad es que en otros países lo ven como nosotros vemos al fútbol en España», cuenta con un punto de tristeza al asumir esta situación.

«Si en España tuviéramos instalaciones adecuadas para poder practicar el patinaje de velocidad sobre hielo estoy segura que mucha gente se animaría a probarlo», comenta abiertamente sin ningún tipo de dudas.

En la parte positiva de la balanza explica que el hecho de que sea olímpico «abre muchas puertas. A pesar de que sea minoritario, tenemos la oportunidad de tener becas y ayudas y se puede llegar a vivir de ello, pero sin olvidar los estudios. Yo creo que es muy importante compaginar las dos cosas: los estudios por un lado y la práctica del deporte por el otro».

Ahora, para seguir adelante con su carrera deportiva, contará con el apoyo del Proyecto FER. «Estoy muy agradecida de que hayan apostado por mí para ser partícipe de ello. Es un privilegio poder compartir ‘equipo’ como deportistas a los que admiro mucho. Además, recibo alguna ayuda económica que puedo utilizar para sufragar mis gastos y así poder avanzar en este deporte», finaliza Cabrera.