La cantera del ciclismo español es inagotable. A pesar de ir perdiendo peso específico en el pelotón debido a la desaparición de equipos en el primer nivel, siempre salen nuevos talentos que acaban deslumbrando y ganándose un puesto en la élite. Eso es lo que busca el joven Juan Ayuso (Barcelona, 16 de septiembre de 2002) cuya vida ha dado un giro de 180 grados en estos meses de cuarentena en los que ha cerrado su incorporación al equipo UAE Emirates, uno de los transatlánticos del ciclismo mundial.

«Estoy muy agradecido por esta oportunidad que se me da. Estoy abrumado, sobrecogido por las felicitaciones y los mensajes de apoyo. Me siento muy feliz y muy ilusionado», cuenta a Yo Soy Noticia el actual campeón de España júnior, una victoria que le dio prestigio y reconocimiento. «Fue una victoria importante porque yo era un corredor de primer año. Me dio más repercusión, pero también te digo que eramos cuatro o cinco a un nivel muy parecido y no me distingo de ellos por esa victoria. Tuve esa suerte y sí que es verdad que al llevar el maillot la gente te mira más en las carreras y te sientes más vigilado».

Estrellas como compañeros de equipo

A diferentes niveles, es lo mismo que siempre ha explicado Alejandro Valverde después de proclamarse campeón del mundo en Innsbruck. Y aunque las comparaciones son odiosas, nadie sabe a ciencia cierta cuál será el techo de un Juan Ayuso que ha logrado seducir a un equipo como Emirates, en el que corren figuras como el esprinter colombiano Fernando Gaviria, el joven Tadej Pogacar o el ganador de una Vuelta a España Fabio Aru. De este nivel estamos hablando.

«Es el paso con el que llevo soñando desde que era pequeño. Mi sueño es el de ser ciclista profesional, así que no puedo describir con palabras como me siento ahora»

Se explica emocionado porque es perfectamente consciente de lo que esto supone esto en su carrera. «Llevábamos meses con este tema, no se ha cerrado de la noche a la mañana. Que se haya oficializado ahora, con la situación en la que está todo el ciclismo y en la que están los equipos me hace sentir muy feliz», explica el deportista quien, como todo el mundo, se ha pasado más de dos meses sin poder entrenar fuera de casa y «haciendo más rodillo» que en toda su vida.

Ayuso solo tiene buenas palabras hacia su nuevo equipo. «Me han aportado mucha tranquilidad, me han pedido calma, que vaya paso a paso y que siga progresión natural», va contando. «No necesitan de mis victorias a corto plazo y eso me quita mucha presión. Sería un situación más complicada de llevar si tuviera más presión encima. Se que este paso adelante en mi carrera me va a ayudar a ser mejor deportista y mejor persona», explica.

Un equipo que apuesta por la juventud

Aunque Pogacar, tercero en la última Vuelta a España con tan solo 20 años, es un buen espejo en el que mirarse, el barcelonés va más allá. «Está él, pero también los demás. Si te fijas en la plantilla, es un equipo muy joven y con mucho futuro. Eso me da mucha confianza porque me hace ver que estoy yendo a un sitio donde me van a cuidar bien».

Sobre el tipo de corredor que espera ser en el futuro, aún no lo tiene claro del todo, pero sí sabe por dónde irán los tiros. «No me veo disputando una París Roubaix, eso seguro», cuenta entre risas un deportista que lleva empadronado en Jávea sus últimos diez años.

«Creo que seré un buen escalador, no sé si de grandes vueltas o de vueltas pequeñas y clásicas estilo las Ardenas, pero me veo subiendo bien en el futuro»

Como cualquier deportista, Juan Ayuso ya ha salido a hacer sus primeros entrenamientos en carretera después de más de cincuenta días dándole duro al rodillo, aunque para él no ha sido especialmente difícil el confinamiento. «Me adapté bien, bastante rápido pese a ser una situación un poco rara y que nos pilló desubicados a todos. Yo me lo he tomado con tranquilidad, he mantenido un buen estado mental y nunca he perdido la motivación«, describe sobre ese día a día.

Además, añade que está convencido de que ha hecho las cosas de la mejor manera posible y está contento con el resultado de todo ello. Pero sí, a la primera que tuvo la oportunidad salió a reecontrarse con el asfalto, aunque no todo fue tan bonito como él lo recordaba.

«Me sentí muy extraño al principio, parecía que no supiera montar en bicicleta después de tantos días sin subirme. Pero bueno, fueron solamente los primeros minutos y poco a poco me he ido situando»

Entrenamientos de pretemporada

No está especialmente preocupado por ello ni muy angustiado por haber perdido parte del rendimiento ganado en los primeros meses del año. «Me lo tomo como si estuviéramos en diciembre, en plena pretemporada. Salgo a rodar sin una intensidad muy alta, a disfrutar de la bicicleta y a ir cogiendo fondo«.

Y sí está feliz por ser ya parte del UAE Emirates, también se siente «muy orgulloso» de estar dentro de la familia del Proyecto FER. «Es impresionante estar en un proyecto de esta magnitud, que apoya tanto al deporte y que nos brinda una gran ayuda tanto en términos económicos como de repercusión. Digo con la cabeza muy alta que pertenezco al Proyecto FER».

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies