>

Tiene los pies en el suelo, consciente de que las oportunidades pueden ir llegando si se trabaja como es debido. A fuego lento, sin prisa pero sin pausa, son algunas de las directrices que sigue una de las nadadoras que forma parte de una generación ambiciosa por seguir manteniendo el listón a la altura de las referentes actuales.

Bajo estas premisas se presenta Marina Lázaro (04-10-2003, Elda), una chica que llegó en el seno de una familia con una gran tradición por la natación, puesto que tres de sus tías compitieron. Con este entorno tan favorable, poco tardó en dar sus primeros pasos; cuando apenas tenía seis meses de vida se inició en este sacrificado deporte que le está aportando grandes vivencias y alegrías en el presente.

Una de las competiciones que más le ha hecho crecer es precisamente ese Campeonato de España absoluto que disputó en Barcelona con algunos de los nombres propios de la natación como la castellonense Lidón Muñoz, que se marchó con tres oros individuales y una plaza para competir en el Mundial de China (11-16 de diciembre). Coincidió con ella en la presentación FER del pasado mes de abril y se llevó una grata sorpresa. “Me impresionó que me conociera“, cuenta emocionada Marina Lázaro a YSN.

De su experiencia en la Ciudad Condal le impactó muchísimo “la forma de comportase” de sus contrincantes porque nunca había estado tan cerca de “los mejores” en una competición. “Se nota que tienen una rutina y lo llevan todo marcado”. Quedó impactada por el profesionalismo de la mayoría y afirma que le gustaría verse a sí dentro de unos años.

Fue muy guay. Al estar compitiendo con los mejores me daba un poco de ‘cosa’ al principio pero cuando fui allí y vi cómo estaba todo me sentí mejor. Fui poco a poco asimilándolo”. No salió todo lo bien que le hubiera gustado porque no consiguió mejorar sus marcas, pero eso ya es cosa del pasado.

Ella, a diferencia de Lidón, compite especialmente en pruebas de larga distancia, además de estilos y braza. La carga de competiciones no supone un impedimento para poder verla rendir en su máximo esplendor, consciente de que debe recuperarse muy bien para poder dar lo mejor de sí misma. “Mi entrenador me dice que no piense en la segunda, ves a tope en esta y cuando termines ya pensarás en la otra. ‘Recupera bien, come algo y vas a nadar’”.

Su preparación es crucial para llegar en las mejores condiciones posibles. Por ello trabaja su concentración al escuchar música variada después de cada calentamiento en el agua para posteriormente poder mejorar su rendimiento en cada prueba. Tiene una especial devoción por el pop para motivarse pero sin tener un grupo o una canción fija en su teléfono, le gusta variar.

Referente en la categoría Infantil

Su buen trabajo en las categorías inferiores, primero en su Elda natal y desde hace seis años en el Club Natación Tenis de Elche, la han catapultado hacia la cima de la natación. Sus resultados evidencian estos hechos tras colgarse el oro en el Campeonato de España Infantil 2017 en la modalidad de 800m libres.

Confiesa que fue duro porque después tenía que nadar 400m estilos y le costaba centrarse únicamente en la prueba que la llevó hasta lo más alto. “Empecé atrás pero poco a poco fui remontando y acabé bien”. En ese mismo evento fue capaz de repetir podio, gracias a su medalla de bronce en los 100m braza.

Era una prueba que no le estaba aportando muy buenos resultados pero en el autonómico de verano vio que había dado un salto considerable, de modo que se animó a competir a nivel Nacional. Su buen repertorio sobre la piscina le ha impulsado a continuar compitiendo en esta prueba, al menos por el momento. “Está muy guay tener la satisfacción de saber que el trabajo que has hecho tiene su recompensa”.

En su todavía precoz trayectoria ha tenido la oportunidad de viajar a Italia para competir en el Meeting Internacional de Roma. Allí pudo disfrutar de una gran aventura de la cual guarda un buen recuerdo. “Fue una experiencia muy chula y las pruebas salieron bien también”. Finalizó cuarta en 400m estilos, su modalidad favorita junto a los 800m libres.

¡A curtirse!

Una vez finalizada su etapa en la categoría Infantil, va adentrándose poco a poco en Junior, donde podrá medirse a rivales de competiciones absolutas. Es un cambio de exigencia impresionante porque pasará de ser una de las nadadoras más mayores a competir contra chicas que le sacan una diferencia de edad considerable. “Me motiva saber que las tengo ahí”.

Antes de que termine el 2018 tiene una cita marcada en el calendario (20-23 de diciembre) por su viaje a Gijón para disputar en la Copa de España por equipos. “Me gustaría mejorar mis marcas y acercarme a los tiempos que me piden para estar en el equipo de España 2020-2024. Tengo que trabajar muchísimo para conseguirlo”. Su gran meta es ser olímpica en París, un sueño por el que trabaja a conciencia.

Lo que buscará no es solo conseguir sus mejores registros en la copa, sino darse cuenta del nivel al que se encuentra para ver hasta dónde puede llegar. “Me dicen que puedo hacerlo pero hasta que no lo vea no lo creo”. Ya conoce la piscina asturiana, así que solo es cuestión de días ver hasta dónde puede llegar. Hasta ahora ha sido capaz de superar todos los obstáculos que se le han presentado, así que, ¿por qué iba a cambiar la historia?


Nacho Gil Delgado, el nadador con síndrome de Down que atesora múltiples récords de Europa

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies