Miguel Baidal es un viejo conocido para YoSoyNoticia, donde siempre andamos buscando el talento emergente en el deporte. Pero curiosamente, todavía no habíamos hablado con él en primera persona.

Tras sus recientes éxitos la semana pasada en el Campeonato de España de 10 Km en ruta – que logró en Crevillente, muy cerquita de casa – y hace dos en el Mundial de Cross de Belgrado, nos decidimos a hacerlo, para conocer de primera mano a una de las jóvenes figuras más prometedoras de nuestro Atletismo:

«Estoy muy contento con lo del pasado fin de semana, es mi primer año en categoría absoluta, la temporada de invierno ha sido muy buena, he hecho buenos resultados, he sido internacional y esto ha sido la guinda del pastel. Ganar un título absoluto y encima cerca de casa es genial. Antes hacía Triatlon y en aquella época mi club era el Crevillente, allí me siento muy querido, la gente me conoce y me llevaron en volandas», comienza a decirnos

NOTICIA YSN:  Miguel Baidal se proclama campeón de España de 10 km en ruta

«La temporada de invierno ha sido muy buena, he hecho buenos resultados, he sido internacional y esto ha sido la guinda del pastel»

_____

TODO PASADO ES TRAYECTO Y TRANSICIÓN

Miguel nos habla con frescura e ilusión pero también con una notable madurez pese a su juventud. Su voz trasluce el poso que te da el haber tenido ya que afrontar retos de calado y la toma de decisiones transcendentales:

«Después de unos años dedicado al Triatlón, en plena pandemia tuve que repensarme a fondo mi futuro. Como a tanta gente en España me dio tiempo a reflexionar sobre dudas existenciales (risas). Las piscinas estaban cerradas y no podía entrenar esa faceta. Además me resultaba cada vez más difícil compaginar mis estudios de Ingeniería Biomédica en la Universidad de Alicante, que finalmente saqué a curso por año, con la práctica del Triatlón.

Al final valoré muchas cosas además de poder continuar con mis estudios: mis aptitudes y debilidades, la cuestión económica y la motivación. Hablé con mi entrenador Adrián Peris, con el que llevo desde el principio, ya son más de 7 años trabajando juntos. Otros no lo terminaban de ver pero él enseguida me apoyó y le pareció bien. Me dijo que conmigo al fin del mundo y le estoy muy agradecido por ello. Al final decidí dar el salto y no me arrepiento», nos dice echando la vista atrás.

«Durante la pandemia, como a tanta gente en España me dio tiempo a reflexionar sobre dudas existenciales. Decidí dar el salto del Triatlón al Atletismo y no me arrepiento»

Otro elemento decisivo fue que con tan sólo 17 años Baidal sorprendió a propios y a extraños ganando un Campeonato de España de Cross que de facto le convirtió en una promesa del Atletismo. Se dio cuenta de que era una opción viable y apostó el todo por el todo en la transición.

Pero las cosas no siempre salen como uno espera así que durante sus primeros compases reconvertido al Atletismo tuvo que afrontar un bache importante a nivel de sensaciones y resultados, fruto, como siempre suele suceder, de una aciaga confluencia de circunstancias:

«Se juntaron muchas cosas, lesiones, mucha competencia, crisis de confianza y demás. Fue difícil pero al final logré demostrarme a mi mismo que había acertado y que valía para esto» .

Por ello cuando en verano de 2022 cruzó primero la meta en la final de 5.000 metros del Campeonato de España sub23, en Santander, rompió a llorar de emoción y felicidad. Baidal, tres años y cuatro meses después de aquel triunfo en Cáceres, volvía a ser campeón de España.

NOTICIA YSN: Miguel Baidal, campeón tres años después | Yo soy noticia

«Fue difícil pero al final logré demostrarme a mi mismo que había acertado y que valía para esto»

Desde ese momento se acabaron las dudas y se conectó completamente con el Atletismo y enfocó en sus objetivos. Su entrenador llegó a declarar por aquel entonces que «Desde que ganó el año pasado en Santander le he visto vivir como un monje, sólo entrena y estudia».

Miguel ríe al recordar dichas palabras y también rememora ese emotivo momento en el que se reencontró con el éxito sobre la pista:

«Entrenar y estudiar es cierto que me ocupa el día, no me da para mucho más, de vez en cuando veo alguna serie y algún fin de semana me encanta ir a ver Ciclismo, es un mundo que me gusta mucho. Y sí, Santander fue un momento muy especial, me ayudó a despejar mi mente de dudas, algo hizo click, recordé también todo por lo que había tenido que pasar y de ahí la emoción», nos cuenta.

Dicho torrente de sentimientos se repitió para atleta y entrenador un año después, en el verano de 2023, cuando logró la medalla de bronce en los 10.000 metros de los Campeonatos de Europa de atletismo sub-23 disputados en la localidad finlandesa de Espoo. Era la culminación a una progresión física y técnica donde ambos habían trabajado en perfecta simbiosis. Y la recompensa a jugárselo todo a una carta para aprovechar el momento justo.

Su reacción al cruzar la meta fue destacada incluso por la Federación Internacional de Atletismo:

?ref_src=twsrc%5Etfw">July 16, 2023

«Santander fue un momento muy especial, me ayudó a despejar mi mente de dudas, recordé también todo por lo que había tenido que pasar y de ahí la emoción»

Y no fue para menos, porque dicho triunfo y quizá también, cosas del imperio de lo viral y las redes sociales en que vivimos, lo impactante de aquella imagen de entrega y sentida celebración, le abrió definitivamente la puerta a la primera fila del Atletismo absoluto y de la Fundación Trinidad Alfonso, a cuyo Proyecto FER nuestro protagonista ha logrado por fin incorporarse en este 2024:

«Llevaba varios años dándole al palo como aquel que dice con los criterios de acceso, me quedaba a las puertas y al final el año pasado tras ser tercero de Europa por fin logré entrar. Estoy muy agradecido por el apoyo que otorgan a los atletas de la Comunidad Valenciana, muy necesario porque somos muchos.

Gracias a la Fundación Trinidad Alfonso ahora puedo decir cuando me preguntan que soy atleta profesional, me entran unos ingresos que me permiten tener plena dedicación al deporte y ser independiente sin tener que andar buscando otro trabajo adicional, lo cual facilita todo bastante.

En España del deporte minoritario no se vive y eso que en el fondo tenemos suerte de tener un poco más de repercusión comparado con otras disciplinas. En otras comunidades pueden mirarnos con envidia por tener algo como el Proyecto FER, ojala lo tuvieran en todas partes porque mucha gente se beneficiaría.

También le debo mucho al Cárnicas Serrano, como club se ha volcado conmigo. Estoy muy a gusto con ellos, de momento no me han tentado de otros clubs como el Playas de Castellón, pero desde luego si se diera el caso me lo tendría que pensar mucho porque ahora estoy muy bien aquí», nos dice Miguel con satisfacción.

«Gracias a la Fundación Trinidad Alfonso ahora puedo decir cuando me preguntan que soy atleta profesional. También le debo mucho al Cárnicas Serrano, como club se ha volcado conmigo»

_____

TODO FUTURO NACE DE LA VOLUNTAD Y LA IMAGINACIÓN

Miguel sabe que el deporte no es lo único en la vida y a su tierna edad debe también pensar en labrarse un porvenir más allá del Atletismo. Y a veces, con la narrativa adecuada en tu cerebro, todo puede confluir de forma satisfactoria:

«Terminé Ingeniería Biomédica en la Universidad de Alicante y ahora estoy haciendo un par de masters. Estoy contento de que mi faceta académica tenga puntos de encuentro con el mundo del deporte. Mi sueño es poder unir ambas cosas.

Por ejemplo una vía sería todo el tema de los sensores químicos y mecánicos para medir constantes vitales, pisada, sudoración, pulso, fuerza de impacto y demás cuestiones, como por ejemplo el análisis de datos orientado al rendimiento deportivo. Las posibilidades son muchas».

«Estoy contento de que mi faceta académica tenga puntos de encuentro con el mundo del deporte. Mi sueño es poder unir ambas cosas»

Y en lo deportivo Miguel ya se atreve a soñar a lo grande, ya que tiene todo el futuro y todos los kilómetros del mundo por delante:

«París ya está aquí y evidentemente ya es imposible estar. Pero después de este año tan exitoso en el que he dado un salto importante en rendimiento, desde luego ya si que digo que voy a apostar y trabajar al máximo de cara al siguiente ciclo olímpico y me encantaría estar ahí.

A priori con 26 estaría en mi mejor momento. Las pruebas de fondo de 5000 y 10000 metros para arriba favorecen tener al menos 25 años, porque la experiencia hace que aprendas a dosificarte mejor, dominas más tu cabeza y el haberle metido horas y volumen a tu cuerpo también ayuda mucho».

Por lo pronto Miguel tiene ya el pasaporte para su próximo gran objetivo, que es el Campeonato de Europa de Atletismo de Roma, a celebrar durante la segunda semana de junio. Después de eso, y tras el intenso año que ha atravesado, quiere pasar un verano algo más tranquilo y dedicar también tiempo a su máster de ciencia de datos biomédicos. Seguirá compitiendo pero decidirá con calma sus próximos pasos y dosificará algo sus zancadas.

«Voy a apostar y trabajar al máximo de cara al siguiente ciclo olímpico y me encantaría estar en Los Ángeles 2028»

Y en el largo plazo, son muchas las opciones que se plantea para seguir desarrollándose y progresando como atleta:

«Nunca digas nunca pero de momento no me veo en Ultrafondo o en Maratón completa. En la media maratón si que tengo pensado este año y el que viene hacer alguna incursión. Hace año y medio corrí la media de Valencia pero hacía de liebre (actuar como gregario de equipo tirando a nivel estratégico para otro), para la de este año o la siguiente sí me gustaría hacer el debut ya plenamente.

Sueño con el récord autonómico y batirlo en Valencia con la camiseta del Cárnicas Serrano sería una alegría espectacular para mi y para el club además de una manera de agradecerle a todo el mundo el apoyo. Y si todo va bien ya desde los 27 o 28 años, después de Los Ángeles 2028, el siguiente ciclo sí que quizá lo enfocaría más a la larga distancia y la maratón, veremos como evoluciona todo», termina de decirnos Miguel Baidal.

Queda claro que ya ha llegado el momento de que sea cabeza de cartel y nombre propio a todos los efectos, un nombre que esperamos poder seguir escribiendo en letras de oro en nuestras páginas durante los próximos años.

Si todo lo demás ayuda, que siempre es mucho lo que influye y lo que puede pasar más allá de tu control, nos queda claro que nuestro protagonista posee las condiciones adecuadas para seguir triunfando y que tiene los pies en la tierra y la cabeza amueblada, algo que siempre nos encanta comprobar, ya que a menudo suele ser sinónimo de éxito.