Paula Soria está inmersa en plena felicidad en el plano deportivo. Junto a Belén Carro, la alicantina consiguió una medalla de oro en los Juegos del Mediterráneo, un gran éxito a la vez inesperado, lo que les ha hecho que aún estén en pleno proceso de digestión mientras entrenan en el centro de vóley playa de Lorca, Murcia.

Las dos se miran cuando la gente les para y les felicita por la medalla conseguida en Tarragona, como nos cuenta Paula Soria desde la ciudad murciana: “no nos lo creemos todavía, estamos en una nube, pero es verdad, hemos ganado”.

Es un sentimiento que arrastran desde la ceremonia de entrega, cuando en el momento en el que les entregaban la medalla, las dos compañeras se pusieron a hablar entre ellas como si nada hubiera pasado, vivían en un sueño del que aún no han despertado. “No éramos conscientes de que habíamos ganado, era algo muy raro. Fue tan rápido el momento de la celebración, al igual que cuando pierdes se te queda dentro, cuando ganas es como una luz”.

Pero el oro no es algo que haya surgido de la nada, hay un fuerte trabajo detrás, y aunque no era un objetivo concreto, tampoco lo descartaban. “Lo teníamos en mente desde hace tiempo, aunque disputar los Juegos del Mediterráneo, y llegar a la final y ganar fue toda una sorpresa. No quiero decir que no era nuestro objetivo, pero no lo esperábamos”.

Y es que una vez en plena competición, la pareja se dio cuenta, poco a poco, de que podían lograr algo grande, a pesar de que no comenzaron sólidas en su juego, como la propia Paula Soria reconoce. Para ella, fue a partir de la semifinal cuando de verdad demostraron su juego y pudieron sacar la “fuerza y garra”.

Cuando vas a un campeonato, nunca vas con la lógica de que no vas a llegar. Una vez estás dentro, y estás en la final, te puedes preguntar ‘¿y ahora qué?’

Con ello, llegaron a la final, un partido disputado ante la pareja francesa formada por Aline Chamereau y Alexandra Jupiter, que se acabaron adjudicando las españolas por un 21-16, 18-21 y 15-11. Ellas se quedan con haberla disputado en España, ante su gente: “todo el mundo nos apoyaba, estaba también nuestra familia”.

Soria reconoce que una de las claves fue la tranquilidad con la que la disputaron, ya que como afirma: “para ser una final no estuvimos muy nerviosas, quitando ciertos momentos con tensión, jugamos bastante tranquilas, disfrutando sobre todo del partido. Jugar como jugamos de tranquilidad y de cabeza fue muy bonito de ver”.

Aún así, la alicantina se queda con lo inesperado que fue. “Cuando vas a un campeonato, nunca vas con la lógica de que no vas a llegar. Una vez estás dentro, y estás en la final, te puedes preguntar ‘¿y ahora qué?’ Pero nosotras pensábamos en disfrutar en cada partido, porque cuando mejor jugamos es cuando disfrutamos, y los nervios son los que no nos dejan sacar todo nuestro juego”.

Un primer año soñado

Con el resultado conseguido, cualquiera podría decir que Paula Soria y Belén Carro llevan varios años jugando juntas, pero lejos de la realidad, llevan apenas meses de competición profesional, aunque todo les ha salido a pedir de boca.

Paula Soria disputó 2017 junto a Elsa Baquerizo tras la maternidad de Liliana Fernández, una gran oportunidad para la alicantina al jugar con una de las mejores jugadoras de vóley playa a nivel internacional. En 2018, Soria propuso a la Federación hacer pareja con Belén Carro, quien se ha incorporado al circuito absoluto junto a Soria, tras despuntar en categorías inferiores.

Las dos afrontaban este 2018 con la incertidumbre de ser una pareja nueva, aunque con toda la ilusión por delante. La experiencia de Soria ha ayudado a Carro en su juventud y en sus inicios como profesional, pero las dos han demostrado ser un tándem perfecto y prueba de ello han sido los éxitos cosechados.

Primero llegaron las dos medallas de plata en el circuito mundial, tras ello la Copa de España en Las Palmas donde se hicieron campeonas, y después, la medalla de oro en los Juegos del Mediterráneo, de la que hemos hablado. Todo ello, inesperado, pues ambas se tomaban este 2018 como “un año de transición para compenetrarnos y para ver como surgía todo el juego, y ha salido tan bien que lo que nos ha llegado ha sido un regalo”.

En ningún momento te planteas ir a una Copa de España y ganarla

“En ningún momento se nos pasaba por la cabeza esto, y aún nos queda mes y medio por delante y nos está saliendo todo a pedir de boca, estamos muy contentas”, añade Paula Soria quien tampoco esconde que tras todos estos éxitos hay mucho trabajo duro. A pesar de ello, declara que “en ningún momento te planteas ir a una Copa de España y ganarla, o igual en otra competición fuera, como en el circuito mundial, ir y me voy a llevar dos medallas de plata”.

La Copa de España fue el paso previo a los Juegos del Mediterráneo, la confirmación de que la pareja era capaz de lograr algo grande. “Nos dio mucha confianza, fue la puntilla que nos hizo decir que lo que viniera después sería bienvenido y viendo lo que surgió después podemos estar contentas con la temporada”, campaña que no han finalizado aún.

El campeonato de Europa, que se celebra este mes, es su gran objetivo de cara al año que viene, pues en este no han logrado la clasificación debido al ser la primera temporada que juegan juntas y con ello, se hace complicado conseguir los puntos necesarios para disputarlo. Y viendo todo lo que han cosechado en este 2018, lucharán fuerte para estar entre las mejores de Europa en 2019 sin duda alguna.

“Me gusta todo de este deporte”

Al hablar con Paula Soria, uno fácilmente se da cuenta de la gran complicidad que tiene la alicantina con el deporte que practica. Es una enamorada del vóley playa, un deporte que comenzó a practicar entre verano y verano en la playa de San Juan, Alicante, como una manera de seguir entrenando en período estival.

Y es que, como muchas jugadoras en España, Soria comenzó en el voleibol a la edad de diez años por recomendación de sus compañeras de colegio. Se cambió del baloncesto al vóley y de él, acabó en el vóley playa, que le acabó enganchando más. Comenzó a participar en campeonatos de Europa inferiores y conseguir medalla en ellos, hasta que en el campeonato sub19 en A Coruña, los entrenadores de la selección le ofrecieron ir al centro de entrenamiento de la Federación en Tenerife.

Paula se marchó con tan solo 16 años a la ciudad del Teide para unir su vida a la del vóley playa, y así ha continuado hasta ahora, con 25, cuando sigue entrenando en el centro de la Federación que ahora se encuentra en Lorca, Murcia. Y en el campeonato de Europa sub22, donde se proclamó campeona, fue donde Soria se dio cuenta que el vóley playa era su deporte y se volcó de lleno en él.

Un deporte del que le gusta todo en general. Los lugares de entrenamiento (playas o pistas artificiales), el ambiente, el sol bajo el que juegan… para Paula Soria el vóley playa es distinto a los demás.

Soria cree que debe seguir creciendo el vóley playa en España, que se creen más clubes y se trabaje desde la base, que es lo importante. Aún así, ella lo ve en auge por la mayor difusión de partidos en televisión. “Se han retransmitido tanto el circuito nacional como los Juegos del Mediterráneo y eso llama a la gente, porque al final lo que se ve en la tele es lo que la gente práctica. Si lo ven en la televisión, se interesan, y sobre todo si se retransmite el campeonato entero, y si se hace bien, se puede enganchar”.

Como la jugadora comenta, España tiene la primera pareja tanto masculina como femenina, de las mejores del mundo, y no es ninguna de las potencias en vóley playa, aunque ella ve que “poco a poco se puede conseguir”.

Estamos en verano, momento perfecto para la práctica del vóley playa. Soria recomienda su práctica porque “se practica al aire libre, que ahora en verano apetece más, y encima al practicarlo en la playa luego te puedes bañar, que es lo que engancha. Haces mucha ‘piña’, pasas un buen rato, es un deporte que llama mucho la atención y es muy bonito de ver”.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies