Ser un deportista de élite no es fácil ni se le regala a nadie. Para llegar hasta ahí hay que entrenar, esforzarse hasta el límite y sacrificar muchas cosas. De esto sabe mucho el ciclista alicantino Alejandro Martínez (28 de mayo de 1998, San Vicente del Raspeig), que le va a pegar un gran revolcón a su vida para perseguir el sueño de ser uno de los mejores del mundo.

“Quiero crecer como deportista y como persona, salir de mi zona de confort, estar más cerca de mi entrenador -es alemán-, entrenar con gente mejor que yo y aprovechar que Alemania es una potencia mundial de mi deporte”, explica el deportista del Proyecto FER sobre los motivos que le han llevado a tomar la decisión de cambiar su pueblo natal por la ciudad de Cottbus, cuando apenas tiene 21 años.

“Creo que es el momento idóneo para hacerlo. Todavía no se ha terminado este ciclo olímpico, pero yo ya estoy pensando en París, me gustaría mucho estar allí y hay que prepararse desde ya. He podido disfrutar de todas las grandes competiciones que hay y solamente me quedan los Juegos”, comenta a Yo Soy Noticia Martínez, que partirá para Cottbus el próximo domingo, justo unas horas después de competir en Mallorca en su prueba de la Copa de España, una competición que lidera a día de hoy.

Pensando en París 2024

Y allí espera estar “cinco años”, siempre pensando en París. “Es mi idea. Y voy a buscar crecer y ser mejor. Allí no estarán papá y mamá, como dice mi entrenador, aprenderé a convivir y buscaré ser un ciclista más competitivo a nivel mundial. En España estoy ya entre los mejores, pero quiero dar ese salto internacional”, analiza con madurez el corredor, que enfatiza en la importancia de estar cerca de su preparador.

No es lo mismo tener un mal día estando aquí, que allí. Quiero prepararme con deportistas que sean mejores que yo para que me ayuden a progresar”.

“Llevo cuatro años como ciclista profesional, y he aprendido más a base de golpes y de momentos difíciles que por tener resultados positivos. Es complicado para nosotros, sobre todo para los velocistas como yo. Hay muy pocos españoles que nos dediquemos a esto”, reflexiona sobre la compleja situación que atraviesa el ciclismo en pista nacional, especialmente si se pone en la misma balanza que la ruta.

En el mundo de la carretera no dejaban a los corredores hacer pista, aunque eso está cambiando un poco en los últimos tiempos”.

Y esto ha llevado a la Federación a poner en marcha un nuevo proyecto, porque según cuenta Alejandro “la finalidad es sacar cada vez más corredores. Es lógico porque en los Juegos Olímpicos somos un deporte que entrega muchas medallas, y el Comité Olímpico Español tiene que dar importancia a esto”.

El Europeo sub-23, objetivo de la temporada

También ha influido en la decisión de mudarse ya a Alemania los objetivos que tiene por delante en este 2020, en el que, teniendo en cuenta la imposibilidad de estar en Tokio, está focalizado en dos puntos importantes, el Mundial de Berlín y, especialmente, el Europeo sub-23 de Portugal, porque será el último año que compita en esta categoría.

“Siempre he competido más con ciclistas élite que con sub-23, pero este año el Europeo es el gran objetivo por varias cosas, porque los mejores estarán en los Juegos y tengo que aprovecharlo al máximo, y porque ya llevaré medio año en Alemania y espero haber avanzado bastante”.

Sobre el Mundial, tiene claro que será “importante, pero con menos nombre” que otras veces por la presencia de los Juegos. “Siempre es la cita por excelencia de cada temporada, pero esta vez es otra cosa. No reparte beca ADO, que se da en Tokio, entonces será un campeonato con menos aliciente”, añade.

Lo que está claro es que el cambio de aires debe ser clave para este ciclista, que ve decisivo el hecho de viajar a un “país que es una potencia mundial donde voy a poder entrenar cada día con corredores que son mejores”. Pero yendo un paso más allá, también tiene claras algunas de las cosas que puede ir mejorando sobre la bicicleta. “Creo que tengo margen para mejorar la técnica en la velocidad individual y en la arrancada desde parado. De todas formas, no tenemos mucha idea de qué pasará en las pruebas de equipo cuando acabe el ciclo».

También quiero saber qué tiempos soy capaz de marcar en las pruebas individuales, en velocidad y keirin, donde creo que soy un buen corredor. Siempre he disputado esta prueba con gente mejor que yo, y he sacado buenos resultados. Quiero comprobar hasta dónde puedo llegar”, confirma.

Para eso, sabe que es importante aprovechar la ubicación en el centro de Europa de Alemania, porque es algo que permitirá hacer competiciones internacionales regularmente. “Quiero ver cómo estoy en ellas y prepararme bien para el 2022, cuando empiece la clasificación para París. El objetivo es estar en esos Juegos en cualquiera de las tres pruebas olímpicas de la velocidad”.

“Nuestro deporte requiere un gasto muy grande y tenemos poca ayuda”

Y todo esto, teniendo en cuenta que él mismo sabe que en España disfrutaba de una posición que muchos de sus compañeros no tenían. Al vivir en San Vicente del Raspeig disponía de un velódromo donde poder entrenar ciertos aspectos, además de tener Valencia a una hora y media de distancia.

Con el apoyo del Proyecto FER yo no me podía quejar, es verdad, . Soy consciente de que nuestro deporte requiere un gasto muy, muy grande y tenemos poca ayuda. Todo depende de nosotros y de lo que podamos tener”, narra.

Cottbus, ciudad ideal

“Ir a Valencia me supone un gasto grande si tengo que ir dos o tres veces a la semana, de forma que en ocasiones me quedaba a dormir allí porque tienes tres horas entre ir y venir. No son las mejores condiciones del mundo, pero tengo un compañero en Albacete que directamente no tiene un velódromo para entrenar. Las cosas son así en nuestro deporte, pero ahora todo será diferente».

Voy a estar en Cottbus, que tiene un velódromo cubierto donde se realizan grandes competiciones. Es una pista muy buena para entrenar que la voy a tener en la ciudad donde voy a vivir. Y si en algún momento pasara algo, tenemos Frankfurt a una hora y Berlín igual, que además es la ciudad en la que se disputa el Mundial este año”, cierra ilusionado ante esta nueva etapa que se abre en su vida.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies