>

La pasión de sus padres y de su abuelo por el golf la engancharon a probar una modalidad que la ha llevado a recorrer diferentes lugares de España para competir. Su capacidad de sacrificio para ejercitarse durante más de 3 horas a diario le permiten rendir a un excelente nivel, lo que provocó que una persona de la federación española se fijase en ella. Al verla le preguntó a su familia por qué no competía a nivel nacional.

Esta conversación la impulsó a continuar mejorando y luchar por ser en la actualidad toda una referente tras proclamarse campeona de España Sub16 individual y Sub18 por equipos. Todo ello ha convertido al golf en su día a día, compaginándolo con 4º de la ESO, curso en el que se encuentra actualmente. El entusiasmo que desprende Sara Teresa Sarrión la lanza, a sus 16 años, luchar por su sueño de ser algún día olímpica.

Con 9 primaveras ya se aventuraba en este deporte, pudiendo disputar su primer campeonato nacional con el paso del tiempo. Fue una ocasión muy especial para ella de la que guarda un gran recuerdo de aquel día, en el que pese a no estar en los puestos delanteros asegura que disfrutó de lo lindo. Este comienzo la animó a continuar dando guerra para ir ganándose un nombre que le abriese las puertas a competir en el extranjero representado a España.

El buen trabajo realizado con el Club de Golf Escorpión de Bétera, con quien continúa en la actualidad, le permitió disputar el Open Junior de Escocia, que se celebra cada dos años y al que acudió como campeona de España. Allí se encontró con golfistas de 88 países para disputar el único torneo internacional mixto.

Fue una experiencia brutal porque en Escocia están los mejores campos, además el temporal te puede favorecer o arruinar el día. Daría lo que fuese por volver ahí”.

Primera golfista en ingresar en el Proyecto FER

Sus grandes resultados la han guiado a continuar creciendo en el mundo del golf, donde poco a poco va conociendo gente y se va desarrollando como persona. Todo ello le ha permitido recibir la llamada del prestigioso Proyecto FER para ingresar en la plataforma de becas deportistas que impulsan desde la Fundación Trinidad Alfonso, siendo la primera golfista en conseguirlo.

Cuando contactaron con ella se llevó una grata sorpresa y quedó impresionada desde el primer minuto de lo que supone entrar aquí. «Que vaya tanta gente a los Juegos Olímpicos de la Comunidad Valenciana y haya tanta pasión por el deporte es algo bonito. No vas a encontrar esto en ninguna parte y que hayan contado conmigo supone una experiencia única e inolvidable”.

Es una ayuda que te beneficia, se preocupan por ti y que puedan contar con gente de todas las edades es algo muy chulo. Tarde o temprano tenía que haber alguien en el Proyecto FER que introdujese el golf. He tenido la buena suerte de ser yo y espero que venga por detrás muchísima más gente”.

Uno de los requisitos para conseguir una beca FER es que el deporte que practicas sea olímpico y el golf lo es desde que volvió a Río de Janeiro 2016. Pese a ello todavía hay buena parte de la sociedad que desconoce este regreso, puesto que antes de los Juegos de Brasil la última vez que formó parte del programa olímpico fue en San Luis 1904. «Es algo sorprendente y saber que hemos vuelto es algo que a nosotros nos encanta. Ilusiona ver que el golf va a avanzando”.

Trabaja día tras día para poder tener la oportunidad de competir algún día en unos Juegos Olímpicos. Es consciente de que es demasiado joven como para ir a Tokio 2020 pero París 2024 es su principal reto a largo plazo, lo tiene claro y va a trabajar para ello.

Puede ser una oportunidad única. Es verdad que nunca me lo había planteado pero desde que entré en el Proyecto FER me di cuenta que los sueños de los deportistas se hacen más grandes y te incita a que entrenes más y puedas formar parte de su historia”.

Precisamente en la presentación de la séptima edición vio a deportistas más veteranos que habían conseguido medallas en unos Juegos y se dijo a sí misma: “Yo quiero ser como ellos”. Ahora les ve como a sus ídolos y en el futuro asegura querer estar a ese nivel.

Todavía hay mujeres que sufren discriminación en el golf

En una época en la que se quiere continuar impulsando la igualdad entre las personas vemos que todavía hay algunos ámbitos en los que queda muchísimo trabajo. “En el mundo deportivo el hecho de que compitan mujeres… Todavía hay un abismo, al menos en el golf, entre mujeres y hombres. Tenemos que seguir avanzando porque todos somos iguales”.

Precisamente Sara Teresa Sarrió asegura que «en el golf hay campos donde no pueden entrenar las mujeres«. «Estando en el siglo XXI dices: ‘Jo, es una pena que las mujeres no puedan participar en algunas competiciones solo por el hecho de ser mujeres’. Hay que seguir avanzando como sociedad y seguir el modelo del Proyecto FER que nos trata a todos por igual. Cuando vi que el trato era igual para todos le cogí cariño”.

Pese a los problemas que puedan existir ella va a seguir luchando por este deporte que tanto le apasiona. El impulso que le da ver a Jason Day, quien perdió a su padre y supo pelear hasta llegar a la élite del golf, y sobre todo su abuelo, su gran referente cercano porque con 82 años sigue disfrutando de este gran deporte. Todo ello le supone un gran cúmulo de energía para seguir dando guerra.

Fotos cedidas por Sara Teresa Sarrión

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies