«No me esperaba para nada la medalla en el Campeonato de España», comienza explicando la nadadora valenciana Alba Herrero sobre su éxito en la piscina de Castalia recientemente. «Yo soy muy joven en comparación con el resto de nadadoras absolutas. Quería estar entre las ocho mejores, pero para nada esperaba estar entre las tres primeras. Estoy muy contenta».

Así de feliz se siente la deportista del Proyecto FER, que valora muy positivamente estos meses en los que ha podido volver a nadar, a entrenar y a competir. «Solo eso ya ha sido un gran premio para nosotros, para toda la natación española», explica sobre ello, totalmente consciente de las dificultades que requiere a nivel organizativo organizar cualquier Campeonato.

«La natación requiere un gran aforo porque somos muchos los nadadores que nos juntamos en una misma piscina. Yo pensaba que tardaríamos más en volver a competir. Estoy muy agradecida y contenta por ello»

Además, el regreso de la competición ha sido en Castellón, en la Comunidad Valenciana. «Por lo que tengo entendido, aquí es uno de los pocos sitios en los que en estos momentos se pueden realizar competiciones a nivel nacional», cuenta a Yo Soy Noticia la deportista.

«Es cierto que al final, tanto Castellón, puede llegar a aburrir a los que somos de por aquí y la tenemos más vista, pero mejor hacerlo así que no competir. Por esa parte estoy muy contenta y creo que la natación valenciana está encantada de haber acogido todos estos campeonatos», reflexiona.

 

Lidón Muñoz, su gran referente

En el Proyecto FER, programa al que pertenece, acompaña a la gran figura de la natación valenciana y uno de los nombres propios a nivel nacional, Lidón Muñoz, que además fue la gran protagonista en ese Nacional de Invierno de Castellón. «Como siempre digo, para mí es un verdadero orgullo estar junto a ella», deja claro.

«Para mí, Lidón Muñoz es el mayor referente que tengo dentro de la natación española, tanto dentro como fuera del agua. Tengo clarísimo que va a llegar muy, muy lejos»

Aunque no tiene porque haber sido el detonante, la nadadora valenciana tuvo que cambiar su lugar de entrenamiento este pasado verano para poder compaginar los entrenamientos al alto nivel y sus estudios. «Estoy muy contenta por ello. También de cómo me están tratando aquí en Valencia. Es verdad que al principio noté el cambio porque yo siempre he sido muy casera y eso hizo que el irme de casa no fuera tan fácil, pero la verdad que ahora genial».

El Open de Primavera, gran objetivo de 2021

De cara al futuro la palabra que más se escucha es la de incertidumbre, ya que nadie sabe a ciencia cierta cuando se recuperará la normalidad más habitual. «En principio no tengo nada importante hasta marzo, que es el Open de Primavera«, explica sobre estos próximos meses, que dedicará más a ponerse a punto para la temporada de primavera y verano.

«El Open de Primavera, en marzo, es la competición más importante del año, así que ahora toca seguir entrenando y deseando que no tengamos que parar otra vez»

Ahí se volverá a medir a lo mejor de la natación nacional en un momento ya diferente, con las mejores españolas buscando mínimas para Tokio y en una fase de preparación ya más avanzada de cara a esa cita decisiva en la capital nipona y que llega demasiado pronto para una chica de apenas 18 años.

«Voy a preparar a tope ese campeonato. Hay que entrenar duro hasta el último día«, confiesa la deportista, más convencida que nunca de sus posibilidades ahora que ya cuelga de su cuello una medalla de categoría absoluta.

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies