El pasado 29 de diciembre, el Proyecto FER despedía el año 2020 en otra edición de su particular evento reconociendo los éxitos de sus deportistas y entrenadores durante los 365 días de competiciones y de éxitos pese a la pandemia del coronavirus COVID-19.

Medallas, récords de España y títulos internacionales que volvieron a ser el orgullo de una Comunitat Valenciana que continúa respirando deporte y éxitos allá por donde va. Una de las muchas protagonistas del acto fue Claudia Conte, promesa/realidad del atletismo español y deportista del Club Atletisme Playas de Castellón. Conte no quiso perder la oportunidad de reconocer el trabajo de sus entrenadores y entrenadoras.

El Proyecto FER celebra su tradicional acto navideño y envía a 2020 “A fer punyetes”

Y en ese momento, Conte recordó el nombre de Manuela Alonso. Manoli, que lleva más de 30 años entrenando a deportistas del equipo castellonense y cuyo currículum es envidiable, también recibió su parte a la hora de recordar que un deportista no gana solo. Y hoy, en YoSoyNoticia.es, hablamos precisamente con Manoli Alonso, con la que recorremos el camino de todo un CA Playas de Castellón y descubrimos una receta fácil de cocinar para encontrar la felicidad.

El Playas se ha ido alimentando de sus propios éxitos

Actualmente, Manoli Alonso combina su trabajo como profesora de la Universitat Jaume I (UJI) de Castelló con el grupo de entrenamiento de pruebas combinadas del CA Playas de Castelló que lidera. Pero la vida deportiva de esta entrenadora ha estado siempre ligada al equipo del norte de la Comunitat Valenciana.

Hoy, ese equipo es el mejor de España y de los mejores de Europa. Y Alonso sabe la razón: «Cuando una cosa funciona es por muchos factores que han ido haciendo que estemos donde estamos ahora. Tenemos una estructura fuerte tanto a nivel económico como a nivel técnico. Todas las vías que han colaborado han permitido que estemos aquí. Todos y todas hemos sumado. Al principio con poca gente y luego fuimos creciendo hasta alcanzar este nivel».

Pero el éxito no ha hecho que el CA Playas de Castellón haya perdido el rumbo: «El equipo, como nosotros, se ha ido alimentando de sus propios éxitos. Ha ido creciendo desde la base queriendo ser más competitivo cada día pero sin abandonar sus orígenes, que son los de un club de base, de una ciudad. Con eso, el Playas no se ha conformado y ha intentado codearse con los grandes con esa estructura fuerte».

De hecho, la combinación entre la cantera y la élite es lo que diferencia al equipo de Castellón del resto de clubes: «Hay equipos como el FC Barcelona que se alimentan de fichajes buscando más la élite que la cantera. Nosotros no. Nosotros vamos a los campeonatos de categorías inferiores con el objetivo de ganar. Se tomó ese camino y nos está yendo muy bien, aunque también nos hace ser un club muy exigente».

La gestión emocional como punto clave

El éxito en el mundo del deporte no solo tiene que ver con el trabajo físico. Afortunadamente y con el paso de los años, la parte emocional y mental ha tomado mucho protagonismo a la hora de gestionar los entrenamientos, sobre todo con los deportistas más jóvenes. La gestión del éxito y el fracaso puede suponer un factor diferencial.

Bien lo sabe Manoli Alonso, quien busca siempre el trabajo en base a objetivos lógicos: «Esto es un deporte de competición y empezamos siempre con un planteamiento competitivo para lograr los objetivos que cada uno puede conseguir. Se van rediseñando según avancen los propios atletas. Intento no ver diferencias entre medallas o marcas. Cada uno tiene sus objetivos: mínimas para Europeos, estar en finales, estar en Nacionales… Todo es importante».

Sin ir más lejos, para la preparadora del CA Playas de Castellón, la gestión emocional es de lo más importante: «Es una parte fundamental. Uno puede estar mejor o peor, pero las cosas se pueden complicar y ahí necesitas que la gente note el apoyo del grupo. Hay que intentar que la gente venga a entrenar con ganas de superar los problemas. Esto es demasiado exigente como para tener grietas en los grupos de trabajo».

Esta parte emocional gana más protagonismo si cabe cuando hablamos de atletas que van a dar el salto a competiciones más importantes: «Claudia Conte o Carmen Ramos son dos ejemplos de atletas que están dando ya el salto a torneos más importantes y ese paso siempre es complicado. Lo que te juegas ya es más relevante. Por eso intentamos que el trabajo del día a día sea individual y que tenga siempre un grado de compromiso».

A nivel de entrenadoras todavía falta mucho camino por recorrer

Uno de los muchos términos que pueden ir acompañada a la figura de Manoli Alonso es el de pionera. De hecho, el pasado año 2017 recibió el premio «Women Leadership Awards», que reconoce la contribución al liderazgo de la mujer en el mundo del atletismo, por parte de la European Atletics. Hoy, Alonso es de las voces más autorizadas para poder hablar de igualdad en el mundo del deporte.

En concreto, en el mundo del atletismo: «En estos momentos podemos hablar de igualdad. La federación española no tiene diferencias a la hora de promocionar o de potenciar desde el deporte base. A nivel de resultados, prácticamente se están llevando expediciones a competiciones internacionales con menos diferencia de porcentajes entre hombres y mujeres. Lo que falla realmente y fuera de las pistas es un problema social«.

La entrenadora del Playas de Castellón, Manoli Alonso, premiada a nivel internacional

Ese handicap social aparece, sobre todo, cuando hablamos de mujeres entrenadoras y de roles: «Tenemos mucho que hacer en clave preparadoras. En la federación se ha creado un espacio para el control de la acción de la mujer en el trabajo como entrenadora y estamos solo entre un 8 y un 10% de mujeres. Aquí juega un papel importante el rol social. El trabajo de entrenador empieza en el tiempo libre y llega un momento en el que el tiempo libre de la mujer, en gran medida, cambia hacia la familia».

Ahí es donde radica el principal problema que, afortunadamente y aunque poco a poco, empieza a cambiar. Y lo hace gracias en parte a la tarea de mujeres como Manuela Alonso, que tiene una filosofía clara de vida y que ha demostrado tanto dentro como fuera de las pistas una valía que se ha traducido en medallas de muchísimos y muchísimas atletas.

Y no, no hablamos de un modus vivendi con muchas hojas de ruta. Alonso lo hace fácil: «Yo soy más del día a día. Disfruto de cada cosa. Mi receta para la felicidad es disfrutar de cada sándwich. Estoy muy a gusto ahora mismo con mi grupo de entrenamiento. En la pandemia han trabajado muchísimo, algunos en las escaleras de su casa. Ha sido tremendo».

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

Aceptar Cookies